Personajes de drama (II)

Sí, sin que siente precedente, estoy de acuerdo con Dani: el título es lo peor de esta sección. Es el único corsé que nos ponemos. Por lo demás, libertad total para hablar de personajes que son protagonistas de sus series (Nate Fisher), que lo fueron en la sombra (Benjamin Linus) o que no pasaron de secundarios (John Abruzzi). Y da igual que estén sus series en emisión o no. Por eso yo recojo el testigo para hablar de un jefe de la mafia, de un jefe de una funeraria y de un jefe de una isla, de tres series que por una cosa u otra han marcado mi vida: Prison Break fue la primera, Lost la más especial y Six Feet Under la mejor. ¿Hablamos de ellos?

John Abruzzi, Prison Break

John Abruzzi
No hay cárcel americana que quiera presumir de insegura y peligrosa que no cuente con un miembro de la mafia entre sus presos. En Fox River cumplía cadena perpetua John Abruzzi (Peter Stormare), uno de esos clásicos jefes de la mafia que llevan los bolsillos llenos de honor y de balas. Abruzzi era hijo de una familia que se había dedicado a eso toda la vida, a matar, a traficar con influencias, a conceder favores, a odiar a la policía y a ofrecer perdones. Y no cambió demasiado su vida en Fox River, al menos hasta que entró Michael Scofield con la absurda promesa de una fuga. Profundo creyente por aparición divina y ADN de matón, este italoamericano acabó siendo pieza clave en el plan de huída de los hermanos. Abruzzi se quiso volver a subir al tren de la mafia al salir de Fox River, pero descubrió que el tiempo se había congelado para él en la cárcel y que ya era demasiado tarde para cualquier cosa, excepto para una venganza que lo acabó matando. Eso sí, nos dejó como inmenso recuerdo la fantástica escena de su muerte: “I kneel only to God and I don’t see him here”. El más grande de Prison Break.

Benjamin Linus, Lost

Benjamin Linus
La historia de la Isla habría sido mucho más aburrida sin Benjamin Linus (Michael Emerson), villano omnisciente de ojos saltones capaz de aterrorizarnos pidiendo un vaso de leche. El líder de los Otros delante de la cortina sólo creía en la defensa a ultranza de su Isla, que siempre le quitó más de lo que le dio. Maestro manipulador y catedrático en mentiras, el hombre que siempre tenía un plan jamás perdía el control de sus emociones. Nunca tuvo miedo de enfrentarse a enemigos mucho más peligrosos, ya que toda su fuerza residía en el infinito poder de sus palabras. Benjamin Linus no parpadeaba a la hora de apretar el gatillo y, aunque siempre se le acusó de luchar únicamente por sus intereses, en alguna ocasión nos demostró que había algo debajo de esa piel pétrea. Carismático e irónico, el Bunny Killer era rebelde porque el mundo lo hizo así: su padre lo torturó por la muerte de su madre en el parto y la Isla le prometió un trono a cambio de un genocidio. Batalló toda su vida por ser especial, pero el destino -jodido caprichoso- reservó siempre ese honor a otros. Muy odiado en las primeras temporadas y (sólo) odiado en las últimas, Benjamin Linus pasará a la historia como uno de los mejores personajes que ha dado la televisión. Su final, redondo, demuestra el cariño que tenían los guionistas hacia él. O hacia Michael Emerson, que bordó cada uno de los segundos que estuvo en pantalla.

Nate Fisher, Six Feet Under

Nate Fisher
David era el gay, Ruth era la madre desactualizada, Claire era la adolescente rebelde y Nate era… ¿qué era Nate? No era el hermano mayor, aunque por edad le cayera ese título, y desde luego que no era el director de la funeraria, aunque por derecho reclamara su puesto. Nate Fisher (soberbio Peter Krause) era más bien la proyección de los sueños no cumplidos de una familia melancólica, lúgubre y decididamente agobiada por un negocio necesario y odiado por todos a partes iguales. Nate luchaba con su sonrisa contra la cubertería oxidada de la casa, los desvaríos de cadáveres que se pudrían llenos de problemas y los olores de una sala de maquillaje en la que se podía maquillar todo, hasta la muerte, pero en la que no se podía pintar una vida mejor. El mayor de los Fisher llegó a esa funeraria para echar una mano tras la muerte de su padre y acabó cargando sobre sus espaldas el peso de una familia irrepetible. Aportó sus problemas de corazón, los que le hicieron rebotar de Lisa a Brenda, los dos grandes amores de su vida, aunque peores fueron sus problemas de cabeza. Pero, sobre todo, abrió las cortinas de un hogar en el que empezó a entrar la luz allí donde estaba su sombra. Nate nunca supo encajar en esa familia, tal vez por eso también se saltó el maravilloso final de la serie.


Categorías: Lost Opinión Prison Break Six Feet Under Etiquetas: , , ,

41 comentarios

  1. Mercedes Tamara

    Es una de mis series favoritas La compré y la he visto varias veces Me encantan como están perfilados los personajes y me parece muy acertado poner al principio del episodio la muerte de un personaje Cuando llega la serie a publicar la muerte de Nate ( espléndido actor ) me emocioné mucho Increíble las actuaciones de este episodio Lástima que YONVI la haya eliminado ,supongo que no habrá tenido el éxito de PERDIDOS auténtico bodrío que en algunas páginas dedicadas al análisis de series la ponen de ” obra maestra “

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »