¿Qué hay de nuevo, Bryan Cranston?

¿Qué hay de nuevo, Bryan Cranston?

No me gustaba demasiado Malcolm, aunque reconozco que su Hal Wilkerson era de lo mejorcito que recuerdo; odié a Hammond Druthers (), lo cual, dado el personaje, significaba que lo hizo muy bien; y con Walter White, a la tercera va la vencida, caí a sus pies. Hablo del genial Bryan Cranston, uno de los actores más en forma del momento y que no para quieto: cerró el año con una sonada intervención en Saturday Night Live, y empieza 2011 con una webserie llamada The Handlers, con cine y, of course, con Breaking Bad. Damas y caballeros, paso al gran Cranston

¿Cuando volvéis al tajo con las grabaciones de Breaking Bad?
El 13 de enero [¡el 13 de enero, eso es ya mismo!]. Ese será el primer día de rodaje de la cuarta temporada.

¿Te han dado algunas pistas acerca de cuál será el arco argumental de la cuarta, o aún le están dando vueltas?
No, lo tienen claro. Pero yo aún no lo sé, de verdad. Ni lo he preguntado ni me lo han dicho. No lo quiero saber. Va a ser un viaje tan grande para Walter White… Él no sabe lo que va a pasar, así que yo no quiero arruinarlo. Disfruto leyendo los guiones en el momento y ver hacia dónde vamos, como si estuviese leyendo una novela. Si alguien me enseñara un guión con viñetas para ver lo que sucederá, me decepcionaría. No lo quiero saber, quiero experimentarlo. Es mi manera de ver las cosas, de modo que no, sinceramente no sé qué pasará en la cuarta.

¿Qué te gusta y qué cambiarías de Walter White?
Es gracioso, porque eso es muy subjetivo. Walter está en plena metamorfosis. Cuando empezamos la serie, yo podía decirte quién era, y lo que es y lo que no es, como la mayoría de la gente puede. Sin embargo, en esta etapa, Walter ni siquiera se conoce. Está aceptando el lado oscuro de su personalidad. Primero tuvo que reconocer que tal cosa existía, y ahora lo está asumiendo. Esta tercera temporada trataba para Walt de aceptar lo que es, como paso previo a poder seguir vivo en el peligroso juego en que está metido. Está aprendiendo sobre sí mismo. Si lo miro objetivamente, creo que va a tratar de retener la mayor cantidad de esa naturaleza altruista que pueda. “Lo estoy haciendo esto por mi familia”, piensa. Pero, en realidad, no lo creo. Creo que ha encontrado algún tipo de adicción que ni siquiera sabía que tenía. Pienso en eso y me doy cuenta de que, con el conjunto adecuado de circunstancias, casi cualquiera de nosotros puede ser tan peligroso como lo es Walt.

¿Cómo llevas tanta separación entre temporadas? ¿Te gusta, te distancia demasiado del personaje?
Me gusta. El año pasado tuvimos casi un año de parón, y fue genial porque pude pasar tiempo con mi familia, pude hacer algo de cine y puede meterme con The Handlers. Por suerte pude mantener Los Angeles como base de operaciones.

¿Cómo empezaste con The Handlers?
Un amigo mío, Jamie Bruce, que es uno de mis socios en la serie, es medio francés, y director, y me habló del proyecto. A mí me pareció divertido. Se basa en un concepto francés llamado Henaut President , así que lo vi y pensé: “Esto es realmente inteligente y divertido, ¿podemos americanizarlo?” Y lo hemos intentado. Estamos produciendo la serie a corto plazo, lo que podría convertirse en una serie a largo plazo, si funciona bien en Atom.com. Vamos a ver qué tal… Estrenamos el 4 de enero, y saldrá un nuevo episodio todos los martes durante ocho semanas, así que estamos felices por eso. Es divertido.

¿De qué va la serie?
Es una manera humorística de enfocar la política. No nos tomamos nada en serio, y a veces hasta es todo un poco subido de tono. Nos metemos de lleno en el arte de las campañas, de las decisiones que se toman. No seguimos necesariamente a ningún político, sino a los que manejan las campañas, por todo el país, todo el año.

¿Y a quién interpretas?
Soy un tal Jack Power, que pelea por un sitio de senador estatal. ¿De qué estado? No lo decimos. Así la gente se identifica más.

Es muy diferente a Breaking Bad, ¿no?
Breaking Bad es una serie fantástica. Me encanta trabajar en ella, pero a veces es muy oscura. Está bien romper de cuando en cuando con ese tono, y hacer un poco el tonto, divertirse…

¿Y en el cine que has estado haciendo?
Pues he estado metido en algunos proyectos que tardarán un poco en ver la luz. Por ejemplo, he hecho Larry Crowne, con Tom Hanks y Julia Roberts. Mi personaje es un capullo, pero está casado con Julia, ¿qué te parece? Estaba bastante cortado en ese sentido, como comprenderás… Cuando Tom me ofreció el papel yo era más Walter White que nunca: calvo, jorobado, arrugado, delgado, enfermizo… Le dije que parecería más su padre que su potencial pareja. Pero él insistió: “No, estarás bien. Recuperarás tu peso y tu pelo.” Y así fue… Se estrena en julio de 2011. Después también hice una pequeña película con Matthew McConaughey, titulada The Lincoln Lawyer, que podréis ver en marzo. Hago de policía y no me llevo muy bien con el personaje de Matthew. Soy un tipo duro, autoritario. También está John Carter of Mars [donde coincidirá con la sister Clarice de Caprica y con Tim Riggins de Friday Night Lights], pero esa no sale hasta verano de 2012. Y luego Drive, donde me lo pasé de muerte, con Ryan Gosling, Albert Brooks, Ron Perlman y Carey Mulligan. Esa no sé cuándo sale…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »