Review 30 Rock: College

College

Con un poco de retraso llega esta semana la review de 30 Rock. ¿La excusa? Esto… ¡Ah, sí! Que esta semana no hay capítulo, por lo que podéis tomar esta review como vuestra ración semanal de Tina Fey. ¿Y qué tal ha ido College? La verdad es que da gusto ponerte una serie que sabes que vas a disfrutar cada segundo. 30 Rock sigue en su línea, sin dejar respirar al espectador con bromas, chistes, frases legendarias… Vamos, que me ha encantado este 5×08, igual que lo lleva haciendo toda la temporada. ¿Ya lo habéis visto? Pues para dentro, Romerales…

Llevábamos un par de semanas comentando que las tramas de Liz eran las más flojas. Era especialmente doloroso porque, para mí, Liz Lemon es el mejor personaje femenino actualmente en parrilla (Olivia Dunham le pisa los talones, pero no está tan bien definido). Pero esta semana ha vuelto la mejor Liz Lemon, la de los buenos tiempos. Ser molona, ser una mujer aceptada por los demás no está en el ADN del personaje interpretado por Tina Fey. Y Jenna y Tracy se lo han advertido. Sin embargo, Liz ha seguido intentándolo, con el final que todos imaginábamos. Pero a la pobre le emocionaba ser popular: “En este trabajo me siento normalmente como Hitler. Pero hoy… Hoy me siento como Hitler en Alemania.” Liz ha vuelto a estar en su salsa, a ser la dueña del episodio. La echábamos de menos.

Las ventanas para pensarLas ventanas para pensar

Pero no sólo su trama ha tenido un aroma clásico (clásico de esta serie, se entiende), sino que además lo ha acompañado de momentos hilarantes made in 30 Rock. No puedo evitar quedarme con un pequeño detalle que no ha durado más de tres segundos, pero que solo es posible en una serie como esta. Liz entra en su despacho tranquilamente. Allí cierra la puerta y, como cualquier mortal… A ver, cómo lo digo finamente. Bueno, que se saca las bragas del culo. Lo que ella no sabe es que Jack está sentado en el sofá, detrás de ella. Una tontería, sí, pero solo posible en esta serie.

“Justo lo que necesitaba”

Jack, por su parte, ha protagonizado una trama que empieza y acaba en el surrealismo. El inicio: Jack tuvo que trabajar en la Universidad grabando todas las palabras en inglés para preservar el perfecto acento americano en caso de catástrofe nuclear, y ahora se puede escuchar en Internet (lo he intentado, no existe pronuncify.com). Genial la respuesta de Jack cuando Liz le dice que no se acordaba que había sido pobre de joven: “Gracias“. El final: Jack entra en su oficina tras un duro día, en el que se ha dado cuenta de cómo ha pasado el tiempo, y se encuentra a Pete, con el poncho, la guitarra y las cervezas por culpa de una broma de sus compañeros guionistas. Contra todo pronóstico, es justo lo que Jack necesitaba. Aunque un poco más seria que el resto, la trama de Jack también ha sido de las buenas.

Ogbert Ogbert “Tracy” Jordan

Aunque si hay que destacar algo del capítulo, tenemos que quedarnos con la pareja Tracy-Jenna. Menuda pareja. Ya hemos dicho en alguna review que lo mejor que le puede pasar a Jenna es juntarse con su compañero actor y unirse a sus locuras. En este capítulo se han vuelto a lucir. Desde el principio, con sus extrañas ropas (que no son disfraces, después de todo), hasta el final, con Ogbert “Tracy” Jordan siendo el nerd que cuando se quita las gafas todos encuentran atractivo, todo ha sido un sinsentido hilarante.

Una locura total que redondea uno de los mejores episodios de 30 Rock. Y es que, cuando todo sale bien en esta serie, ninguna comedia se le puede igualar.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »