Prison 3×08: Mis latidos se aceleran de nuevo

Se llevan a Scofield de Sona, hundimos a negro y… a esperar 2 meses. Concretamente, hasta el 14 de enero. El lunes pasado acabó la primera tanda de episodios de Prison Break con éxito, a nuestro gusto, recuperando sensaciones pasadas. La receta no era tan complicada: darle acción a Sona, que Michael active su cerebro, que Lincoln no la líe demasiado en el exterior (incluso parece tener un plan), despertar a Sucre del letargo y traer de vuelta al calvo, que da mucho más miedo que Gretchen (antes Susan 'ojos azules'). ¡Ah! Y acción a la altura de la Compañía, que Prison la pedía a gritos. 3×08 ha tenido fallos, pero se han compensado con grandes aciertos…

Empezaremos por los fallos, que siempre son mucho más fáciles de destacar. Para nuestro gusto, la trama de la Compañía sigue siendo demasiado confusa. El regreso del calvo evidencia que solo él dirige la Compañía y que Susan era uno de sus brazos ejecutores. Correcto, pero ¿qué función tiene Whistler dentro del organigrama? A estas alturas, deberíamos saber cuales son sus intenciones y qué lugar ocupa en la jerarquía. Susan no nos acaba de convencer como malísima, en cambio todos le hubiéramos comido los ojos y el corazón a bocados al Kellerman de la primera temporada o al Bill Kim de la segunda.

Otro de los errores que comete la serie es olvidarse de uno de los personajes más carismáticos: T-Bag. El renovado Teodoro parece inofensivo dentro de Sona. Tengo la sensación de que a los guionistas les sobra, porque no han sabido encajarlo en ninguna de las tramas. Cuando aparecía en épocas pasadas era sinónimo de peligro, de muerte, de que algo oscuro estaba a punto de suceder. Ahora prepara su asalto a Sona, pero creo que se quedará en el camino, porque Sammy no le va a pasar ni una.

La situación de Mahone no tengo muy claro si colocarla como fallo o como acierto. La realidad es que Mahone sigue totalmente yonki, con problemas de autoestima y de personalidad que afectan directamente a su capacidad intelectual. En el juicio demostró que tiene mucho que decir, pero las gotas de sudor que helaban su espalda acabaron por silenciarlo. William Fichtner merece todos los reconocimientos por su espectacular actuación. Ha bordado su deterioro personal con el tema de las drogas. ¿Y cuál es el fallo, entonces? En cada episodio da la sensación de que algún puñal se clavará por su espalda… y eso sí sería una pésima noticia.

Vamos con los aciertos, que no por esperados deben ser menos reconocidos. El 3×08 tuvo lo mejor de la primera temporada. Michael Scofield inspeccionando los puntos más interesantes de Sona para planear una huída. Eso es un plan, no una escalera por la ventana y un resol como excusa. Cuando lo vi en aquel subterráneo me recordó que estaba delante de un ingeniero estructural brillante. No sé cómo se lo montará para excavar hasta la superficie, pero eso sí tiene pinta de huída. La ayuda de Lechero, mientras sea capaz de aguantar en el trono, será un facotr determinante para poder escapar. ¿Cuánto tiempo le quedará al capo en el poder?

Me posiciono totalmente a favor de la entrada de la Compañía 'a saco' en Sona. ¿Cuánto tiempo lo llevamos diciendo? Una Compañía de esa magnitud, con influencias en todos los estamentos, con material de guerra, ¿es incapaz de colarse en una prisión panameña? Sí, nos demostraron que son muy capaces. Dos helicópteros, fura escrúpulos y a por Whistler. Luego, el plan puede salir bien o no, pero queda claro que tienen recursos como para destrozar Sona si les da la gana y Scofield sólo es un pequeño grano donde más molesta.

Otra noticia genial es la recuperación de Sucre. ¿Cuántas frases había dicho en los primeros siete episodios? No las hemos contado, pero eran insuficientes. Tengo grabada la imagen de la segunda temporada en la que casi atrapan a Scofield intentando sacar a Sucre atrapado en un río. Ahí había amistad, había un cariño especial por lo vivido en Fox River. No entendía como Sucre podía pasar tanto del tema. La lógica se ha impuesto y el latino participará en el rescate de Michael y, esperemos, también en la huída posterior.

Lincoln también se ha redimido. Aunque casi la vuelve a liar llamando por teléfono a Sona, como si llamara a su madre, parece que intenta tramar un plan. Me encantó verlo junto a Sucre repartiendo puñetazos a los de la Compañía. Burrows es eso, no nos engañemos, fuerza, golpes, ímpetu, poco sentido común y mucho corazón. Alquilar una casa aislada y simular ruido de disparos parece el principio de alguna idea ¿brillante? Por cierto, la escena lésbica entre Susan y Sofía no la entendí muy bien, pero me gustó. Sí, es así…

En conclusión, creo que Prison Break ha recuperado el nivel que merece. Obviamente, no va a ser el de temporadas pasadas, pero sí iba tocando un poco de coherencia y de acción. Ahora lo único que podemos hacer es esperar al 14 de enero con todas las ilusiones renovadas. ¿A dónde se llevan a Michael? ¿Qué pasará con T-Bag, Lechero, Mahone, Whistler y el inexistente Bellick? Las respuestas las encontraremos en un par de meses… ¡Prison Break ha vuelto!

Aquí os dejo información jugosa (trailer, sneak peek y algún spoiler) sobre el epsiodio 3×09. De nada.


Categorías: Opinión Prison Break Series Etiquetas: , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »