Review 30 Rock: Klaus and Greta

Después de las vacaciones navideñas volvió 30 Rock. Y encima con doble ración. El primero de los dos episodios de la semana es este Klaus and Greta. Aunque sigue la tónica general de la temporada, nos ofrece una nueva palabra para nuestro vocabulario: lemonear. ¿Qué significa? Fastidiar, estropear, cagarla… En fin, todo lo que, según sus compañeros, hace Liz Lemon constantemente. Si es que a la pobre Liz la tienen martirizada. Si quieres comentar el capítulo, haz clic ahí abajo, donde pone “Sigue leyendo”. Como si no lo supieras ya…

Después de nueve capítulos de esta cuarta temporada, creo que ya se puede decir sin miedo a equivocarnos que no va a ser la mejor de 30 Rock. Empezamos a acostumbrarnos al hecho de que nos reiremos en todos los capítulos (es la comedia con mejores frases por episodio, eso seguro), pero que no llegaremos a la genialidad de temporadas anteriores. Además, este bajón de calidad va acompañado de un bajón de audiencia que puede llegar a ser preocupante. Este episodio fue, durante 20 minutos, el menos visto de la temporada, hasta que emitieron a continuación el 4×10, que batió el récord negativo de espectadores: apenas superó los cinco millones, 2 millones y medio menos que el último episodio del año pasado. Pero bueno, vayamos al lío, que es lo nuestro.

Si nos ponemos quisquillosos, se podría decir que este capítulo tuvo hasta cuatro líneas argumentales por primera vez esta temporada, que siempre se había quedado en tres. Sin embargo, prefiero pensar que sólo había los tres plots de siempre. Y Tracy saliendo de vez en cuando para que nos riéramos un rato. Como viene siendo habitual, no todas las tramas fueron igual de eficaces.

El primo gay de Liz

Sorprendentemente, la línea argumental de Liz fue la peor de todas. La historia con su primo gay no sólo no es divertida, sino que llega a aburrir soberanamente. Si ya es raro que una trama en 30 Rock no sea divertida, más lo es si tenemos en cuenta que es la trama de la supuesta protagonista de la serie. Sólo una frase salvable en toda esta línea argumental, dicha por Randy Lemon, el primo gay de Liz, que llega a la Gran Manzana desde un pequeño pueblo minero: “¿Tú sabes lo que es ser gay en Methenburg, Pennsylvania? La televisión local editó tanto Will & Grace que acabó llamándose “Karen”

James: Jenna + James

Otra de las líneas argumentales tiene que ver con Jenna, que tiene un romance falso con James Franco para que éste se libre de ciertos rumores que le emparejan con una almohada. Sí, una almohada, no olvidéis que esto es 30 Rock. Siempre me ha gustado cuando un actor hace de sí mismo, pero me encanta cuando además se interpreta como un bicho raro o alguien a quien es mejor evitar (la serie Extras es la mejor en ese aspecto). Puede que James Franco sobreactúe un poco, pero es tan divertido todo lo que hace (la escena en la que su agente y él negocian con Jenna y Liz es genial) que se le perdona. Y aunque Jenna no sea uno de mis personajes favoritos, en este capítulo no llega a ser tan cargante como siempre. De hecho, está bastante divertida: “[la prensa del corazón] nos llama James, una combinación de Jenna y James.” ¿Será porque está enamorada de verdad?

¡Un monje albino!

La tercera trama del episodio tiene que ver con Jack y Kenneth. No recuerdo otra trama que los tuviera a los dos como protagonistas, y el resultado es tan bueno que tienen que repetir. Todo en esta parte del episodio es redondo, desde Jack haciendo pasar a Kenneth y a Jonathan por una percha para ver cuál de los dos le acompaña, hasta el momento de Kenneth en el ordenador intentando buscar la contraseña del buzón de voz (la escena más divertida del capítulo). No puedo resistirme a poner la frase que más me ha hecho reír:

Kenneth: Buscar pistas. Será como El código Da Vinci. ¡Ah! ¡Un monje albino!
Jack: Es un espejo, Kenneth.

El séquito de Tracy

Y, por último, está Tracy. No lo considero como protagonista de otra trama en el capítulo, sino que simplemente, como decía, aparece de vez en cuando para sacarnos unas carcajadas. Aquí tenéis una de sus grandes intervenciones:

Tracy: Angie acaba de llamar. Está embarazada.
Frank: Eso es increíble.
Liz: Enhorabuena.
Tracy: Y la cosa se pone mejor: ¡me acabo de comer un burrito!

Por fin va a tener una hija. O eso cree él: “Sé que es una niña, porque grité Susan B. Anthony en el momento de la concepción“. Eso provoca que se dé cuenta de que todas las mujeres son hijas de alguien, así que empieza a respetarlas. Es más, ha decidido que va a sumar una mujer a su séquito (el formado por Kenneth, Grizz y PuntoCom). Veremos cómo acaba eso.

Así que, como decíamos al principio, otro capítulo “típico” de la cuarta temporada. Quizá debamos dejar de esperar obras maestras cada semana y aceptar sólo capítulos con grandes momentos. Entonces podría dejar de escribir: “capítulo genial de una serie de comedia, pero regular de 30 Rock“. Pero después de darnos tres temporadas tan buenas, me niego a hacerlo. Sigo teniendo fe en que volverá por sus fueros…

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review 30 Rock: Klaus and Greta
Valoración

Categorías: 30 Rock Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »