¿Qué ha pasado, Dexter Morgan?

main

Hace ya un par de semanas que Dexter puso punto y final a su trayectoria y muchos aún no hemos asimilado el duro golpe que ha supuesto ese cierre. Decir adiós a una serie que ha sido importante para ti nunca es fácil. Pero duele mucho más si, además, la despedida ha dejado más heridas abiertas que cerradas y al adiós definitivo se le une la decepción de saber que lo que vimos no estuvo al nivel de lo que podía haber sido. Superado, pues, el ritmo frenético de las reviews semanales, quizás haya llegado la hora de detenerse a pensar realmente qué es lo que ha fallado. ¿Qué te ha pasado, Dexter Morgan?

Tonight is the night. And it’s going to happen again, and again. It has to happen.” Todo el que haya visto Dexter recordará estas palabras, que marcan el inicio de sus andanzas. Dexter no era una serie cualquiera, y eso se manifestaba desde el primer instante de su visionado. La experiencia de perderse por los rincones más temibles de Miami –bañados en rojo sangre- siguiendo sólo una voz en off y buscando la manera de calmar al más oscuro de los instintos era un privilegio del que no éramos plenamente conscientes cuando nos adentramos en esta serie. Por aquel entonces bastaban unos minutos de visionado para conocer al protagonista más que cualquiera de los personajes que habían convivido con él durante años. Y nuestro bautizo de sangre, al convertirnos por primera vez en los callados testigos de sus asesinatos, nos hacía a la vez sus cómplices y amigos.

Porque ahí radicaba parte de la grandeza de esta serie: en que, a pesar de que Dexter era un asesino, se regía por un código tan perfecto, tan coherente, que no podías sino justificarlo. Aunque tenía motivaciones diferentes, Dexter se asemejaba en cierto modo a cualquier héroe justiciero dedicado a erradicar el mal. Llámalo principios, llámalo oscuro pasajero… El caso es que hasta la descripción de ese “ser” que despertaba el instinto asesino de Dexter nos resultaba familiar. ¿Quién, como Dexter, no se avergüenza de parte de lo que es y trata con todas sus fuerzas de evitar que los demás se percaten de ello? Todos, en cierto modo, tenemos que lidiar con nuestro oscuro pasajero. Descubrir esto por primera vez, ponerte a la altura de un asesino en serie e identificarte con él era lo que hacía que esta serie removiera los cimientos de tu conciencia y te enganchara para siempre: por eso Dexter no era como las demás.

01

Esa genialidad se mantuvo durante las primeras temporadas, en las que percibimos una evolución del personaje, por supuesto; pero una evolución coherente. A pesar de que sabíamos que cada arco argumental acabaría en el duodécimo episodio de la temporada, la serie nunca se convertía en predecible: siempre supieron cómo ofrecer el punto necesario de sorpresa y tensión que hacía que deseáramos con todas nuestras fuerzas que comenzara pronto la siguiente temporada.

Durante los primeros años, cada temporada enseñó a nuestro protagonista una lección vital (a base de duros golpes, todo hay que decirlo). En la primera viajamos a su pasado más terrible, al nacimiento del oscuro pasajero. Y descubrimos que, a pesar de todo, Dexter anteponía a Debra a su hermano real. La segunda temporada (pido perdón a Doakes por dejarle en un segundo plano) plantea la posibilidad de la búsqueda del amor. Un amor real, no el amor de cartón piedra que construye con Rita para mantener las formas, al menos al principio. Con Lila, Dexter descubre por primera vez lo que puede significar la pasión, en el sentido más físico de la palabra. Pero no es sino un experimento fallido que lleva a nuestro protagonista a valorar la estabilidad de su relación con Rita.

La tercera temporada plantea, con Miguel Prado, la imposibilidad de encontrar la amistad: alguien como Dexter no puede tener amigos. Al menos, no en el sentido pleno de la palabra. Y la cuarta… ¡ay, la cuarta! La cuarta nos trae, de la mano de Trinity Killer, al mejor Dexter. Esta temporada supone un vistazo al futuro: Trinity se plantea, durante buena parte de los episodios, como un espejo hacia su yo venidero en el que Dexter imagina, por primera vez, que puede tener un futuro a pesar de ser quien es.

02

Tras la insuperable cuarta temporada, a la quinta le tocó el nada agradable papel de mantener las formas. Nos introduce de nuevo un personaje femenino en el que Dexter ve la posibilidad de un presente. Y, por primera vez en la serie, no es traicionado por ella. Pero la cosa no funciona porque Lumen y Dexter difieren en un punto esencial: ella, a pesar de lo que cree, no posee un oscuro pasajero. Y, como tantos otros, termina abandonando a nuestro protagonista.

Es precisamente el final de la quinta temporada el que marca el punto de inflexión de esta serie: cuando Debra, separada de Dexter por una cortina, está a punto de descubrir la verdadera identidad de su hermano. Porque tendría que haber sido así: para que la serie fuera coherente, Dexter tenía que haber sido descubierto tarde o temprano. Y el honor de hacerlo debía corresponder a Debra, el personaje con los principios morales más fuertes de la serie.

Pero no fue así. La dichosa escena de la cortina dio la vuelta a todo, y supuso la caída en picado de la serie.

¿A qué vino la sexta temporada? Lo que en un principio podría haber funcionado tanto por temática (la religión) como visualmente (en esta temporada vimos algunos de los crímenes más impactantes y “bellos” de la serie) se convirtió en una serie de despropósitos que llevaban hacia una “revelación” final predecible y absurda. Una temporada para olvidar, por desgracia.

La séptima, aunque en el día a día se encontraba por encima de la anterior (cosa que tampoco era demasiado difícil), de manera global tenía aún menos sentido: por un lado, carecía de esa “lección vital” que Dexter iba recibiendo año tras año. Por el otro, introducía a Hannah McKay, un personaje que, al margen de las apreciaciones personales (a mí, por ejemplo, me gustaba), no hacía sino repetir algo que ya se había visto, primero con Lila y luego con Lumen. Una temporada, en fin, que no aportó nada.

Y, de tropiezo en tropiezo, llegamos al presente, a la octava temporada. Lo hacemos –recordemos- tras más de dos años “estirando el chicle” (una expresión más que conocida en este blog). La temporada que debía poner punto y final, y hacer que nos olvidáramos de los errores anteriores se convirtió, por desgracia, en el mayor de los despropósitos.

03

¿Por qué ha fallado tanto esta temporada? En mi opinión, son varios los motivos. El primero, y creo que más evidente, ha sido la inclusión de muchísimas ideas sin llegar a desarrollarlas. Es como si, sabiendo que era la última oportunidad de hacerlo, los guionistas hubieran vaciado la caja en la que guardan todas las ideas acumuladas durante estos años y hubieran decidido incluirlas todos aquí. Cosa que, por supuesto, está destinada al fracaso desde el primer momento. El verdadero origen del código de Harry o la posibilidad de transmitir ese código a un sucesor –Zach- son buenos ejemplos de ello.

Asimismo, mientras estos argumentos apenas han podido desarrollarse, hemos visto prolongar hasta la extenuación algunas situaciones cuyo final se podía prever desde el principio: el distanciamiento entre Debra y Dex (con la peor versión posible de ella), los falsos asesinos que nunca eran el “Brain Killer” que andábamos buscando, la coba que se le ha dado una y otra vez a la huida de Hannah a Argentina… y unas cuantas más.

A esto hay que añadir, claro está, lo ridículo de algunas situaciones, completamente carentes de credibilidad: ¿qué hay de la confesión de Debra acerca de la muerte de LaGuerta? ¿Y los momentos en los que Dexter habla con Zach frente a la comisaría? ¿De verdad Hannah jamás pensó en camuflarse ni un poco? Y así…

Por supuesto, tampoco nos podemos olvidar del maltrato sufrido por los secundarios. Esos personajes que –hay que reconocerlo- nunca fueron el ojito derecho de la serie se han convertido, en la última fase, en estereotipos ridículos y planos, cada vez más estúpidos (Quinn) o insulsos (Batista). Y, a pesar de todo, ahí seguían, obteniendo tramas que no iban a ninguna parte y que sólo empeoraban aún más la situación, para no llegar nunca a tener ni un cierre coherente. Una verdadera lástima.

Por todos estos motivos la octava temporada no ha funcionado. Y quizás lo que más nos duela de todo haya sido ver cómo ha decaído el personaje principal. Algunos dicen que ha evolucionado, y no lo niego. Pero ha evolucionado hacia una versión peor de lo que era, y eso es imperdonable. Sé que hay gente a la que le gustó el final, pero creo que nadie puede negar la caída de la serie en su visión global. Dexter, que podía haber estado entre las grandes, se convirtió con los años en una caricatura de lo que fue. Algunos la recordarán como lo que era al principio; otros se quedarán con la última versión que nos dio. Y los más sentimentales, como yo, siempre la consideraremos como lo que pudo haber sido. Pero nunca alcanzará el lugar que tendría que haber ganado. De verdad… ¿cómo has permitido esto, Dexter Morgan?


Categorías: Sin categoría

22 comentarios

  1. otrew

    Primero quiero decir que me gusto el final de dexter , de echo solo el “epilogo” que fue lo que más odio la gente en general, encuentro que estubo bien que el castigo maximo se su soledad y perder a todo lo que ama, la muerte era poco, el problema fue todo lo demás que fue un asco de temporada, si algo nos enseño estas dos ultimas temporadas de breaking bad es que tener solo 8 episodios es lo mejor que le puede pasar a una serie en sus momentos finales, las intenciones de la temporada pierden mucho cuando tienen que rellenar 12 episodios, por otro lado lo del malo final da casi verguenza, este tipo que a nadie le importa es la ultima meta de Dexter, debio haber sido Vogel cuyo modus operandi era matar a travez de otros, como se especulo hasta el cansancio, Dexter matando a su creadora y quedandose solo por las consecuencias, ese era el final.

    En otro aspecto , a Dexter le jugo en contra tener 8 temporadas, Deb debio haberse dado cuenta de lo de Dex al final de la quinta y la serie debio haber terminado en la sexta. Hace unos meses le pase en dvd a mi madre The wire completa y ahora le paso Six feet under y me hace la misma pregunta ¿por que termino? y yo le digo eso es lejos lo mejor de HBO, sus series terminan cuando tienen que terminar

  2. melkor88

    De acuerdo con todo menos de la séptima. Hablar de esta temporada solamente comentando lo de Hannah y omitiendo a Isaak Sirko y a Debra, debería estar penado.

    • Así es Isaak Sirko uno de los mejores personajes de la serie que al igual que Dexter su final no estuvo a la altura.
      Me hubiera encantado que el hubiera sido el Final Boss de la serie. Y que decir de Debra que hay que reconocerle que en la séptima temporada estuvo como para una nominación al Emmy.

  3. Enhorabuena Isabel, me parece una reflexión acertadísima. Dexter ha sido esclavo de su éxito, como tantas otras series, pero su gran error ha sido no saber gestionar su última temporada. Si hubieran cerrado por todo lo alto, incluso les habríamos perdonado la lamentable e indigna sexta temporada…

  4. Juanjo

    No entiendo el arranque de esta reseña. Me recordó al chiste de Woody Allen. Dos amigas están comiendo en un restaurante. Una dice:
    -Esta comida está malísima.
    Y la otra añade:
    -Cierto querida. Y además las raciones son tan escasas…

  5. Sara

    Fantástica entrada. Has expuesto perfectamente la decepción que hemos sentido muchos seguidores de la serie, que hubiésemos deseado que se terminara en 5 temporadas y no alargarla y alargarla hasta verla agonizar de esta forma tan bochornosa.
    Mi tirón de orejas también va para los guionistas, que han sido unos cobardes y no se han atrevido a un final épico. Es decir, no se han arriesgado nada, nadie ha descubierto a Dexter en 8 temporadas, todos son tontos menos él… venga vale.
    En fin, ya hasta me da verguenza decir que me gustaba Dexter

    • Geits

      Así, a bote pronto, que hayan descubierto a Dexter están: Debra, Laguerta, Hanna, Trinity y Doakes.

      A lo largo de la serie hay muchos más que le descubrieron.

    • Sara

      Creo que mi comentario se entendía perfectamente lo que quería decir, no necesito que me des una lista.
      En fin, que me pareció lamentable que nunca la policía de miami le descubriera y le dieran caza o escapara, pero que se supiera quien era el verdadero Dexter. Panda de guionistas cobardes.

  6. No puedo estar más de acuerdo con tus conclusiones genéricas sobre la serie. La primera vez que visioné Dexter, supe que sería algo grande, inolvidable, especial. Y así fue. Hasta la sexta temporada, en la que todo se desmoronó irremediablemente. Me encuentro entre los que la recordarán por lo grande que fue en sus inicios y lamentablemente por lo que pudo haber sido. En cualquier caso, Dexter siempre será uno de los mejores personajes de la historia de la televisión. Al menos para mi. Bye, bye, Dexter Morgan.

  7. lucas3

    De acuerdo con todo el artículo. Dexter paso de ser lo que era en sus primeras temporadas a ser alguien totalmente descuidado poniendo cara de cachorro mojado cada vez que veía a Hannah.
    Lei que los productores de la serie tenian pensado matar a Dexter, pero los ejecutivos de Showtime se negaron a ese final y obligaron a dar un final diferente. No se si eso implicó la escena final como leñador o un cambio mucho mas grande en las tramas, pero no creo que haya afectado la mala narración de toda la temporada. Solo espero que estos ejecutivos que interfieren en el proceso creativo de sus series no lo hagan con Homeland, alargándola por mucho tiempo o tal vez, no permitiendo que maten a Brody.

  8. Lostie Dixon

    A mí personalmente no me ha desagradado el final, ni siquiera el epílogo con Dexter leñador, pero todo lo que viene antes de la escena del “suicidio” de Dexter me parece demasiado absurdo. Empezando por la desconexión de Debra de las máquinas (en la tercera temporada, a Dexter le cuesta asesinar a Camila y solo lo hace cuando ella se lo pide. ¿cómo puede hacer eso a su propia hermana?), lo mucho que llama la atención Hannah y nadie la reconoce, lo estúpido de las escenas en las que aparece Oliver Saxon, que ni siquiera se acuerden del personaje de Masuka y que tampoco sepamos si el capitán Matthews conocía el secreto de Dexter desde el principio, como parecía en la séptima temporada (donde encubría mucho a Dexter). Si alguien quiere verlo, he hecho un video con lo que yo creo que debería haber sido la temporada final, cerrando los interrogantes, dando un enemigo final a la altura y dejando la puerta abierta a una secuela que podría funcionar si algún día se quisiera hacer un spin-off.

    http://www.youtube.com/watch?v=qK8HfHu6-1E

    Hasta siempre, Dexter Morgan.

  9. mr.blond

    Cada vez que leo algo relacionado con Dexter, me siento más orgulloso de no haber seguido más allá de la sexta temporada.

  10. Alex

    Hubiera sido perfecta si hubeira sido tal y como dices, descubriéndo Debra todo el pastel al final de la 5ª (buena temporada para mí, a pesar de lo que digan otros) y con una 6ª temporada espectacular final (distinta a la 6ª u 8ª desde luego) tras ese descubrimiento.

    Y lo siento, pero a pesar de que Hannah terminó cayéndome bien, no me creo para NADA al Dexter enamorado de ella, luego ella sobra.

  11. Irene

    Estoy bastante de acuerdo con todo el artículo en general. Ciertamente, la última temporada no ha tenido nombre. Ha sido un gran despropósito porque empezó con una idea, se fueron desarrollando otras y no se ha llegado a ninguna parte. En cuanto a todo lo que se ha ido especulando respecto a la evolución de Dexter, ciertamente me sorprende que el autor de las novelas y los especialistas que ayudaban a los guionistas hayan permitido esa “evolución” Dexter siempre ha sido psicópata de manual y por mucho que nos gustara a todos los psicólogos y psiquiatras…así no evolucionan. Por mucho amor que de repente haya podido sentir.
    La serie debió terminar en la sexta-séptima temporada (alargando mucho) y creo que el final que parecía más sensato era que lo terminaran pillando, pero de verdad y no como pasó con lo de Debra.

  12. mariano

    la 7ma estuvo buena, debra lo coje en el primer capitulo , despues lo quiere curar y el le quiere mostrar que no esta mal lo que hace, cuando mata al pelado deb dice ” glad ” lo que fue genial, isak un gran villano y hanna una gran manipuladora ,(obvio no a la altura de benjamin linus) que hizo pensar a dex que su hermana se habia autoenvenenado ( y a muchos comentaristas)

  13. Raul

    Estoy bastante de acuerdo con el articulo. A partir de 6ta temporada todo el buen trabajo de los guionistas se va al garete. Ademas de esta serie esperaba un personaje que crecería hasta una mejor persona. Sin embargo en el final de la serie vemos a un dexter que en vez de crecer con sus experiencias le ocurre lo contrario. Como siempre, en estas series la moral estadounidense siempre influye y el mal se ha de pagar, dejando al protagonista hecho unos zorros si hace falta. Un final patético que hace que quieras olvidar la seríe.

  14. waoh

    Paso como con Heroes, grandes personajes (peter petrelli, sylar)mal aprovechados y el guíon cada vez a peor.

  15. completamente de acuerdo contigo yo literalmente abandone dexter en la sexta por eso mismo, volvi a ver la septima y octava de un tiron para dar por finalizado dexter na mas.

  16. Eduardo

    bueno creo que dexter se convirtio en nuestro personaje concetido, tal vez esperabamos un final mas digno para él.

  17. el final de dexter es solo para inteligentes. lo que quiere mostrar la serie que nunca para alguien como dexter va a haber un final como el cuento de adas que siempre alguien muy cercano tuyo terminara lastimado, por eso se termina alejando.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »