Pilotos de otoño: Homeland

Continuamos nuestro repaso a los pilotos de otoño con una serie que (por ahora) parece estar haciendo menos ruido del que debería. Nos referimos a Homeland, cuyo episodio piloto ya fue publicado hace un par de semanas gracias a la web de Showtime, pero que se estrenó de manera oficial el pasado domingo. Descrita desde el momento de su presentación como un “thriller psicológico”, la serie tiene toda la pinta de convertirse en uno de los mejores estrenos de esta temporada. Al menos, el episodio piloto promete. ¿Le echamos un vistazo?

Homeland está basada en una serie israelí titulada “Prisoners of War”. Aparte de contar en su reparto con algunos nombres muy interesantes, su punto de partida es muy atractivo. Si a eso le sumamos una ambientación cuidada y un ritmo muy acertado, el resultado es un episodio piloto que nos deja un buen sabor de boca. Vamos a verlo más despacio:

La serie comienza con un flashback en el que conocemos a Carrie Mathison (Claire Danes – Romeo + Juliet), una oficial de operaciones de la CIA que está llevando a cabo una operación no autorizada en Irak. Como consecuencia de ello, es reasignada y trasladada a Langley, Virginia, no sin antes recibir un chivatazo de lo más jugoso por parte de un preso iraquí: uno de los soldados americanos apresados por Al-Qaeda ha traicionado a su patria y se ha pasado al otro bando. Por ese motivo, la reaparición repentina del sargento Nicholas Brody (Damian Lewis – Band of Brothers) tras ocho años de secuestro por parte del grupo islamista despierta la atención de la agente: ¿es posible que Brody sea el traidor del que le habló su informante?

Acertadamente, el episodio introductorio gira en torno a dos focos principales: la investigación poco ortodoxa llevada a cabo por Carrie y el impacto a nivel personal que supone el regreso de Nicholas tanto para él como para su familia. Comencemos por este último.

La familia del sargento Brody está, como cabría esperar, bastante desestructurada. Por un lado encontramos a los hijos, que por ahora no pasan del prototipo: la hija es una adolescente en edad rebelde y el niño era tan pequeño cuando desapareció su padre que apenas si le recuerda (de hecho, podríamos intercambiarlos con el hijo mayor y la niña pequeña de la familia de Terra Nova, y no nos daríamos ni cuenta). Por otra parte, y con mucho más interés, está Jessica, la mujer de Brody, interpretada por Morena Baccarin (sí, hasta V tenía sus cosas buenas). Evidentemente, el cuadro familiar está marcado por la ausencia del padre. Hay que tener en cuenta que, por duro que suene, una desaparición no es lo mismo que una muerte. Al menos esta última da un cierre, un punto y final a partir del cual se puede volver a empezar. Una desaparición, sin embargo, no ofrece este consuelo, sino que prolonga, día tras día, el desconcierto y la duda. ¿Mantenerse aferrado a la esperanza, o darse por vencido y empezar de nuevo?

Es en este punto en el que encontramos a Jessica, que, tras ocho largos años de ausencia, parece haber hallado el consuelo en Mike Faber, el mejor amigo de su marido, y con el que está a punto de iniciar una vida en común (un poco tópico, sí, pero entra dentro de lo probable). Al enterarse de la llegada de su marido, decide ocultarle su relación con Mike y aparentar que no ha ocurrido nada. Aunque lo ideal hubiera sido que Jessica se sincerara con Nicholas, hay que reconocer que su actitud no es reprochable: ocho años de espera son muchos años, y no se le puede acusar injustamente. Al menos es mi opinión; la de la moral americana probablemente sea otra.

En cualquier caso, la tensión que envuelve al triángulo amoroso no tardará en estallar: Nicholas ya se ha dado cuenta de que la relación que existe entre su mujer y su mejor amigo, y será cuestión de tiempo que lo revele. Aunque, sinceramente, tiene otros problemas en la cabeza de los que preocuparse…

Como decíamos al principio, Carrie Mathison no se fía para nada de Brody. Al perder el apoyo de su jefe, David Estes (entre otras cosas, Brody ahora es un héroe de guerra, y con eso no se juega…), Carrie decide recurrir a su mentor, Saul Berenson (Mandy Patinkin, al que hemos visto, entre otras, en Criminal Minds y Dead Like Me). A pesar de que en un primer momento no comparten el mismo punto de vista sobre la manera en la que hacer las cosas (digamos que la línea que separa lo legal de lo ilegal es muy fina para Carrie), ambos terminarán entendiéndose. La revelación, hacia el final del episodio, de que Michael, efectivamente, está enviando mensajes secretos a alguien les hará superar sus diferencias. Personalmente, estoy deseando ver cómo llevan a cabo la investigación estos dos.

Aprovechándose de la complejidad de los dos personajes principales, el episodio ha sabido cómo jugar al despiste con el espectador. Por un lado, estaba claro que Carrie tenía un buen argumento, y que en ciertos aspectos Brody no parecía trigo limpio. Pero también nos han dado muchos detalles que servían para desacreditar la credibilidad de la investigadora, comenzando por sus ansias de encontrar un cabeza de turco con el que demostrar que su traslado había sido injusto, y terminando por sus problemas psicológicos. Carrie rompe con los esquemas del “bueno” prototípico, y eso me gusta.

Lo mismo ocurre con Brody: sabemos que es un traidor y que asesinó a Walker, el compañero que fue capturado con él. Pero a la vez podemos ver en sus gestos y en sus cicatrices que el camino que ha recorrido no ha sido precisamente de pétalos de rosa. Es más, incluso después de su liberación, el infierno continúa: regresa a un hogar en el que todo le resulta extraño y, de confirmarse lo que nos han indicado en el episodio, vuelve con la misión de traicionar a su país. Ahí es nada…

En definitiva, Homeland ha entrado con una buena carta de presentación. Introduce temas interesantes (política, intriga, relaciones personales, principios morales…) e interpretaciones más que correctas. Por ahora lo que más me ha llamado la atención ha sido su capacidad para jugar con el espectador y hacer que se replantee una y otra vez sus opiniones. Me gusta… A mí me ha convencido. ¿Qué os ha parecido a vosotros?


Categorías: Homeland Opinión Etiquetas: , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »