Review 24: 1:00 am – 2:00 am

Ya nos lo parecía al final del capítulo anterior: borrón y cuenta nueva. En un par de capítulos los saltos de trama han sido sustanciales y se revelan nuevos personajes que parece que van a enriquecer la trama de esta temporada de 24. En resumidas cuentas, es la oportunidad de reavivar algunos puntos un poco flojos. Si queréis que lo hablemos, pasad…

Quiero dejar claro que la temporada, en términos generales no me desagrada… aunque tampoco me está volviendo loco. Hay algunos puntos flojos, pero no hay, al menos de momento, errores de bulto, o al menos, los que me parece que pueden serlo, aun tienen el margen de la duda. Este salto de trama ha redefinido el papel de Jack y ha asentado la figura de los malos después un par de capítulos en la que ha sido una patata caliente. Además, ha contribuido a cambiar un poco la posición de algunos personajes que, hasta la fecha, habían parecido peores personas de lo que han sido ahora.

Empecemos por Jack, que ha vuelto a lo que esperamos de él. Jefe de operaciones de campo, no sólo ha dirigido al equipo con gran certeza, sino que, además, ha motivado a Owen, ha gritado a los medicos (que bien grita Jack) antes y le ha guiado como rehén: todo el líder que no ha tenido la CTU hasta ahora. Además, parece que quiere “redecorar” su vida con Renee, pero ella ha sido un personaje lo bastante rico como para que pase 14 horas esperando en casa, y tampoco es Teri Bauer: no esperamos que sea un objetivo para chantajear a Jack. Esperamos, en definitiva, que Renee vuelva a la primera fila.

De Dana y Cole, hay un par de cosas que comentar: han aparecido poco y Cole me ha decepcionado un poco. Que hayan aparecido poco ha servido para que Jack y Chloe reconstruyan la vieja CTU, una al teclado y otro en el terreno. La decepción de Cole es porque, si bien al principio parecía que iba a ser honesto, se ha implicado hasta el cuello. Esto, en un principio, me ha parecido que le hace indigno sucesor de Jack, pero lo cierto es que no es una cosa que lo excluya del todo. Jack ha cometido ilegalidades por la patria o por el bien mayor, incluso por amor, pero ha cargado con las cosecuencias. Cole, al igual que pasó con Almeida en la tercera temporada, ha cedido por amor, pero no sabemos que hará más adelante, y es bueno que no sea previsible. Eso sí, supongo que, como con Renee, habrá continuación de esta trama más adelante.

No hay una descripción disponibleEl presidente Hassan cambiando su rol

De Hastings y compañía, así como del Omar, y de Farhad, ha habido un cambio. Hastings se ha enfrentado al Jefe de Personal de la presidenta, y, hay que reconocerlo, no me lo esperaba. Farhad ha querido estar en paz consigo mismo y ha colaborado. Hassan, por último, ha sorprendido a todos quedándose, según parece, porque en 24 nunca se sabe, que por su hija. En estos casos, es una buena noticia que los personajes tengan matices y no sean tan planos. Pese a que hay críticos que consideran a 24 una serie de acción con un superhéroe americano, lo cierto es que los personajes han sido casi siempre muy ricos en matices. Quizá el principal problema de la sexta temporada, es que la maldad de tipos como el padre de Jack o los chinos supera no tiene ninguna explicación más allá del mal por el mal. Sin embargo, desde Drazen a Logan, todos tenían explicaciones, justificaciones, lógicas, o fanatismos para ser tan malvados. Tampoco Jack ha sido nunca un superhéroe al uso tradicional: ha tenido muchas dudas, temores y remordimientos que llegaron a la catálisis al final de la temporada pasada. Como he seguido 24 desde siempre, confiaré en que estos cambios serán para enriquecer a los personajes, y no para alargar la trama, pero ¿Quién sabe? Al igual que con perdidos, se trata de un salto de fe.

Lo mismo sucede con la hija del presidente Hassan: ha provocado una situación de crisis al fugarse con su chico a vivir su historia de amor. Eso puede parecer bonito pero, al principio de los tiempos, todo comenzó por Kim Bauer, escapándose para echar unas copas con un par de mozalbetes... así que, uno no puede dejar de temblar ante la posibilidad de que estemos en un secuestro similar. Los malos “oficiales” de momento, están tomando café y conspirando. Esto me ha gustado siempre de 24, los malos conspiran, pero toman bourbon, o llaman a cas, o tienen un bluetooth… el caso, es que son tipos que hacen, conspiraciones a parte, una vida normal. Más allá de estas frivolidades, lo cierto es que mandar al que parece el becario a limpiar rastros, es un poco raro. También el cebo agonizante es un truco visto en 24, pero no por ello menos efectivo, pero el chaval parece un poco desbordado por el peso de los hechos. A parte, la aparición de su madre indica que le van a agarrar y que van a utilizar a su madre para que cuente lo que sabe. Por cierto, creía que eran terroristas, pero son espías, lo que, eso sí, es innovador: espías rebeldes.

Por último, como detalles añadidos un par de cosas: la presidenta Taylor ha sacado su lado más peligroso amenazando con la invasión para conseguir la lista de espías y Chloe, que ha dejado de ser un paquete a llevar ella el peso técnico de la operación en detrimento de Arlo (que no sabemos donde anda). En resumen, es un capítulo que sienta las bases de nuevas tramas y personajes para los próximos episodios. Vale mucho la pena ver hacia dónde nos dirigimos, y más con Jack y Chloe a bordo, y con algunos personajes más ricos. Sin haber sido un capítulo de tenerte agarrado a cualquier cosa, ha sido el principio de, lo que parece, la mejor parte de la temporada.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »