Pilotos de otoño: Last Resort

Desde hace unos días, como ocurre últimamente con los pilotos, circula por ahí la versión web del piloto de Last Resort. Este nuevo proyecto del creador de The Shield podría ser el evento high concept de la temporada si no hubiera sido enterrado por espectacularidad y morbo por Revolution. La serie en EEUU ha tenido una valoración más bien positiva por parte de la crítica, pero con bastantes nubes sobre su futuro. Dado que es una serie que se apoya en conspiraciones políticas no he podido resistirme a ofrecerme para diseccionar el piloto. Además, el recuerdo de La caza del Octubre Rojo y de Marea Roja, películas que adoro, me provoca aún más interés y me hace ser más exigente con lo que espero de ella.

  • Título: Last Resort
  • Género: Drama
  • Cadena: ABC
  • Fecha de estreno: 27 de septiembre
  • Creador: Shawn Ryan

Como he dicho, Last Resort es una serie que se apoya en un concepto potente: un submarino que se niega a lanzar un ataque con cabezas nucleares contra Pakistán, se declara en rebeldía y, a partir de ahí tiene que buscarse las castañas para primero sobrevivir, y luego, demostrar su inocencia. Dado que las series no suelen potenciar la figura de desertores ni de insurgentes contra el gobierno de EEUU,  lo lógico es esperar que se trate de una conspiración. A mi, realmente lo que me atrajo de la serie, a parte de la magnitud del fugitivo (en este caso todo un submarino) es el hecho de que se refugien en una isla. Dado que hablamos de un territorio defendible, y con capacidad nuclear (en el mundo apenas llegan a la decena, más o menos las potencias nucleares) supone un enfoque nuevo a las series de fugitivos: no hay persecución, sino asedio. El piloto tiene varios puntos de originalidad que, vete a saber por qué no ha generado tanto hype, y quizás esto haya sido para bien.

La serie parte de una situación apoyada en dos ejes: un clima prebélico con Pakistán y una fuerte inestabilidad política en EEUU que implica a ejército y Gobierno. En este escenario el USS Colorado recibe por un canal secundario las claves para realizar un ataque nuclear contra Pakistán. Las dudas que genera el canal de comunicación elegido hacen que el capitán Chaplin, no sin provocar un ligero enfrentamiento entre la tripulación,  solicite confirmación, motivo por el cual es destituido. Su aguerrido Jefe de operaciones que le releva, antes de recibir la confirmación formal es atacado por el propio ejército de los EEUU, que dice que han sido los pakistaníes.  Ante esa situación, y dado la necesidad de protegerse, se instalan en una isla de lo que suponemos es Indonesia (más o menos)  y allí lanza un ataque nuclear disuasorio contra EEUU y declara su inocencia.

Encontramos a la tripulación (o al menos a la parte feliz de la tripulación que adora a su capitán) en un dilema ante lo atípico de la petición. Sin embargo, y aquí tengo la primera sombra seria del episodio, es que despachan la duda de no lanzar los misiles muy rápido… teniendo en cuenta que una situación relativamente parecida generaba todo un conflicto en Marea Roja, que rompe a la tripulación. Tratándose de personas entrenadas para obedecer ciegamente y confiando en su mando central, tendrían que haber sufrido un poco más antes de rebelarse.  Aquí rechistan dos y despistados, y tampoco demasiado. Por otro lado, tampoco es que se anden con chiquitas los “conspiradores” y atacan al submarino en cuanto notan la más mínima duda. No es que eso esté mal, pero parece que tienen mucha prisa por llegar  a la situación de la isla, y yo no estoy seguro de que esto sea bueno para la serie.

La rebeldía del capitán Chaplin provoca una pequeña ruptura entre lo que parece una facción muy pequeña de la tripulación y los Seals, contra el resto del submarino que deserta alegremente sin pensar que no volverán a su casa nunca, o lo harán con los pies por delante. En cualquier caso se prevé conflictos  más o menos abiertos entre los leales al gobierno y la tripulación 

La conspiración, o lo poco que sabemos de ella tiene dos puntos de contacto: el propio ataque del/al submarino y, muy posiblemente, la misión de la que vuelve el equipo de Seals y que será uno de los misterios a desentrañar. Todo esto sucede en un momento de tensión entre el ejército de los EEUU y el Gobierno y entre los propios EEUU y Pakistán. Aunque todo apunta a una posible justificación para un ataque contra Pakistán (siguiendo la tradición estadounidense de declarar guerras tras hundimientos dudosos de sus barcos), hay dudas para que el tema de vueltas unos pocos capítulos. A esto se suma una lobista que parece haber encontrado flecos en la versión oficial, un padre preocupado a la par que almirante y alguien muy preocupado por ir eliminando pistas y mantener la versión oficial, lo que suponemos acabará por hilvanar la conspiración militar con la política.

El último punto de intriga es la isla… pero no echéis la mano al “estirando el chicle de Lost” la isla está habitada y tampoco parece tener nada de especial salvo que un mafioso (o así lo parece por la actitud) le pondrá las cosas complicadas a los chicos del USS Colorado. Por lo visto en este piloto, los malos, que parecen bastante malos, van a hacer migas con los Seals…. A todo esto, me pregunto sobre de quién sería la isla antes y que digo yo que algo tendría que decir a esta invasión de libro, aunque sea protestar enérgicamente. La isla meterá, previsiblemente, los apuros necesarios para que no se resuelvva el tema de la conspiración demasiado rápido.

Vista la dosis de misterio, que parece el punto más fuerte de la serie, vamos a lo más flojo: los personajes. Salvo unos pocos personajes, la mayoría son planos, y provocan entre indiferencia y risa por el estereotipo que intentan defender de manera fallida: la hispana dura, la niña de papa que se busca su camino, el almirante leal a su país y a sus principios, el segundo al mando eficiente o la esposa devota entre otros. Este coro tiene que arropar a lo único que me parece tener algo donde agarrar: el capitán Chaplin y la contratista Kyle Sinclair. Y digo esto no porque estén ni medianamente bien construidos, sino porque tienen algo de carisma (en parte por sus interpretes por diferentes razones) y parece que saben dónde van y lo que hacen. Esto es así incluso con el anticlímax que supone que el capítulo no acabe con su único gran momento, el discurso del capitán.  El resto, pues eso, parecen andar por ahí esperando turno. Incluso el protagonista (digo esto por el cartel promocional más que nada) Sam Kendall es un personaje flojo que parece estar entre muerto de risa todo el rato y sin enterarse mucho de lo que pasa.

Los malos, tres cuartos de lo mismo. Entre los que no sabemos qué hacen (los Seals, especialmente, aunque parecen tener algún conflicto de conciencia) el Master Chief Prosser (¿alguien sabe qué hace un Master Chief?) solo parece ir por ahí lloriqueando algo de no cumplir órdenes. Por último Julian Serrat (¡vaya apellido!) simplemente, pues eso, irá a mangonear en la isla, lo que no parece que nos vaya a deparar grandes momentos.

Esta falta de personajes en la serie hace que la implicación que podamos sentir con la trama se vea muy reducida. El conflicto de obedecer o no, de por qué tomar cada una de las decisiones, podría dar mucha más enjundia a la serie (a mi parecer, por ejemplo, las mejores temporadas de 24 son aquellas en las que existe un mínimo de conflicto moral para sus personajes, cosa que aquí no se adivina).

La serie tiene una premisa prometedora, una no mala presentación de efectos especiales, buena ambientación y viene en un año flojo de estrenos. Sin embargo, la falta de desarrollo de personajes del piloto, la velocidad con la que se ha planteado el escenario que parece fijo de la serie y el equilibrio de fuerza de la conspiración (el Colorado puede hacer mucha presión con 17 cabezas nucleares) dan que pensar que la serie puede no aguantar mucho

  • Lo mejor: La posible conspiración, los efectos especiales, Andre Braugher y Autumn Reeser
  • Lo peor: los personajes, la dirección del piloto, y que parece tener poco desarrollo posible


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »