Private Practice: Another Second Chance

Private Practice: Another Second Chance

Another Second Chance es el 3×11 de Private Practice y la segunda parte del crossover. El Dr. Mark Sloan llega a Los Ángeles con su hija para que Addison la opere y con el corazón roto tras la ruptura con Lexie. Allí se encontrará con que Addison tampoco pasa por un buen momento. Un capítulo algo soso para mi gusto, pero que nos deja algunos grandes momentos que merece la pena comentar. ¿Os apetece una ración doble? ¡Adelante!

Antes de nada debo decir que Private Practice no es una serie que me guste demasiado. Sí, es entretenida, pero Anatomía de Grey le da mil vueltas. Creo que los personajes son flojos y las tramas también. Incluso Addison, uno de mis personajes favoritos en Anatomía, ha perdido chispa y ya no me cautiva como antes. No obstante, Dell, Naomi y, quizá, Cooper, sí me gustan. Son los personajes a los que se les puede sacar más jugo, aunque creo que aún están por explotar. Ahora Dell y Naomi se encuentran en una situación difícil: Dell debe hacerse cargo de Betsy (y parece que no va a ser fácil) y Maya está embarazada. Puede ser interesante ver qué pasa. Dicho esto, vamos allá.

Como se trata de un comentario puntual, nos centraremos en Mark Sloan y Addison Montgomery que, por otra parte, son los protagonistas absolutos de Another Second Chance. Mark llega a Los Ángeles para permitir que Addison le practique a Sloan la intervención que comenzó en Seattle. El Dr. Sloan comienza haciendo amigos: Pete y su medicina alternativa no son del gusto de Mark y se lo dice “con todo el respeto”.

Por otro lado, como ya intuímos en el capítulo de Anatomía, la complicidad de Mark y Addison es evidente y se hace mucho más evidente en el suelo de un despacho del Oceanside Wellness. Así es, la promo que vimos la semana pasada no nos engañaba, Sloan y Addison se acuestan y lo hacen, como ya pasó con Lexie y Alex en Anatomía, para mitigar la tristeza. Me ha gustado esta escena, sobre todo el momento: “¿No desarías que nos hubiéramos hecho heroinómanos?” “¡Addison Forbes Montgomery!”.

No commentNo comment

El peligro que tiene practicar sexo en lugares públicos es que pueden pillarte y Sam abre la puerta del despacho y se los encuentra desnudos. A Sam no le gusta la idea de que Addison y Mark tengan una aventura: Addison es muy vulnerable emocionalmente y el historial de Sloan no juega a su favor (aunque ahora esté tremendamente cambiado). Sam quiere darle su opinión a Addison y no se le ocurre un mejor momento para hacerlo que mientras lleva a cabo la operación de la pequeña Sloan. Dejando a un lado que a ningún cirujano en su sano juicio se le ocurriría mantener una conversación de este tipo mientras practica una intervención de riesgo, el diálogo podría haber dado mucho juego y se queda en algo bastante soso. La analogía con perros podía haber sido mucho más ingeniosa, en definitiva, le falta algo. Al final, lo único que sacamos en claro es que Sloan se parece a un perro salchicha, que solo piensa en él y que se alimenta de excrementos. ¿No es Sam demasiado severo? En cuanto a la operación, hay un momento de pánico, pero todo sale bien.

Por otra parte, Mark está en plena crisis existencial: cansado de su vida, triste por la ruptura… y, de repente, se le enciende la bombilla en una cena frente al mar: debe mudarse a Los Angeles. Ahora resulta que Addison es la mujer ideal para él y que la vida sosegada de la Costa Oeste y unas clases se surf son lo que él y su niña necesitan. Lo peor de todo es que Addison llega a pensar que puede ser verdad y le pide que no lo diga otra vez si no lo dice en serio. Efectivamente, no vuelve a repetirlo: Mark sigue enamorado de Lexie. ¡Pobre Addison! La verdad es que las relaciones personales tampoco son su fuerte.

¿Nunca os cansáis de estas vistas?¿Nunca os cansáis de estas vistas?

Cuando Sloan despierta de la intervención tiene un ataque de histeria: ella realmente no quiere tener un bebé y necesita a su madre al lado. La Dra. Montgomery siente su angustia y cree que debe proponerle alternativas, en este caso, la adopción. Pero Addison tiene miedo de la reacción de Mark, que está como loco por que nazca su nieto, si Sloan decide dar al bebé en adopción. Al final le explica a la joven sus opciones.

Y aquí nos hemos quedado. La semana que viene en Anatomía veremos si Sloan decide renunciar al bebé y si el affaire Addison-Mark (y Lexie-Karev) tendrá alguna consecuencia. Lo que más me ha gustado de este capítulo es que nos ha permitido intuir trazos de las vidas de Addison y Mark antes de llegar al Seattle Grace. Esos momentos nostálgicos, de recuerdo de tiempos mejores donde eran más jóvenes, tenían menos responsabilidades y eran más felices, nos descubren nuevos rasgos de los personajes. Y el hecho de oírlos hablar de sus vidas antes de que nosotros los conocieramos, nos da un punto de complicidad con ellos. Además, lo que pasa en Los Ángeles puede influir bastante en la trama de Grey, lo cual es un experimento interesante y un poco arriesgado, ya que, quien no siga el spin-off puede perderse un poco. Comprobaremos qué repercusión tiene en el 6×12 de Anatomía… Mientras tanto, ¿qué os ha parecido el crossover?


Categorías: Opinión Private Practice Series Etiquetas: , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »