Pretty Little Liars, el adiós definitivo a A

PLL

Querido ‘liar’, si has llegado hasta aquí quiero felicitarte, porque finalmente eres libre. Por fin hemos conocido la identidad de AD y con ella ha acabado toda nuestra pesadilla, y digo nuestra porque de forma indirecta nosotros también hemos formado parte de este juego de caras que cambian, y un villano que siempre mantiene la misma máscara, pero tiene muchas almas. Hemos sufrido con las protagonistas, y nos hemos sentido engañados. Pero, ¡ah! No olvidemos que para nosotros A ha sido I. Marlene King.


Aviso a navegantes, a continuación voy a hablar de la última temporada, pero sobre todo del episodio final, si no lo has visto, no te recomiendo seguir.

La última parte de la séptima y última temporada de Pretty Little Liars se iniciaba cuando las chicas recibían el juego de mesa de AD, un juego que ha guiado el transcurso de la trama y que nos ha llevado incluso a ver cómo Aria era capaz de cambiarse de bando, algo que muchos estaban deseando; pero, por otro lado, el juego de mesa también nos ha conducido al pasado de Mary Drake, y a conocer mejor su relación con Spencer. Y quizá este hecho ha sido el que ha marcado casi toda la temporada, porque con ello hemos podido descubrir y adivinar quién es AD. PLL nos ha dejado una última temporada algo más floja, aunque siempre siguiendo la línea de lo que ha sido la serie, que se centraba demasiado en los dramas amorosos, pero que también nos ha hecho disfrutar por última vez de Rosewood y de las chicas.

BodaPLL

Centrándonos más en el último capítulo, ha quedado bastante claro un sentimiento que llevaba presente en mí desde hace tiempo: esta última temporada poco o nada tiene que ver con el resto de la serie. La trama de A se cierra con el descubrimiento de Charlotte, y AD nace a raíz de la muerte de ésta, pero de forma que se desvincula de todo lo que habían vivido antes. AD no va a darnos respuestas pasadas, porque sencillamente no las tiene y nada sabe de todo aquello. Bien, si partimos de esa premisa, entonces no me ha parecido que la serie haya tenido un malísimo final, nos ha permitido concluir la historia, y nos deja entrever el futuro de Aria, Hanna, Spencer, Emily y Alison.

¿Esperaba más? Sí. Que AD sea Alex Drake, la gemela secreta de Spencer, es algo que se rumoreaba desde hace bastante capítulos, por lo que no ha sido una sorpresa. Sinceramente esperaba que no fuese ella, que no volviésemos a caer en el recurso de los gemelos. Pero señores, así ha sido. En cualquier caso, habrá que admitir que dentro de lo incoherente que puede llegar a ser esta serie, que Alex Drake sea el villano de esta temporada nos cuadra. Por qué quién iba a ser, ¿Wren? ¿Caleb? ¿Jenna? ¿Melissa? ¿Con qué motivo? Ninguno. Y es que nadie tiene ningún motivo de peso para hacerles pasar por todo aquello. Aun así, el descubrimiento de AD no ha sido tan sorprendente como podría haberlo sido, y el final de la serie no ha sido tan impactante cómo debería haber sido. Sí, nos han dado casi hora y media de capítulo, pero no les ha quedado más remedio que hacerlo así después de haber dedicado tanto tiempo a las relaciones amorosas de la serie. Ya sabemos todos lo felices que son, lo enamorados que están, podrían haberle dado mucho más protagonismo a Alex Drake, la persona que le ha dado sentido a estas últimas temporadas.

AlexSpencer

Y puestos a restar tiempo a esas tramas amorosas, también se podría haber empleado ese tiempo en desarrollar un poco más el descubrimiento de AD. Porque que Toby sepa que no es la verdadera Spencer en una sola escena, y lo mismo ocurre con Jenna es de todo menos verosímil. ¿Era tan difícil desarrollar esto un poco, darle credibilidad? Sabe que no es Spencer porque tiene un incidente con el caballo, pero cuando se acuesta con ella no se da cuenta de que no es la misma persona.

Pero igual que me pasó cuando se descubrió quién era A, me ha pasado lo mismo ahora al ver desvelada la identidad de AD: esperaba que fuese alguien que haya estado más vinculado a la serie, que hubiese estado más presente. De hecho, la trama que comparten Charlotte y Alex es bastante similar, lo que parece una repetición del mismo motivo, el mismo esquema. Ahora, si me das a elegir entre Charlotte y Alex, me quedo con ésta última, su historia me convence mucho más, y si la hubiesen desarrollado de forma sutil desde el principio, haciendo más guiños al intercambio entre Spencer y su gemela, hubiese sido un final redondo.

Al menos hemos visto algunas de nuestras incógnitas resueltas, vayamos a repasarlas para que no se nos escape ningún cabo:

  • ¿Quién es el padre de las gemelas de Emily y Alisson? Wren. Y menos mal que lo han aclarado, porque yo ya pensaba que iba a ser el padre de Spencer, que ya tiene como mil hijos. Mención aparte a que Wren esté muerto y AD lleve sus cenizas colgando del cuello.
  • ¿Por qué pedía AD que le entregasen al asesino de Charlotte? Ahora sabemos lo unidas que estaban las dos hermanas. Y lo loca que esta Alex Drake, porque si de verdad cree que la vida de Spencer ha sido toda una maravilla, es que no ha contado con los años de acoso que ha sufrido.
  • ¿Quién mató a Jessica DiLaurentis? Fue su hermana, Mary Drake.
  • ¿Quién mató a Charlotte? Aunque no se ha descubierto en último episodio, sabemos que fue Mona.

Mona

¿Lo peor del capítulo? El final, final. ¿Era necesario repetir la misma escena? Esta serie no necesita cerrar el círculo de esa forma, la escena con las cuatro adolescentes imitando a las ‘liars’ ha sido totalmente innecesaria, y ni si quiera sirve como adelanto de un posible spin-off.

¿Lo mejor? Me vais a permitir que me quede con dos cosas, la primera de ellas, sin duda alguna, la actuación de Troian Bellisario en este último capítulo, donde lo ha hecho de diez metiéndose en la piel de su hermana gemela. Era creíble, pero sobre todo era fácil dejar de ver a Spencer y poder visualizar a Alex, veíamos en la pantalla a dos personas distintas. Y en segundo lugar, el que para mí va a ser el final de la serie: Mona. Un personaje que muchas veces queda relegado a un segundo plano, pero que ha brillado, se ha mostrado superior a A en muchas ocasiones, y nos ha demostrado que ella es la verdadera villana de Pretty Little Liars.

Con lo bueno y con lo malo, Pretty Little Liars ha llegado a su final, y yo siempre guardaré un buen recuerdo de ella, pese a sus incoherencias, sus situaciones increíbles y ridículas. Y como bien dice Emily, seguro que en unos años nosotros también nos preguntamos:

¿Por qué echamos tanto de menos a A?


Categorías: Opinión Etiquetas: ,

2 comentarios

  1. Manuel

    Los libros no son la gran cosa pero mantienen al menos cierta coherencia. Esta serie en cambio es la adaptación más penosa que he visto. La dejé de ver después de la 3ra temporada y aún no puedo creer que haya durado tanto tiempo.

    Vi el final por curiosidad y fue igual de absurdo y ridículo que todo lo que vi en su momento. Gemelas de gemelas, jajajaja apaga y vámonos.

    Felicidades a tod@s los que soportaron y se quedaron hasta el final.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »