Pilotos de otoño: The Wrong Mans

the-wrong-mans

You know that what danger doesn’t do is call ahead… unless it’s the IRA.

Quedaría muy bien si dijera que no me pierdo ni una de las series que se estrenan en el Reino Unido, que me gusta su estilo particular, el acento refinado de sus protagonistas y sus temporadas de pocos episodios. Quedaría fantástico, también, si dijera que he seguido la carrera de James Corden y Matthew Baynton, dos actores famosos (sobre todo Corden) en el Reino Unido, de ahí que supiera con meses de antelación que estaban preparando el estreno de The Wrong Mans. Y quedaría como un campeón si ahora, vistos los tres primeros episodios de la serie, confirmara que soy un sabueso para las buenas series y dijera que esta comedia con toques dramáticos (o drama con toques cómicos, aún no lo sé), es uno de los estrenos más recomendables del mes de otoño. Pero estaría mintiendo. Estaría mintiendo porque lo único que conocía del primer episodio de The Wrong Mans antes de verlo era esta frase de aquí arriba, que había leído en un artículo sobre… ya ni me acuerdo. Pero qué más da: os la recomiendo.

The Wrong Mans es, ante todo, una serie original. No en su punto de partida, que podría ser el de cualquier thriller de medio pelo, sino en su puesta en escena. La serie de BBC Two echa a andar con resaca, que es la que tiene su protagonista Sam Pinkett (Matthew Baynton) después de una noche en la que ha hecho todo lo que rechaza el manual de las buenas fiestas: beber demasiado, protagonizar escenas lamentables y llamar a tu ex novia. Sus divertidísimos tres primeros minutos nos hacen creer que estamos ante una comedia de clásico humor british, con sus buenas dosis de sarcamo en inyecciones de inexpresividad, pero pronto empezamos a notar algo raro, aunque en un principio no identificamos, en su ambientación. Y es que, inmediatamente después de la fiesta, con el mono de la resaca golpeando con insistencia sus parietales, Sam sale a la calle para contemplar un accidente de automóvil que le deja como regalo sorpresa un teléfono móvil. Dice el tópico que un teléfono perdido en medio de la calle es un teléfono a punto de sonar. Así que Sam lo coge, escucha cómo un hombre le invita a traer una cantidad ingente de dinero a cambio de la vida de su esposa (aunque él no está casado) y así arranca la aventura más absurda de su cada vez más lamentable existencia: salvar la vida de una desconocida.

A esa aventura no tardará en unirse Phil Bourne (James Corden), el contrapunto expresivo (Sam es demasiado serio) y romántico de la historia. Bourne es un loser que trabaja haciendo fotocopias en la empresa en la que Sam ejerce de publicista y que cumple con el estereotipo de treintañero friki: vive en casa de sus padres, va loco por tener un amigo, consume porno a raudales (si “debajo del colchón” hablara…) y es capaz de recitar de memoria los diálogos de sus películas de acción favoritas. De hecho, su apellido (Bourne) no es nada casual, como tampoco lo es el hitchcockiano título de la serie, ni varios guiños a clásicos como Karate Kid o El Club de la Lucha. Corden es el creador de la sitcom Gavin & Stacey con la que ganó el BAFTA como mejor actor de comedia, y su experiencia y talento en el género se nota en esta serie. Sam tiene puntos muy buenos, casi siempre por lo que dice más que por lo que hace, pero Phil es un tipo cómico en sí mismo, sin necesidad de grandes gags. Por cierto, Corden y Baynton son los creadores de The Wrong Mans.

the-wrong-mans-1

El porcentaje de drama y comedia no se reparte al 50% (si tuviera que decir: comedia 70%, drama 30%), pero parece claro después de ver los tres primeros episodios que el peso dramático recaerá casi íntegramente en la figura de Lizzie Green (Sarah Solemani), la nueva directora de la empresa y ex pareja de Sam. Dudo que la serie vaya a apostar más de lo que ya lo hace por su vertiente más formal, pero de ser así seguramente será tirando del hilo de esa relación, ya que Lizzie no acaba de pasar página y, para Sam, su ex novia sigue siendo su kryptonita. Por supuesto, la trama del secuestro es el epicentro de la acción, pero ahí son Phil y Sam los que van al volante, lo que significa que las porciones de risas y situaciones absurdas son abundantes. Al fin y al cabo, son héroes por accidente y todas las situaciones de tensión les quedan extremadamente grandes.

No tardamos en llegar a la conclusión de que The Wrong Mans se pone el disfraz de la seriedad para reírse con más ganas aún de las situaciones dramáticas. Sí, ese es el gran qué de este híbrido, que las risas nacen en momentos en los que deberíamos tener otros sentimientos, como la confusión o el miedo. The Wrong Mans quiere troncharse en la cara del peligro. Y para ello, es imprescindible que el peligro sea tan real como el de cualquier thriller. Como dicen en The Daily Mirror: “imagínate 24 escrita como una sitcom con Corden en el papel de Kiefer Sutherland”. Pues eso es The Wrong Mans. Y yo os la recomiendo.

Puntos a favor: el trabajo del dúo protagonista, el tono trascendental que intenta aplicar Phil a cada escena, las referencias a películas o series, la disparatada reunión del capítulo 2 (?) y su desconcertante condición de híbrido.

Puntos en contra: su duración, ya que creo que funcionaría mejor con capítulos de 42 minutos (son de 30); el escaso desarrollo del personaje de Lizzie y que no se libra de algunos tópicos del género.


Categorías: Sin categoría

2 comentarios

  1. Alvaro1618

    Solo vi el primer cap, pero ya tengo descargados y listos para ver los siguientes. Me recuerda un poco a utopia de la temp pasada, pero con un toque mas humorístico, y se ve mas seria, o mas bien, mejor constituida. Sin duda vale la pena tenerla en cuenta.

  2. […] en el momento menos oportuno cuando sonó aquel teléfono. Lo que sucedió después, que es toda la primera temporada de The Wrong Mans, no es más que la historia de dos pardillos (el propio Sam y su amigo Phil -James Corden-) […]

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »