Recomendaciones Netflix: The End of the F***ing World

Me topé con esta mini serie inglesa por pura casualidad y sin tener grandes expectativas sobre ella debido a que las series que narran historias de adolescentes aparecen día sí, día no, bajo las piedras de todas las plataformas. Y la mayoría de ellas, no todas, que siempre hay honrosas excepciones, suelen ser bastante flojas por no decir malas de cojones: Adolescentes-Instituto-Rebeldes “sin causa”-Padres y Madres a los que les falta un hervor-Profesores en las nubes-Alumno que vende maría (el más rebelde de todos)-Amores imposibles-Sexo temprano…

Tramas parecidas, líneas argumentales que se reflejan unas en otras, actuaciones típicas y tópicas…Pero mira por dónde The End of the F***ing World es diferente, muy distinta a todas, y aunque en su género se podría definir como Comedia Negra, lo cierto es que tanto en su concepto, como en su desarrollo, es una Road Movie pura y dura, que incorpora todos los elementos por los que se ha catalogado a este tipo de historias.

A través de sus 8 episodios de unos veinte minutos de duración cada uno, la serie nos narra las desventuras de dos adolescentes: Alyssa (Jessica Barden; Penny Dreadful) y James (Alex Lawther; Black Mirror) con graves problemas de integración en la sociedad donde viven y con unos padres que, o bien no aceptan su forma de ser “diferente”, o se pliegan a ella porque no les queda más remedio.

Mientras James es un joven tímido que perdió a su madre porque ella se suicidó y que vive con su padre Phil (Steve Oram), quien se esfuerza y pone voluntad para que su hijo sea feliz mientras él va arrastrando su tristeza por las esquinas y cuya híper motivación es ir aparentando ser un padre guay para su hijo; Alyssa tiene sin embargo a su madre, pero quien le falta es el padre cuya figura lo suple su padrastro, un tío con pinta de torero bronceado en los ruedos mejicanos y que odia a la niña por rebelde, rara e inconformista.

James es un asesino nato en potencia que de pequeño secuestraba gatos y los degollaba en el bosque juntos a ardillas, mariposas y demás bichitos, y lo hacía con un machete de caza que le regaló el bueno de su padre. O sea, ¡la releche! y que mediante flashbacks le vemos que su infancia no fue nada normal y la sospecha, casi convertida en certeza, es que su madre sabía de la disfunción psicológica de su hijo y tanto la atormentaba el futuro de él que se acabó suicidando.

Alyssa sería el contrapunto a James y la verdadera protagonista de esta historia. Una chica rara a más no poder, pero decidida e inteligente y con unas reacciones tan alejadas de lo convencional que nos atrapa. Alocada pero con un tipo de locura distinta, ella representa a una rebelde de verdad que se cuestiona y se opone radicalmente al entorno donde le ha tocado vivir para su desgracia. Con ella nos resulta mucho más fácil entender y comprender qué le atenaza y aquí sí que empatizamos desde el minuto uno. Allysa es una joven-mujer subversiva, irreverente, libre y transgresora con las normas establecidas por una sociedad y una familia contra las que se rebela, pero dotada de una sinceridad que transpira por cada poro de su piel y nos llega.

Entre ambos existe una atracción que se nota, que se ve. Ella se lanza y James se retrae porque en su fantasía sueña con degollarla con el machete de caza convirtiéndola así en la primera persona a la que mata cerrando con ello el capítulo de su vida como asesino de gatitos. Pero a James le gusta mucho ella, mucho. Y en ese aluvión de idas y venidas sentimentales, de conflictos, un buen día deciden largarse a vivir otra vida distinta.

James roba el coche de su padre y los dos jóvenes se lanzan a la carretera sin saber muy bien donde ir ni qué buscar. Aventuras, contratiempos, dificultades aquí y allá, conflictos que irán brotando a cada kilómetro recorrido. Ella que decide visitar a su padre y encontrar en él su ansiado cobijo familiar que ahora no tiene. Durante el viaje ambos se ven metidos en un suceso trágico que añadirá más tensión y que se convertirá en el eje de la historia a partir del episodio cuarto. Un viaje que comienza como una aventura de adolescentes y que, por el capricho del destino, se convierte en una huída en toda regla con la policía pisándoles los talones.

Y aquí llega otra de las sorpresas de la historia por cuenta de la policía. El caso de los dos jóvenes cae en manos de una pareja de mujeres, una enamorada de la otra y esta que no la corresponde pues sus relaciones son como… más volátiles.
Eunice Noon (Gemma Whelan;la Yara Greyjoy de GOT) sería la más romántica de las dos, la más persistente y analítica y su papel me recuerda mucho a la Sheriff de Fargo quien con su insistencia y cábalas era capaz de dar la vuelta a un caso policial y descubrir los misterios que oculta. El problema de Eunice es que su compañera y ex amante Teri Darego (Wunmi Mosaku; Luther) no está por la labor de meter romanticismos a su vida. Más pragmática y más dura que su compañera, ella será la policía que indaga e investiga sobre la base de pruebas palpables y no sobre conjeturas y especulaciones.

De nuevo su creador juega aquí con la dualidad de dos personajes desde su antagonismo más extremo. Eunice y Teri van juntas, pero en nada tienen que ver la una con la otra. Dos polos opuestos que se atraen y que se complementan para llevar a cabo la investigación y averiguar el paradero de los adolescentes huidos.

La historia nació en la cabeza del escritor Charles S. Forman en soporte de cómic, que posteriormente se convirtió en un cortometraje donde Jessica Barden interpretaba el mismo papel que aquí. Y tanto gustó a los ejecutivos de Channel 4 en Inglaterra que la transformaron en serie emitiéndose en el 2014. Netflix acabó haciéndose con los derechos en exclusiva y desde el pasado 5 de Enero está a nuestra disposición en su plataforma.

Comentaba al principio acerca de esos adolescentes rebeldes “sin causa” que pululan por el panorama seriéfilo y que me aburren enormemente. The End of the F***World nos muestra otro tipo de adolescentes mucho más arrolladores, enigmáticos y valientes. Dos jóvenes que sí que tienen una causa por la que luchar y donde el amor entre ellos, un amor diferente, juega una baza primordial en toda la trama. La baza más importante.


Categorías: Opinión Series Etiquetas: ,

12 comentarios

  1. Sofi

    Ya vi la serie Antonio y que bueno que has podido comentarla. Como dices es una serie diferente, un poco loca, pero bastante interesante, que atrapa por lo raros que son sus protagonistas, un chico con instinto de asesino psicópata y una chica rebelde a más no poder. Ambos hacen una muy buena pareja y estando juntos se dan cuenta, que ni él es un psicópata, ni ella es tan rebelde como pensaba.
    Muy buena recomendación y espero que le den una segunda temporada.

    • Hola Sofi, creo que sí tendremos segunda temporada aunque no está decidido todavía. El final aunque pueda parecer que “cierra” la historia, si te fijas es abierto y con posibilidades de continuación.

      Es verdad que el más desequilibrado es él y que ella hace locuras, pero entre ambos existe algo que les une más allá de convencionalismos y es el amor, fíjate en la escena final y hasta donde llega la generosidad de él.

      Muchas gracias por comentar, Sofi.

  2. Guillermo

    Soberbia. Un principio muy potente y un buen desarrollo, aunque alguna casualidad un poco cogida por los pelos. A pesar de los capítulos de corta duración les da muchísimo tiempo para contar todo con mimo y ritmo, ya podrían aprender otras series a que empatizaras tanto con unos personajes que tienen mil y un defectos. ¡No había reconocido a Gemma Whelan! Su papel está tan lejos del de Yara/Asha Greyjoy que ni me lo había planteado. Lo único en lo que estoy en desacuerdo es en que Alyssa sea la protagonista principal, para mi el protagonismo está bastante repartido entre ambos.

    • Sí, a mí también me costó reconocerla la primera vez que apareció en pantalla y me quedó esa duda tan común que tenemos cuando un actor o actriz nos resulta conocido y no les ubicamos.
      En el tema del protagonista es cierto que ambos mueven la acción, hecho fundamental a la hora de otorgar el título de prota, pero el personaje de James tiene un losa encima que suelen tener algunos personajes, y es que está “loco”, a su manera sí, pero loco, y sus reacciones se ajustan a ese perfil de desequilibrado. Allysa no está loca, pero hace locuras que es distinto. Ella marca objetivos, ella tiene los conflictos más grandes y es ella la que decide. No digo que James no tenga su protagonismo con una actuación fabulosa, pero digamos que el papel más complejo es el de ella por lo rico que es en cuanto a matices. De un loco esperamos acciones locas, o sea, sin sorpresas, pero de alguien como ella nunca sabremos qué va a hacer, de ahí que tenga más riqueza que él.

      A mí también me parece soberbia la historia y cómo está contada. Es brutal y distinta.

      Muchas gracias por comentar!

      • Guillermo

        Pues a mi me dio la impresión de que al final dan a entender que James no está loco, solo está traumatizado por el suicidio de la madre, antes de eso se le ve como un niño bastante feliz. Es decir, que no es un psicópata sin sentimientos, sino que solo tiene un bloqueo y está confuso y enfadado, como Alyssa. Y eso hace su personaje más interesante. Si bien es verdad que esto se descubre casi al final, hay muchos indicios por el camino; como que sienta algo por Alyssa, que no pueda matarla, la rabia que siente hacia su pobre padre, que es más buen oque el pan, los remordimientos tras cargarse al asesino…

        • Entiendo tu duda, pero es que hay una parte de su vida que nos perdemos ¿cuando degüella al gatito se había suicidado ya la madre? Ese hecho lo marcaría todo y nos indicaría si James ya nació con un trastorno o no, y pudiera ser que ese trastorno mental fuese genético y heredado de su madre, con lo que el suicidio de ella no hubiera sido por las acciones de su hijo, sino porque ella también estaba loca.

          A mí el personaje de James me parece muy interesante, mucho, y su evolución hacia los sentimientos por Alyssa, que le van alejando de su locura poco a poco, es porque ella es cómo es, con otra hubiera sido imposible. De ahí que la defina a ella como la verdadera protagonista.

          • Sofi

            Antonio, disculpa que me entrometa en tu comversación con Guillermo, pero yo tampoco creo que James sea psicópata, pues si siente remordimientos. Incluso no es capaz de rematar al pobre perrito que el papá de Alissa atropella, dejándolo mal herido.
            Y al final, tal como mencionaste, se sacrifica por Alyssa, echándose él toda la culpa, para que ella puede escapar y ser libre.

          • Nada de disculpas Sofi, me encanta que participéis. Sobre James no sé qué termino se usaría para definirlo, por eso le califiqué como loco que es más genérico. Él no está bien, mata animales por el hecho de matar y tiene alucinaciones donde se ve a si mismo matando a Allysa de diferentes maneras porque él mismo reconoce que es la parte que le falta en su experiencia: matar a una persona: y todo eso una persona cuerda no lo hace nunca. ¿Que tiene un punto de ternura? sí ¿que su aspecto de desamparo nos conquista? también y que su gran paradoja, mira tú por dónde, es que la primera persona a la que mata de verdad es quien quiere hacerle daño a ella. Digamos que inconscientemente su amor es un amor interesado, ella es su salvación aunque él también es consciente de los que es. Quiere a Allysa porque siente que ella le aleja de sus paranoias y lo demuestra en la escena final exponiendose de esa manera porque ahí sí es consciente de su problema y se arriesga a morir por ella. ¿Lo hace sólo para salvarla a ella? No solo, también lo hace porque sabe que a ella no la conviene él. Es como una especie de suicidio, igual que su madre.

          • Guillermo

            Yo creo que aunque no quede claro el timeline de algunos eventos (Como matar al gatito), creo que la serie sugiere claramente que antes de la muerte de su madre, James era un niño normal y relativamente feliz. Y que el viaje que hace su personaje, es el de darse cuenta que realmente no es un psicópata (se carga al violador en un momento de gran tensión, por ayudar a Alyssa y claramente no disfruta en absoluto y tiene remordimientos). De hecho en ese punto yo ya estaba un poco enfadado con la serie gritando internamente (un psicópata no puede tener remordimientos!!!). Así que para mi tiene mucho sentido que lo único que le pasa es que tiene un trauma tremendo con lo de la madre (que es para tenerlo). De hecho creo que su huida final es más bien liberadora, comprende que sí que tiene sentimientos y creo que está dispuesto a sacrificarse y se siente bien (un psicópata solo se preocupa por sí mismo). Eso sí, comprendo que resulte más interesante el personaje de Alyssa, que también mola mogollón.

          • Si, puede ser. Por eso digo que algo que se nos ha ocultado ¿qué fue antes, la locura de James o el suicidio de la madre? por eso plantee las hipótesis. Es que cuando el mata a su primero humano cosa que lleva deseando desde el principio, efectivamente no lo hace disfrutando y lo paradójico es que lo hace, o sea, que mata pero esta vez por un motivo justificado. De ahí que luego sienta esos remordimientos y no solo él, es que a partir de ese punto Alyssa comienza a tener dudas y de hecho es cuando se separan.
            Y coincido, la huida es liberadora pero también generosa para con ella.

  3. Clay

    Vi la serie hará un mes por recomendación de una amiga y me pareció una propuesta muy original y divertida. Las actuaciones son muy buenas y el final abierto deja la posibilidad de una continuación… En cualquier caso, la serie en su conjunto me dejó un poco la sensación de que fue de más a menos. No es que el tramo final sea malo, pero es que el arranque de los tres primeros episodios es tan bueno que luego no es capaz de mantener semejante nivel. Bastante recomendada.

    • Es curioso lo que comentas sobre los tres primeros episodios, pues precisamente son esos los que algunas opiniones peor sitúan para empatizar con los personajes. Y creo que justo es ahí donde la historia te empieza a tentar: esos dos seres distintos, tan radicales, tan extraños…esos fueron los momentos donde me conecté con ellos.
      Y no es que vaya de más a menos, es que a partir del incidente todo se vuelve un poco más normal y la sorpresa por sus reacciones ya no es tal porque ya les conocemos. Pero ahí es el excelente ritmo el que toma el relevo. Eso y la entrada en escena de las dos policías que me parece un acierto fantástico.

      Creo que habrá segunda por lo que he leído por ahí, pero no es seguro, aunque con ese final abierto sería relativamente sencillo el continuarla.

      Muchas gracias por comentar!

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »