Pilotos de verano: The Strain

ts

The Strain, la trilogía de best sellers de Guillermo del Toro y Chuck Hogan, devuelve al vampiro al lugar de donde salió, el mundo de los monstruos. Nada de Ken Diamantes en el instituto, nada de hermanos guapisísimos peleándose por la chica mona, nada de bebedores de sangre anhelando la mortalidad humana, nada de vampiros sureños con gusto por vagina de hada, nada. Aquí nos enfrentamos a un monstruo más cercano a los Reapers de Blade II o a los vampiros de 30 días de oscuridad. Se acerca también a la vertiente más científica del mito, como en Soy leyenda e incluso podría hermanarse con los gusanos parásitos de Slither, el fálico aguijón de Rabid o el camuflaje humano de Mimic, otra de las películas de del Toro. ¿Hablamos pues de los que nos ofrece The Strain?

En un principio, nada nuevo en el horizonte. Y a la vez, todo. Porque… ¿cuántas veces hemos visto a un viejo misterioso con sombrero que acaba siendo, oh, sorpresa, un cazador de vampiros? Y a la vez, ¿cuánto hace que los vampiros no dan ningún miedo? Debo decir que estoy leyendo el primero de los libros y aunque ya he podido observar alguna de las pequeñas diferencias, intentaré separar ambos mundos y no mencionar los libros aquí. Pero empecemos por el principio. Night zero nos presenta a un avión que aterriza en Nueva York desde Berlín con todos sus pasajeros muertos, excepto cuatro. Eph Goodweather (Corey Stoll de House of cards con un peluquín que ha dado mucho que hablar), un típico genio en su trabajo de epidemiólogo del CDC pero un desastre en su vida privada y su equipo, formado por Samsagaz Sean Austin como Jim, y Mía Maestro como Nora Martinez, compañera de algo más que traje hermético, deberán averiguar qué o quién ha causado todas ésas muertes.

ts

A partir de aquí vemos un ataúd gigante lleno de tierra que nadie asocia con Drácula, un forense que no se protege de un agente biológico desconocido para hacer autopsias (y así le va), malos riquísimos que forman parte de una corporación con nombre poco halagüeño (Stoneheart) que miran por la ventana (sin que se les escape un maléfico muahahá), un hombre que sigue los ruidos que sólo él oye (y así le va), y a un investigador que ha prometido esclarecer la verdad y da la espalda al único hombre que parece tener las respuestas. Hasta aquí los clichés. Comentario a parte merece el controlador aéreo que abandona su puesto de trabajo para observar, vaya, qué grandes son los aviones y la fardada de Eph sobre la transmisión de enfermedades.

setrakian

¿Qué nos ofrece, entonces, The Strain? Pues todos ésos tópicos de serie B bajo la fotografía única de del Toro más unos monstruos que prometen no tener piedad. Y un misterio que descubrir, claro. Porque de algún lugar tienen que salir ésos gusanos. En resumen, un buena serie de horror clásica, heredera del folklore europeo clásico sobre el vampirismo, aplicando toques de ciencia ficción.

Y es que Guillermo del Toro es ése especialista en contarnos las viejas historias del mundo, retorcerlas y ser capaz de sorprendernos de nuevo con ellas. Todo lo suyo está recubierto de una pátina mágica y fantástica. Aquí dirige un primer capítulo repleto de personajes y cambios de escenarios. Quizá ésta primera hora sufre de ello, queriendo abarcar demasiado y sin tiempo para conocer más que destellos de los personajes. Aún así la ambientación y el diseño están cuidados al detalle y el momento del ataque y posterior destrucción craneal es digno de mención.

bram

En definitiva, sangre, gusanos, monstruos, vampiros, virus, nazis, eclipses y muuuuuuucho misterio para uno de los veranos más calurosos que recuerdo. No será la mejor serie del año, pero desde luego, y viendo como está el panorama vampírico, no pienso perdérmela. ¿Y vosotros?

  • Lo peor: Trabajamos para el CDC pero no nos protegemos haciendo autopsias ni nos preocupamos ni protegemos ante un cajón lleno de tierra de dios sabe dónde. Demasiada presentación de personajes.
  • Lo mejor: Ambientación. Monstruos a la antigua. Universo del Toro.

 


Categorías: Opinión The Strain Etiquetas: , , ,

11 comentarios

  1. NICOLAS

    una pregunta en que momentos aperasen los nazis ??(pregunto porque a vi online y estaba muy mal traducida)

  2. una pregunta en que momento aparecen los nazis (porque la vi online y estaba muy mal traducida, y se me puede haber pasado ese detalle)

    • Ramsay-Never-Snow

      No aparecen. Lo único relacionado de momento es el tatuaje de Setrakian cuando le encarcelan.

  3. Anónimo

    Me gustó pese a algunos desaciertos propios del género. Regusto a los Gremlims con esa tienda de empeños y a Indiana Jones con ese ataúd, a ‘Más allá de los límites de la realidad’ o similares (‘Misterios de la Cripta…’) en la voz del comienzo y final, además de todo lo que se dice en la estupenda reseña Meritxell Miret.
    Los dos estrenos que me parecieron entretenidos: The Strain y Extant. A ver si mantienen el tono 😉

  4. Alvaro1618

    Ok, la estaba viendo feliz de la vida, pasando por alto una que otra cosa, hasta la escena de la van con el ataúd. Como es que ni el chico swat ni el gordito vieron desde afuera que el latino llevaba un ataúd?? Era muy obvio!! Nosotros podíamos verlo!! Desde la camara de afuera! Dios mio!!! Que nos están tratando de vender?????

    • creo que el swat no esta enterado de la historia del ataúd, y con el gordito creo que dan a entender que está metido en el ajo, por la reacción al ver la tarjeta

  5. sofi

    Meritxell Miret yo no soy mucho de series de vampiros, pero me has vendido tan pero tan bien esta serie, con tu ingeniosa review, que apenas tenga una tiempo libre, la veré sin dudar.

  6. Faraday

    Como ya se ha dicho, nada nuevo, pero seguiré viendo la serie al menos por ahora.
    Primer capitulo y tenemos un misterio en un avión. Soy yo o parece un guiño a Fringe? Incluso el encargado se llama Bishop.

  7. Maiki

    A primera vista me pareció un refrito de Resident Evil y Blade por fascículo. El capitulo me dejo un sabor agridulce porque hubo cosas que no me convencieron, personajes que no me llenan, el bicho bajo la sabana que se mueve como un calamar, el abuso de cliches y conversaciones muy de hollywood me empalaga y escenas forzadas como el de la niña no ayudan. No obstante le dare una oportunidad a ver como evoluciona.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »