Pilotos de Otoño: Better Things

better-things

Louis Székely, más conocido como Louis C.K., es uno de los cómicos mejor conocidos de Estados Unidos, capaz de llenar durante tres noches con su espectáculo el Madison Square Garden de Nueva York. Ha sido guionista en programas tan icónicos de la televisión norteamericana como los shows de Conan O’Brien, David Letterman o The Saturday Night Live. Nosotros lo conocemos más por su faceta de actor de cine (Blue Jasmine, Trumbo) y sobre todo por su serie, supuestamente autobiográfica, Louie. Allí coincidió con Pamela Adlon, una polifacética actriz que ha paseado su voz por series de animación tan conocidas como Ben 10, Fineas y Pherb o Tito Yayo. Ambos producen Better Things, que podría pasar por ser la versión femenina de Louie. La propia Pamela Adlon da vida a Sam Fox, una actriz de mediana edad que trata de encontrar un papel a su medida, mientras saca adelante a tres hijas.

Efectivamente, las tres hijas de Sam van a ser una parte muy importante de su día a día. Duke es aún una niña, pongamos que de siete u ocho años. Es la pequeña y, por tanto, la favorita. También la que va a necesitar más atención y, probablemente, la que más vaya a poner a prueba la paciencia de Sam. Como con esa rabieta infantil que supone el inicio del episodio. Después viene Frankie, una preadolescente a la que apenas hemos tenido ocasión de conocer, pero de la que ya sabemos que es una listilla metomentodo. Y por último, la más problemática es Max. Si pensáis que las niñas (igual que los niños) pueden ser un auténtico dolor de cabeza para sus padres, esperad a encontraros con un/a adolescente. Incomprendidos, intolerantes, engreídos, egoístas… y creo que me dejo varios adjetivos por el camino. Sí, yo también lo fui. Y tú.

bt101-1

Está claro que las niñas van a ser una de las mayores fuentes de preocupaciones para Sam que, además, no cuenta con ayuda de sus exparejas. Pero su vida laboral va a ser posiblemente aún más frustrante. De niña llegó a ser bastante conocida por su aparición en una conocida serie de televisión. Eso le permitió hacerse con un nombre en el mundillo. Pero, como le sucede a muchas otras actrices, ha llegado a una edad en la que le va a costar bastante conseguir un papel importante, por muchos castings a los que se presente. Al menos, Sam sigue contando con su voz y su capacidad para dar vida a personajes de dibujos animados, lo que le reporta una cierta seguridad económica. Y, de vez en cuando, todavía sigue actuando. Aunque no siempre puede negarse a interpretar ciertas situaciones que preferiría no tener que recordar el resto de su vida.

Finalmente, no hemos tenido ocasión de conocer muchos destalles de su vida afectiva, que tampoco parece que sea especialmente brillante. Sabemos que está divorciada y no mantiene una buena relación con los padres de sus hijas. De hecho, de alguno de ellos se avergüenza abiertamente. Pero Sam aún mantiene un hilo de esperanza. En algún lugar, hay una persona que aún le hace sentirse viva y deseada. De verdad, yo le deseo lo mejor a la pobre Sam, pero me da la sensación de que este nuevo gran amor va a ser otra gran decepción en su vida. Por lo poco que sabemos de él, gracias a una conversación por mensajería electrónica, viaja mucho, solo está disponible en ocasiones muy determinadas y… no se, me da la sensación de que está comprometido.

bt101-2

En definitiva, 30 minutos de episodio piloto (en realidad son 22 minutos de tiempo efectivo) apenas dan espacio para nada más que presentar a Sam Fox y sus particulares circunstancias vitales. El futuro de Better Things dependerá de todo lo que sea capaz de crecer el personaje y sus relaciones, tanto familiares como profesionales y amorosas. Lo cierto es que, por ahora, se ha mostrado como un personaje bastante estereotipado: mujer, madre soltera, de mediana edad, agobiada por todo y por todos. No obstante, podría llegar a construirse una gran comedia a partir de ahí. Eso sí, una de esas comedias sin chistes ni risas enlatadas, sino de las que buscan sacar una o dos sonrisas por episodio. Sobre todo cuando somos capaces de reconocernos a nosotros mismos en una de esas situaciones estúpidas y a la vez cotidianas. Realmente, no estoy seguro de darle una segunda oportunidad o dejar la serie aparcada, a la espera de saber como se desarrolla. ¿Qué opináis vosotros?


Categorías: Opinión Etiquetas: , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »