Pilotos de otoño: The Secret Circle

The Secret Circle

The CW, cadena con serios problemas de audiencia en la actualidad, ha estrenado esta temporada The Secret Circle, basada en las novelas de L. J. Smith, autora de The Vampire Diaries. Ni es la primera serie sobre magia ni supone un estreno a la altura de las grandes, pero trata algunos aspectos con cierta originalidad y nos presenta una trama de misterio interesante, aunque eso sí, sin perder de vista los tintes adolescentes presentes en casi todas las series de la cadena. Así que ya sabes, si quieres formar parte de nuestro círculo secreto, haznos una visita…

Con el análisis del piloto de The Secret Circle se presenta nuestro nuevo colaborador: Javier Martín. En los próximos días tendréis más noticias de él. ¡Bienvenido!

The Secret Circle nos transporta a Chance Harbor, un pequeño pueblo de Washington, aparentemente tranquilo, al que se muda nuestra protagonista, la adolescente Cassie Blake. El propio piloto ya se encarga de mostrarnos en su primera escena el motivo de ese cambio de aires, y es que la madre de Cassie, Amelia Blake, muere en un incendio doméstico, con lo cual la protagonista, cuyo padre ya falleció hace 16 años, no tiene más remedio que mudarse a casa de su abuela materna en Chance Harbor. Ahora bien, lo que no sabe Cassie (y nosotros sí), es que la muerte de su madre no fue un accidente, sino que el incendio fue provocado por un hombre desconocido… con magia.

Ya en su nuevo hogar, nuestra protagonista ocupa la antigua habitación de su madre, sirviendo sus comienzos en el instituto para presentarnos al resto de personajes principales que nos acompañarán en la serie: la caprichosa Faye Chamberlain, su fiel compañera Melissa, la responsable Diana Meade y su novio Adam Conant, y el rebelde Nick Armstrong. Y en el casting adulto tenemos a Dawn Chamberlain, madre de Faye y directora del instituto, a Ethan Conant, padre de Adam y dueño del bar del puerto, y a Charles Meade, el padre de Diana, cuya primera aparición en Chance Harbor nos confirma que él es quien asesinó recientemente a la madre de Cassie.

Aunque lo desconoce, la protagonista procede de un linaje muy antiguo de brujos, y por ello el resto de jóvenes, que también lo son, se plantean la forma de contarle a Cassie toda la verdad, existiendo opiniones enfrentadas en ese sentido: unos quieren ir poco a poco para que no se asuste, y Faye prefiere incendiar el coche de la protagonista para ponerla a prueba, según ella sin mala intención.

La razón por la cual Cassie es tan importante para el resto de jóvenes es que su presencia, como miembro de la familia Blake de su generación, les permite cerrar el círculo que da título a la serie, y que supone una unión mágica que les otorgará un mayor poder, lo cual, junto con las crecientes sospechas de la protagonista, impulsa a Diana a llevar a Cassie a la casa abandonada que utiliza el grupo como lugar de reunión, donde le revelan que todos ellos son brujos. Según le explican sus compañeros, existen seis familias de brujos en Chance Harbor, y cada uno de ellos (Cassie, Faye, Melissa, Diana, Adam y Nick) procede de una de esas familias, aunque para lograr un mayor poder y, sobre todo, un mayor control sobre él, es necesario que cierren el círculo, lo que requiere la participación de un brujo procedente de cada una de las seis familias. Aunque deben mantenerlo todo en secreto para no llamar la atención de sus padres. Como era de prever, Cassie no les cree y huye asustada, saliendo Adam tras ella. Y es en ese encuentro en el bosque entre Cassie y Adam cuando se produce el momento “crepúsculo” del capítulo, en el que Adam le muestra que realmente son brujos, logrando ambos, mágicamente, elevar en el aire miles de gotas de rocío a su alrededor, lo que confirma el triangulo amoroso de la serie, ya que Adam, aunque sale con Diana, se siente atraído desde el primer momento por la protagonista. Una circunstancia que ya advierte el padre de Adam a Cassie, al decirle que el destino de ambos es estar juntos. Se avecina por tanto el típico amor imposible, principal reclamo de muchas series, y que quizá aparece un poco forzado en este primer capítulo.

Por otro lado, en el puerto Diana consigue encontrar a Cassie, y le explica que la razón por la que cada uno perdió a uno de sus progenitores hace 16 años (salvo Nick que perdió a los dos) es que hubo un accidente relacionado con el anterior círculo, que estaba formado por todos los padres de los protagonistas, incluidos los de Cassie. Al mismo tiempo, a pocos metros donde conversan, Faye provoca con magia una gran tormenta que sólo consigue detener la protagonista en el último momento, lo que le sirve para tomar conciencia de que es una bruja, tal y como confirma al encontrar el libro de hechizos de su madre al llegar a casa, con mensaje póstumo incluido que previsiblemente conoceremos más adelante.

Y como colofón a este episodio piloto tenemos la escena en la que conversan la madre de Faye y el padre de Diana, en la que se da a entender que la muerte de la madre de Cassie sólo fue un medio para impulsar a los jóvenes a cerrar el círculo, para así sacar ellos algún tipo de beneficio. De modo que estos dos personajes se configuran, de momento, como los malos de la serie. Otro misterio a resolver que se antoja bastante interesante.

Y así ha sido el episodio piloto de The Secret Circle. Una serie con tintes adolescentes, triangulo amoroso incluido, que trata el tema de la magia con originalidad y sin el efectismo de otras series, y que plantea varios misterios que son los que realmente animan a seguir viendo los siguientes capítulos. Aunque es inevitable pensar en series como Embrujadas, The Secret Circle parece alejarse de ese esquema tan familiar y aniñado (e incluso incoherente a veces), asentando el núcleo de su argumento en el pasado, presente y futuro del círculo, lo que aporta esa dosis de oscuridad y secretismo que tan bien le sienta a la serie.


Categorías: Opinión Etiquetas: ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »