Prison 3×10: Acelera un poco más…

…porque me quedo tonto y vamos muy lentos. Ésa es exactamente la sensación que he tenido al reencontrarme con Prison Break. El 3×09 transcurre a cámara lenta, como todo en la tercera temporada. Cada vez más tengo la sensación de que mi corazón se va a acelerar de un momento a otro, pero ese instante, dejando de lado los momentos álgidos del 3×08, todavía no se ha producido. Lentitud, mucha lentitud, que no beneficia nada a la serie. ¿Cuándo nos pondremos a analizar los túneles de Sona? ¿Cuándo veremos un plan de escape? ¿Por qué sigo sin entender ni papa de la Compañía? Éstas y otras dudas NO se resuelven en el interior del post. ¡Pasen!

Reencuentro insípido. Así podríamos titular el regreso de una de las mejores series de los últimos años… hasta que llegó la tercera temporada. Al principio creí que podría mirar el interior de Sona sin pensar en Fox River, en Sarah, en Veronica… ¡no puedo! La serie nos ha guiado hasta aquí por un motivo: La Compañía necesitaba que Michael sacara a Whistler de Sona. Esto es lo único que me ha quedado claro. Bien, llevamos nueve episodios y seguimos teniendo a James dentro de la prisión y no hemos avanzado nada.

Prison es una serie bien hecha y el 3×09 volvió a dejar detalles impresionantes. Entre ellos, la gran actuación de Mahone. Aviso: no me cansaré de ensalzar a William Fichtner, que está un puntito por encima del resto de actores. Me gusta que Bellick y T-Bag ganen protagonismo, porque hace escasos meses ellos eran los seres más odiados de la Tierra. Me encanta que Sammy ponga en duda la hegemonía de Lechero. Se supone que en Sona están los reclusos más peligrosos del país, que lo demuestren. Y me apasiona la venganza grabada eb los ojos de Scofield cuando se encuentra con Gretchen. ¡Sí, mátala! ¡Trocéala! ¡Conviértete en Dexter y dale su merecido! ¡Tienes que vengar a la doc!

El problema es que la serie no tiene acción, no tiene tensión y, dentro de poco, no tendrá ni gente. Ayer murió el general Zavala, después de que Susan nos recordara por qué nos da miedo a pesar de su imagen dulce. LJ sigue atado y, por lo que parece, nadie lo va a desatar hasta el episodio 3×13. Sucre sigue preocupado por su Maricruz y trapichea con el contacto de Sammy en el exterior. Bellick ha superado una prueba de fuego. T-Bag, genial, quería utilizar a Mahone para quitarse de encima a Sammy. Ciertamente, una pelea entre ellos habría sido genial. Y Lincoln sigue escalando posiciones para formar parte de la élite intelectual del país.

En conclusión, si os pregunto qué ha sucedido en Sona desde que entró Michael, ¿qué me podéis decir? Aparte de un intento cutre de fuga y la acción del 3×08. Da la sensación de que la serie debe alargarse sí o sí hasta final de temporada. La acción llegará en el 3×13, seguro, porque se supone que es la season finale de la tercera temporada. Para entonces, tal vez sea demasiado tarde…

¿Qué os ha parecido el regreso de la serie? ¿No tenéis la sensación de que no hemos avanzado nada? ¿Por qué se empeñan en alargar la estancia en Sona cuando en el exterior habría más chicha? En fin, si queréis ver un doble trailer del 3×10, podéis clicar sobre este link.


Categorías: Opinión Prison Break Series Etiquetas: , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »