¿Quiere ser crítico? Pregúnteme cómo…

¿Quiere ser crítico? Pregúnteme cómo...

Últimamente, mi bandeja de correo electrónico se ha llenado con dos tipos de mensajes: los de empresas que me ofrecen todo tipo de modelos de crecepenes y los de seguidores que me preguntan qué he hecho yo para llegar a ser un prestigioso experto en series. La respuesta (a esta última afirmación) es bien sencilla: todo se basa en el trabajo y la constancia… ¡Que no! ¡Que es broma! ¡Que con eso no se va a ningún sitio! Para aparentar ser un entendido en la materia, basta con incluir en tu discurso alguna de estas cinco tópicas frases de crítico…

“La original es mejor”
Un pequeño porcentaje de las series americanas más conocidas (Life on Mars, The Office) son, en realidad, remakes o versiones de ideas británicas. Si pretendes demostrar que eres intelectualmente superior a tus amigos (o lectores), únicamente has de hacer referencia a esas exóticas producciones y sostener en todo momento que la original supera a la copia.

“La primera temporada es insuperable”
Cualquier serie de éxito que se precie tiene, por lo menos, dos temporadas. ¿Cuál es la función del buen crítico? Pues poner por las nubes la temporada uno y, a medida que se vayan sucediendo las demás, exagerar la querencia por la primigenia. Ejemplo:

  • Crítico: La primera temporada de Prison Break fue suprema
  • Fan: La segunda también estuvo bien porque…
  • Crítico: Paparruchas. La historia tendría que haber acabado con la huída de los presos.
  • Fan: Es que eran fugados, y lo lógico era ver cómo les perseguían…
  • Crítico: A mí no me lleves la contraria, que tengo un blog con 1200 lectores diarios y un twitter con 573 followers. Lo que pasa es que los productores no sabe digerir el triunfo y acaban muriendo de “éxito”
  • Fan: Claro, claro… tú en cambio eres todo modestia…

“Es una serie de personajes”
Lo que parece una perogrullada de sentencia… lo es. Cuando no se sabe categorizar con exactitud una serie, por la multitud de tramas y de gente que aparece en ella, se tiene que recurrir a esta afirmación. Especialmente adecuada para shows que han perdido el rumbo.

“Las series se han de ver subtituladas, no dobladas”
Por muy complicado que resulte hacer dos cosas a la vez (sobretodo si eres hombre), lo de leer subtítulos (que a veces son demasiado diminutos y casi siempre están demasiado equivocados) mientras intentas disfrutar de tu serie, es absolutamente innegociable para todo aquel que quiera aparentar exquisitez seriéfila. Es más, si conoces a algún hereje que sigue sus series preferidas dobladas, tendrás que ridiculizar su costumbre con reprimendas de este estilo:

  • “Así te pierdes matices de las interpretaciones de los actores”
  • “Así los diálogos pierden naturalidad y sentido”
  • “Así… así… Eres un estúpido ignorante de la vida”

“LOST es la serie (con mayúsculas)”
Da igual de qué serie se esté hablando, las referencias/alabanzas a Perdidos (sí, los herejes que mencionaba antes la conocen con este nombre) han de estar presentes en cualquier artículo o exposición que lleves a cabo: es el punto de referencia, la vara de medir con la que se compara al resto de producciones habidas y por haber…

  • Crítico: ¡Qué capitulazo de LOST!
  • Persona normal: ¿Cuál?
  • Crítico: Cualquiera lo es, pero este último en particular lo es más.
  • Persona normal: Bueno, es que yo no veo LOST. Me parece una mier…

Entonces el crítico disparó su arma reglamentaria (todos llevan escondida una por su propia seguridad) zanjando la polémica de un plumazo (¿o plomazo?). “La letra con sangre entra”, dijo el sabio… Y el crítico hizo suyas sus palabras.


Categorías: Series
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »