Real Detective, crímenes reales para investigadores reales

real-detective

En el año 1991, David Simon publicó su libro Homicidio. Unos años después aparecería The Corner. Ambos libros constituyen los mimbres sobre los que se construiría la excelente The Wire. En Homicidio, David Simon tuvo la oportunidad de estar un año, día tras día, con los inspectores de homicidios de la ciudad de Baltimore. En el libro, una de las muchísimas cosas que cuenta sobre los investigadores es que todo inspector de homicidios tiene un caso que ha sido especialmente traumático para él y que ha marcado su trayectoria profesional y personal de por vida. Y esto es precisamente Real Detective, una colección de casos de inspectores de homicidios de diversos puntos de Estados Unidos que, ya sea por la dificultad del caso, la brutalidad, las características de la víctima… han quedado grabados de forma indeleble en la memoria de estos policías.

La serie está compuesta por dos temporadas de ocho episodios cada una. Los capítulos apenas llegan a los 45 minutos y en ellos se intercalan las declaraciones de los inspectores “reales” con la recreación televisiva con actores. De esa forma, el caso presentado comienza con la aparición de un cadáver desmenuzando la investigación poco a poco, paso a paso, llegando finalmente a la detención del asesino gracias a unas pocas pistas y mucho tesón, voluntad y perseverancia del cuerpo de policía.

Uno de los problemas de Real Detective es que la recreación televisiva es muy floja, se nota que falta dinero por todas partes: la mayoría de los actores son francamente malos, aunque es curiosa la presencia de Michael Madsen en un capítulo), pero también encontramos incongruencias como, por ejemplo, sacar a una de las víctimas haciéndose un selfie con un iPhone… algo imposible en los años 90. La mayoría de los crímenes relatados datan de esa época, notándose claramente que el esfuerzo por representar esos años a través del vestuario, los coches, decorados… es prácticamente nula. Sin embargo, las declaraciones de los detectives son conmovedoras porque incluso 25 años más tarde se deshacen en lágrimas acordándose de las víctimas y de lo que supuso ese caso en su vida profesional y siempre con un alto coste en su vida personal.

Como sabemos, este tipo de series con casos dispares tienen sus altos y bajos, encontrándonos con capítulos francamente interesantes con otros que “enganchan” menos. Si conseguimos pasar por alto los problemas que presenta la serie y que hemos comentado, lo que sí tienen en común es que al terminar de verlos queda cierta sensación de desasosiego pensando tristemente que la maldad humana no tiene límites. Las dos temporadas de Real Detective están disponibles en Netflix y si sois de tendencia anárquica podéis ver los capítulos que más os apetezcan por el orden que queráis, ya que obviamente no existe trama narrativa común.


Categorías: Opinión Etiquetas: ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »