Review 30 Rock: Chain Reaction of Mental…

5x09

Chain Reaction of Mental Anguish. Toma ya. Bonito título para el noveno episodio de esta temporada de 30 Rock, el octogésimo noveno en total. ¿Y qué significa? Pues que no le puedes contar tus problemas a alguien sin que le afecten a él. A no ser que seas Alec Baldwin, claro. A pesar de no llegar a la excelencia de los anteriores, este 5×09 sigue rayando la genialidad típica de 30 Rock. ¿Te apuntas a comentarlo?

Y es que ha llegado un punto que cualquier capítulo de 30 Rock que no llegue a la altura de los mejores sigue siendo mucho mejor que cualquiera de la temporada pasada (y no digamos de cualquier otra serie). Chain Reaction of Mental Anguish lo demuestra. Sin ser una obra maestra, deja los mejores veinte minutos de comedia de la semana. Y, posiblemente, la mejor frase de la historia de 30 Rock. Pero a ella volveremos luego.

Jenna besando a su novioJenna besando a su novio

Uno de los motivos por los que el capítulo no ha sido redondo ha sido la línea argumental de Jenna. El surrealismo de sus tramas es lo que no me gusta. Pero solo me pasa con Jenna. Por ejemplo: Tracy sigue sustentando económicamente a su hijo Donald, dos años mayor que su propio padre. Surrealista… y divertido. Jenna sale con un hombre que la imita y cree que el siguiente paso en su relación es grabar un vídeo porno y filtrarlo en Internet. Surrealista… y un poco desagradable. No me gusta.

Si bien puede tener algunas frases que no te esperas (¿y quién no en esta serie?), la impresión general es que las líneas argumentales de Jenna suelen ser las más flojas de todos los personajes. Cuando de verdad brilla, ya lo hemos dicho muchas veces, es cuando tiene un papel secundario (y si es al lado de Tracy, mucho mejor). Por suerte, es el sitio en el que suele estar.

Padre e hijoPadre e hijo

Liz, por su parte, sigue con sus problemas. Como siempre, relacionados con los hombres. Jack está un poco harto de que siempre vaya a contarle sus líos amorosos a él, y le recomienda que busque a un buen terapeuta, alguien a quien pueda soltárselo todo. ¿Y a quién encuentra Liz? Pues al pobre Kenneth, que pasaba por allí. Algunas de las revelaciones de la juventud de Liz son para echarse a temblar (“volveremos a eso luego”, le dice Kenneth en alguna ocasión), y no es de extrañar que, para ella poder estar curada, haya despertado traumas olvidados por Kenneth.

A pesar de que la mini-trama de Liz no ha ido más allá (esta vez se ha limitado a esa pequeña línea argumental y a aconsejar a Jenna), ha dado pie a la situación que comentábamos antes sobre la frase que pasará a ser un clásico. Al menos yo no me he reído tanto nunca con una sola frase. Tumbado en el sofá, contándole a Jack el trauma que Liz le había recordado al pronunciar la palabra Harold, Kenneth ha chillado una frase que, con todo merecimiento, debería aparecer en todas las antologías de citas de 30 Rock o de cualquier otra serie: I ate my father pig!!! Momento para la historia.

I ate my father pig!!!I ate my father pig!!!

Por supuesto, ¿qué se puede decir de Tracy? Llevamos mucho tiempo diciendo que es el mejor ejemplo del surrealismo que impera la serie. ¿La mejor forma posible de empezar una serie? Aquí la tenéis. Tracy irrumpe en el despacho de Jack sin llamar:
–¿Qué ha sido ese sonido? –dice Tracy–. Ha sido una oportunidad llamando.
–No ha llamado nadie –le contesta Jack–. Simplemente has entrado.
En ese momento el hijo de Tracy, con 43 años (dos más que el propio Tracy), toca la puerta y dice “Toc, toc”.
–Tenías razón, Donald –dice Tracy–. Tiene más sentido si entras tú primero.

Typical Tracy. Typical 30 Rock. Y así siempre. Es solo un pequeño ejemplo de lo que puede llegar a hacer un personaje bien hecho. Y cada situación en la que sale es más hilarante que la anterior. La frase de Buzz Lightyear (¡Hasta el infinito, y más allá!) parece ser el lema de los guionistas cuando se trata de Tracy.

Y, en realidad, de toda la serie. Quizá no llegue a la calidad de los episodios anteriores, pero 30 Rock es lo que es. Incluso con estos episodios “regulares” te ofrece 20 minutos de carcajadas puras y duras. Es tan buena que parece que hacer buena comedia es lo más sencillo del mundo. La cuarta temporada demuestra que no es así. Pero eso solo le da más merito a Tina Fey y su equipo. Que sigan así.

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review 30 Rock: Chain Reaction of Mental…
Valoración

Categorías: 30 Rock Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »