Pilotos de Midseason: Turn

turn-1

Tanto la literatura como el cine y la televisión se han encargado de familiarizarnos con numerosos capítulos de la aún breve historia de los Estados Unidos. Por mi parte, uno de los periodos favoritos es la época de las colonias y su independencia del Reino Unido. A fin de cuentas, no es frecuente que tengamos la oportunidad de ver a los ingleses como los malvados de la historia y esta es una de ellas. Pero la Revolución Americana no fue solo una guerra contra los ingleses sino que también, en parte, fue una guerra civil. El peor tipo de conflicto que existe, en el que sus protagonistas pueden terminar luchando contra sus vecinos y conocidos, incluso contra su propia familia. El joven Abe Woodhull acabará aceptando el papel más difícil y arriesgado. ¿Queréis seguir adelante?

Corre el año 1776 y los rebeldes americanos se encuentran en una posición complicada. Los británicos han retomado Nueva York y las tropas de George Washington se encuentran en clara desventaja. Tienen en contra todos los recursos del Imperio, con su poderosa flota, un ejército experimentado y bien equipado, dinero para pagar mercenarios y algo aún más importante: información. Los patriotas van de desastre en desastre por su propia torpeza pero, también, porque tienen un topo entre sus filas. Los británicos conocen los movimientos de su adversario y son capaces de anticiparse a ellos gracias a un misterioso espía. La única posibilidad para los rebeldes es tomar la iniciativa e infiltrar a uno de los suyos entre el bando lealista. Ese es precisamente el plan que ha elaborado el capitan Benjamin Tallmadge.

turn-3

El futuro congresista de los Estados Unidos incluso tiene pensada la persona que se convertirá en el primer espía americano, su viejo amigo Abraham Woodhull. Hijo de un juez lealista, cuenta con las relaciones adecuadas para poner en marcha el grupo de informadores que pasará a la historia como el Anillo de Culper. Interpretado por Jamie Bell, aquel niño llamado Billy Elliot que solo quería bailar, su personaje tendrá que ser persuadido para que entre en el bando de la Revolución. Durante la mayor parte del piloto, Abe tratará de mantenerse al margen, sin saber que esa pretensión es imposible. Enfrentado a sus amigos, su amor de juventud, su esposa y su estricto padre, se siente atrapado entre unos ideales más próximos a los patriotas y la tradición familiar lealista.

Finalmente, tomará el camino más tortuoso, convirtiéndose en un traidor a la causa tras jurar lealtad a su Graciosa Majestad. Sólo para unos pocos será un héroe en la sombra, aunque un héroe sin convicción y casi por accidente. Y por supuesto, también están los británicos. Como ya he dicho, me encanta cuando hacen de malos porque son unos villanos magníficos. Empezando por el mayor Hewlett: frío, distante y amante de las citas literarias. El capitán Simcoe, oficial de carrera duro, prepotente y desagradable. O el brutal y eficiente mayor Rogers, veterano de las guerras indias y pesadilla para los rebeldes. Y seguro que todavía nos encontraremos con alguno más, como el misterioso oficial de inteligencia que controla a los informantes infiltrados entre los patriotas. Capaz de reunir los recursos necesarios para poner en marcha una operación con el objetivo de eliminar, ni más ni menos, que al propio George Washington.

turn-2

En definitiva, el canal AMC ha reunido ingredientes más que suficientes para montar un serie de alto nivel, con una producción a la altura de lo que se espera en estas ocasiones. Para los amantes del rigor histórico, el guión está basado en el libro Washington Spies: The Story of American First Spy Ring, del historiador Alexander Rose. Los aficionados a las tramas de espionaje podrán disfrutar de recursos de la vieja escuela, lejos de los gadgets de alta tecnología que ya nos hemos acostumbrado a relacionar con este género. Y yo, que disfruto de ambas cosas, solo espero que a los guionistas no se les olvide dar un poco más de viveza a este Turn que, de momento, me apunto para las próximas semanas. ¿Qué opináis vosotros?


Categorías: Opinión Etiquetas: , , ,

1 comentario

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »