Pilotos de otoño: Brooklyn Nine-Nine

Brooklyn Nine-Nine

Brooklyn Nine-Nine tiene una cosa muy buena y otra no tan buena. Nos gusta, es bueno: que es como Parks and Recreation. Y lo malo: es como Parks and Recreation. Compartir creador y estilo (un estilo que funciona muy bien) se nos descubre, a los pocos minutos de su capítulo piloto, como una arriesgada arma de doble filo, porque es más de lo mismo, dicho mal y pronto. Afortunadamente, nos encanta, adoramos, nos fascina su referente: Parks es la comedia más mejor que tenemos en parrilla. Y, al encontrarnos con una copia casi idéntica, no sabemos pensar si el “autoplagio” daña o beneficia a la serie que, con todo, es un divertidísimo estreno al que todo el mundo debería echar el ojo.

Brooklyn Nine-Nine nos habla de una comisaría llena de inmaduros, cafres y personajes extravagantes. La llegada de un nuevo capitán al edificio, que es serio y disciplinario, le pone las cosas difíciles al eficiente pero vago poli estrella del lugar. Lo que nos interesa a nosotros y a los mismos responsables de la serie es la relación entre ellos, su interacción y sus paridas, y por eso los casos policiales que vertebrarán los episodios están tratados con semejante desgana y pasotismo; son excusas, pequeñas tonterías resueltas con un tachón de boli, y es bueno porque no nos importa un carajo que así lo hagan. De hecho, nos gusta; lo importante es todo lo demás. Y todo lo demás… de eso hablamos ahora.

Es fácil divagar, teorizar, y no me saco de la cabeza que Brooklyn Nine-Nine es el spin-off no oficial, frustrado, de Parks and Recreation; Jake Peralta, el personaje de Andy Samberg, carismático payaso que lleva el timón de todo esto, parece ese álter ego de Andy Dwyer, el incompetente agente del FBI Bert Macklin, con el que fantasea de vez en vez en la serie de Leslie Knope. Igualmente, la detective Rosa Díaz (Stephanie Beatriz) tiene mucho de April, Charles Boyle (Joe Lo Truglio) es lo que saldría después de una improbable copulación entre Jerry y Tom y el tremendo André Braugher es una versión más comedida, morenita y agresiva de Ron Swanson. Estamos ante personajes con perfiles que nos son extrañamente conocidos, una especie de copias. Hablamos de marcas blancas, y nos preguntamos: ¿por qué? ¿qué pasa aquí? Es un tanto extraño.

Brooklyn Nine-Nine

Brooklyn Nine-Nine nace bajo la sombra de su madre espiritual, y creo que lo importante es que le demos tiempo de conocerse a sí misma. Este punto de vista suena muy budista y let it flow, pero es mucha verdad: una comedia policial como esta puede dar mucho de sí. Y, en tres capítulos emitidos, nos ha hecho reír mucho.

A medio camino entre Loca Academia de Polícia, la británica Arma Fatal (Hot Fuzz) o Arma Letal, por eso de las buddy movies, Brooklyn tiene esas dos claves: la rutina de unos policías con punto chorra y el unir dos personajes que chocan, que es un método que funciona siempre. Viejo método, pero efectivo a más no poder: la seriedad del maduro y el cachondeo del joven son dos extremos que pueden dar pie a momentos buenísimos.

A día de hoy, en Brooklyn Nine-Nine, tenemos actores buenos, guiones buenos y situaciones buenas. Dejándola crecer, como hicimos con Parks (que le costó temporada y media ganar su sitio), seguramente nos encontremos con lo ya bueno convertido en mucho mejor. Estemos seguros de ello.

  • Lo mejor: la relación entre Jake Peralta (Samberg) y Ray Holt (Baugher) y el humor de Parks and Recreation.
  • Lo peor: que corra tan en paralelo a Parks and Recreation. Quizá lo único que tengamos que hacer es esperar a que se separe de su hermana mayor.


Categorías: Sin categoría

3 comentarios

  1. Comentas que es un autoplagio de Parks and Recreation (aunque esto no tenga por qué ser malo), ¿pero ésta no es a su vez un autoplagio de The Office? (basada en otra serie inglesa, pero al fin y al cabo…)

  2. Sammy83

    No soy fan de las “marcas blancas”, pero si sólo es la cuarta parte de buena que P&R, segirá siendo , de lejos, mejor de la mayoría de comedias que hay en parrilla ahora mismo

  3. maurici0

    Tiene un aire, pero las comparaciones que se hacen en este artìculo me parecen algo exageradas. Buena serie.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »