¿Problemas para Breaking Bad?

Varias semanas atrás, antes de que la cuarta temporada echase a andar, Vince Gilligan dejó caer en varias ocasiones que Breaking Bad tendría cinco temporadas. Un número suficiente para contar la historia que hay que contar, un total de 26 capítulos (13 de la cuarta y 13 de la última) por delante para ponerle el lazo a las andanzas de Heisenberg y entregarnos una joya de los pies a la cabeza. Cuando Gilligan dijo esto, la gran mayoría respondimos que vale, que de acuerdo, que nos parecía justo y necesario. Que Walt cada vez es más sombrío, que la policía no es tonta, que jugar con Gus tiene sus riesgos (y no digamos ya contra Gus), que la autodestrucción de Jesse es un hecho, que… que lo lógico es no poder estirar las tramas mucho más. Todo parecía de color de rosa. Y, sin embargo, todo puede torcerse. ¿El motivo? El de siempre: dinero.

La quinta de Breaking Bad parece estar torciéndose. Por un lado tenemos a Vince Gilligan, la madre; por el otro a Sony Television, el padre; finalmente, a la AMC, que sería algo así como el padrino. Sin entrar en matices de género (por favor…), digamos que Vince es quien pone las ideas, Sony quien las ejecuta y AMC quien se encarga de que el niño vea mundo. O algo así. El caso es que el niño, como si de un Macaulay Culkin se tratase, da dinero, y todos quieren llevarse un poquito más que el resto. AMC lleva ya tiempo moviendo ficha en este sentido con sus otros niños: echó a Rubicon de casa, le bajó la paga a The Walking Dead (unos 250.000 dólares por capítulo de recorte presupuestario, lo desencadenó el adiós de Frank Darabont) y tuvo agrias discusiones con el hijo pródigo, Mad Men. Ahora es el turno de Breaking Bad. AMC pretende achicar la quinta temporada, dejándola en seis u ocho capítulo en lugar de los 13 esperados. Mamá Vince dice que naranjas de la China, que a él y a su equipo les hace falta una temporada como Dios manda para cerrarlo todo. Como suele pasar en estos casos, la productora se posiciona con quien crea la serie, porque sabe que siempre queda la opción de llevarse la música a otra parte. Las malas lenguas ya hablan de hasta tres cadenas interesadas en fichar la serie de la blue meth si finalmente no hay acuerdo. Buitres

El subsiguiente problema, en caso de que Sony se llevase Breaking Bad a otra cadena, es que difícilmente encuentre alguna que quiera una serie moribunda a la que solo le quedan 13 entregas que rentabilizar. Lo normal, de hecho, es que pidiera más temporadas. ¿Estaría Vince Gilligan dispuesto a eso? Mientras se desface el entuerto nosotros seguiremos disfrutando de la cuarta…

Vía: LA Times


Categorías: Breaking Bad Noticias Etiquetas:

14 comentarios

  1. […] una polémica que pone en jaque algunos aspectos de esa temporada (si no te suena nada de esto, lee el artículo de ayer). La noticia tiene cierto tono grave, pero ya sabéis lo que dicen: a las penas puñaladas. Eso, […]

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »