Por qué adorar la cuarta temporada de Arrested Development

arrested-development

Aquel lejano 10 de Febrero de 2006 se emitía el que parecía iba a ser el último capítulo de Arrested Development. La serie con mayor número de gags por fotograma por segundo se despedía al no contar con una audiencia equiparable a su calidad. A pesar de tener a la crítica de su lado Arrested Development se despedía dejando en el aire una posible película que cerrase de manera completa la serie. Netflix, a la que deberíamos adorar y matar alguna cabra en su honor, decidió darle a Mitchell Hurwitz la oportunidad de reanudar la serie y hacer una temporada más antes de emitir esa hipotética película y no la ha desaprovechado. A lo largo de 15 capítulos nos ha recordado que Arrested Development es una de las mejores comedias que se han hecho nunca.

Mitchell Hurwitz y su equipo de guionistas se encontraba ante dos grandes obstáculos a la hora de planificar esta cuarta temporada. Contar con unos personajes solo superados por la calidad de los actores que los interpretan tiene una gran traba que no es otra que sus problemas de disponibilidad. Siete años después del último capítulo de Arrested muchos de sus actores han crecido, formado familias y sobre todo han desarrollado carreras. Cuadrar sus agendas para conseguir que todos ellos coincidieran era un objetivo un tanto utópico con lo que se decidió optar por otra vía: cada capítulo estaría centrado en un personaje de la familia. Este cambio de formato suponía una obligada reformulación de los personajes. Estar 20 minutos a la semana viendo cómo los miembros de la familia Bluth se reparten minutos en la pantalla no es lo mismo que pasar 35 minutos viendo las desventuras de uno de esos miembros con toda su excentricidad como fiel compañera de viaje. Al espectador clásico de la serie puede costarle un poco adaptarse a este nuevo ritmo pero tras cuatro o cinco capítulos es muy probable que haya aceptado las nuevas reglas del juego y pueda disfrutar de un Michael más patético, un Tobias más optimista, un Gob con menos escrúpulos o un George Michael más desatado entre otros. Los personajes han cambiado pero siguen siendo perfectamente reconocibles.

img21

El otro gran obstáculo era el paso del tiempo. Han pasado siete años desde que se emitió el último capítulo de la serie y los personajes también han vivido ese paso del tiempo. ¿Cómo conseguir recapitular todo lo que les ha ocurrido a los personajes evitando caer en flashbacks que solo sirvan de transición? Muy fácil, solo hay que hacer que el argumento de toda la serie se desarrolle a través de esos flashbacks (o flashforwards, según se mire) y por medio de numerosos saltos temporales. Si uno de los principales distintivos de la serie eran las constantes referencias a hechos sucedidos en el universo de la serie en esta cuarta temporada han decidido doblar la apuesta. El método utilizado puede recordar al de las primeras temporadas de HIMYM solo que si en el caso de la serie de Ted Mosby en un capítulo se nos adelantaba información que podía ser resuelta tras una o dos temporadas en Arrested puede ser resuelta al siguiente capítulo. Cada capítulo es como una pieza de un puzzle que terminaremos de completar una vez hayamos visto todos los capítulos. Por supuesto el visionado exige una actitud activa por parte del espectador pero esto no es algo que sea una sorpresa para el fan de la serie. Arrested Development siempre se caracterizó por ser la única sitcom que exigía un seguimiento semanal para poder ser disfrutada. Ese espíritu continúa en esta cuarta temporada.

Otro de los rasgos que ha hecho única a esta serie es la distancia irónica con la que trata a sus personajes. Algo que se suele repetir a la hora de desarrollar historias es que no se puede juzgar a los personajes que se construyen y que hay que aprender a quererlos. Hurwitz y cía decidieron hacer todo lo contrario, decisión que potencian en esta tanda de episodios. Algo que posiblemente llega a su súmmum cuando el propio Ron Howard, que es el narrador de la serie, entra en escena como un personaje más. Cuando Tobias Fünke pierde el control en el despacho del productor y comienza a zarandearle mientras grita “Has arruinado mi vida, Ron Howard”, el personaje interpretado por David Cross está resumiendo perfectamente la esencia de la serie. No recuerdo una sola historia que haya terminado de manera positiva para alguno de los personajes.

img37

Los escritores de la serie dan la sensación de estar de vuelta de todo. No es difícil encontrar chistes o gags que cuentan con que el seguidor de la serie maneje cierta información. De la misma manera que en la tercera temporada, cuando parecía más evidente que la serie iba a ser cancelada si no conseguía más audiencia, sus personajes organizaban una fiesta benéfica bajo el lema “Save the Bluth” la serie sigue contando con que el espectador tenga en su poder ciertos datos a la hora de sentarse a ver los capítulos. Poniendo un ejemplo que ilustra lo que quiero decir en una escena del cuarto capítulo Michael acude a la oficina de Ron Howard con el equipo que acaba de reclutar para producir la serie. El ascensor se queda atascado entre dos pisos y solo podemos ver las piernas de Ron Howard y escuchar su voz. Si a estas alturas sabemos que muchos de los actores tenían problemas para coincidir en plató el mismo día, al ver esta situación llegaremos a la conclusión de que esas piernas son las de cualquier otra persona y que Ron Howard esta simplemente añadiendo su voz en edición. Bien, pues en mitad de la conversación Ron Howard se agacha y deja ver su cara dándole un bofetón repleto de ingenio al espectador avezado. Otro ejemplo del respeto con el que tratan los guionistas de Arrested Development a sus espectadores.

Todos los argumentos que he utilizado a lo largo de este post a favor de la serie pueden ser fácilmente utilizados en su contra. La complejidad a la que puede llegar la serie no está hecha para todo tipo de espectador. Chistes como ver a Michael Cera creando la “Anti-Social Network” pueden no resultar tan efectivos cuando no se sabe que el actor rechazó el papel de Marc Zuckerberg que finalmente tanto éxito le supuso a Jesse Eisenberg. Arrested Development es una de las series más desobedientes jamás creadas: compleja para el espectador medio, demanda varios visionados para terminar de disfrutarla y no respeta ni a sus propios personajes. Prueba de todo ello son muchas de las críticas negativas que se han vertido a raíz de estos 15 capítulos. A pesar de ello Netflix parece que ha pedido una nueva temporada para su posterior emisión. No sabemos si finalmente sus responsables decidirán continuar con ella o preferirán esperar a darle un cierre con ese (cada vez menos) hipotético largometraje. Un servidor espera que opten por hacer cincuenta nuevas temporadas y veinte películas en las que poder seguir viendo a todos los miembros de la familia Bluth y a los Barry Zuckerkorn, Tony Wonder, Bob Loblaw y demás.

img45


Categorías: Opinión Etiquetas: , ,

11 comentarios

  1. Os llevo leyendo un tiempo, y como con todo a veces coincidiendo y otras no con lo que decís. Pero con esta entrada solo puedo asentir al 100%. La puñetera mejor sit-com que jamás se ha creado (con el permiso de Seinfeld) y una cuarta temporada que, si hubiera justicia, arrasaría en los próximos emmy.

  2. Gene Parmesan

    Muy, muy buena, aunque a mi me esta costando esta nueva dinámica de episodios, su calidad es altísima. Gran post por cierto.

    • Anglaice

      Esta temporada es muy buena pero las dos primeras son simplemente apoteósicas… Esto es comedia en estado puro. La tercera es un poco mas regular para mi gusto pero aun asi le da mil veltas a la mayoria de las sitcoms actuales. Altamente recomendable!!

  3. otrew

    los primero capitulo no me convencieron mucho, por eso de ir por separado con los personajes, pero despues cuando todo comienza a conectar y la informacion se va develando de a poco hace en conjunto una temporada escrita con demasiada maestria , simplemente genial, esperando la siguiente temporada para ver que le depara el futuro a los bluth

  4. Andy

    Buenísima, pero hay que estar muy al loro, a mi hasta el tercer o cuarto episodio se me hizo un poco lío. Necesito una quinta temporada de Arrested Development, y ya puestos a pedir, un spin-off de Tobías Onyango Fünke, el mejor.
    Por cierto, me habría gustado comprarme esta serie en DVD, pero es imposible. Creo que ni existe la edición española, pero es que las demás ediciones europeas no vienen con subtítulos en castellano (a veces los italianos se estiran y los incorporan). La versión USA sí los lleva, pero la región es incompatible con mi reproductor…

    • Anónimo

      La primera temporada sí tiene versión española. Por desgracia las otras dos no y dudo que esta cuarta nos llegue…

  5. tROLL

    hello darkness, my old friend
    Esta temporada le juego muy en contra el nuevo formato que eligieron
    aun asi creo que esta temporada fue mejor que la tercera, pero no están ni cerca de lo grandioso que fueron las primeras 2 temporadas.
    espero con ansias la 5ta temporada

  6. El Beto

    Mi favorita es Seinfeld, luego Arrested Development, luego Community, luego The Office USA y luego HIMYM.

    Grandiosa 4° temporada, me suscribí a Netflix usando el mes gratis, y el mismo domingo 26 de mayo terminé toda la temporada.

  7. Vanterrible

    Quiero verla pero no la encuentro
    Algun buen samaritano que me proporcione donde encontrarla o verla online con subtitulos…

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »