Personajes de comedia (I)


Por 25 pesetas, grandes personajes del mundo de las series, ¡tiempo! No puedo oír vuestras respuestas, pero me las imagino. “Dexter”, dice uno. “Adama”, apunta otra. “Olivia y Walter… y Peter también, va”, se escucha al fondo. La lista podría ampliarse: John Locke, los Taylor, los Fisher, Tony Soprano, Patty Hewes, Don Draper. Etcétera. Mi pregunta es: ¿cuánto tardaría en salir un personaje de comedia? A veces es inevitable pensar que las comedias son las hermanas pobres de la familia, y que sus actores tienen menos mérito, aunque luego muchos digan aquello de que es más difícil hacer reír que hacer llorar, porque realmente pocos lo creen. Sea como sea, las comedias tienen una fenomenal capacidad para crear personajes peculiares, especiales, únicos. Personajes franquicia, que a veces acaban hasta comiéndose la serie. En esta serie de posts, una idea original del officer Javi Riestra, vamos a repasar esos personajes diferentes, con manías, reglas, teorías y locuras que los hacen especiales. Y empezamos con tres cracks

Abed Nadir, Community

(por Daniel Bernat)

Abed Nadir
Quizá lo más destacado de Community es que es una sitcom coral, es decir, una serie donde los personajes se reparten la cuota de protagonismo de forma más o menos equilibrada y, aunque Jeff es el protagonista, Abed es el que conquista los corazones de la mayoría de seguidores de la serie. Este joven estudiante no es el típico guaperas, deportista o empollón que podría tener una serie desarrollada en una universidad, pero es algo con lo que todos, en mayor o menor medida, nos sentimos identificados: es un friki, de series y películas básicamente. Tal vez allá por el comienzo de la serie cuando nos sorprendió con un Spoiler!, todos nos dimos cuenta que no se trataba de un personaje cualquiera; a lo largo de la serie nos ha ido deleitando con capítulos con numerosas referencias a series o películas, como el 1×21 o Contemporary American Poultry, un claro homenaje a Godfellas, o sin ir más lejos a la galardonada y aclamada Mad Men, imitando a la perfección a su protagonista, sin olvidar esa clase que dio en la segunda temporada en Competitive Wine Tasting, destruyendo toda la argumentación del profesor de la materia sobre la serie Who’s The Boss?, cuando se supone que el profesor estaba suficientemente capacitado para llevar la clase. Este fan incondicional de Pulp Fiction quizá no sea el protagonista de la serie, pero en todos los que seguimos la serie semana a semana despierta un grado de simpatía que quizá no consiga despertar el resto de personajes, ya que en él vemos un pedazo de nosotros, es decir, nuestra parte friki se ve reflejada en algún momento de la serie en Abed, ya que él no es, ni más ni menos, que nuestro alter ego friki en la serie.

Sheldon Cooper, The Big Bang Theory

(por Isabel Hernández)

Sheldon Cooper
A día de hoy, nombrar The Big Bang Theory es prácticamente sinónimo de nombrar a Sheldon Cooper. Y es que Sheldon se ha convertido, para bien o para mal, tanto en el centro de la serie como en su seña de identidad. La relación con este personaje se puede hacer difícil (y si a veces cuesta soportarle en pantalla, mejor no imaginar cómo sería en persona), pero hay que reconocer que sus manías pueden terminar resultando entrañables para los que le seguimos cada semana. ¿Quién no le ha imitado alguna vez eligiendo el asiento perfecto en el sofá, o ha llamado a la puerta tres veces repitiendo con voz aguda ese característico “Penny, Penny, Penny”? Por no hablar, claro está, de sus geniales “Bazinga!”, que parecen indicar que Sheldon comienza a entender lo que significa el sarcasmo. Otro de los aspectos más atractivos de su personaje es su lado friki: cualquier fan daría lo que fuera por hacerse con sus camisetas o su colección de cómics. Por otra parte, Sheldon, además de ser capaz de insultarte en klingon, es un seriéfilo con opinión crítica, que disfruta con Battlestar Galactica, odia Babylon 5 e idolatra Star Trek, hasta el punto de tener una orden de alejamiento contra el propio Leonard Nimoy (¡firmada por él!). Pero eso no le ha impedido popularizar su Piedra, papel, tijeras, lagarto, Spock, versión mejorada del juego tradicional. Y no es el único juego que ha creado… En cuanto a su faceta profesional, como buen genio egocéntrico, se siente seguro cuando comenta que recibirá un Premio Nobel en el futuro. Y lo cierto es que ha contribuido, como mínimo, a la difusión de la ciencia: antes de Sheldon yo jamás había oído hablar del gato de Schrödinger, ni sabía lo que era el efecto Doppler. En definitiva, Sheldon es muy especial, una mente genial que a menudo se comporta como un niño pequeño. ¿O más bien es un niño atrapado en una mente privilegiada? Es igual; al fin y al cabo, no hay tanta diferencia. Lo que sí está claro es que sin Sheldon The Big Bang Theory no tendría nada que ver con lo que es. Y eso lo dice todo sobre la importancia de su personaje.

Kenneth Parcell, 30 Rock

(por Salvador Patricio)

Kenneth Parcell
En una serie en la que el surrealismo es la nota dominante, que un personaje destaque por encima de los demás tiene mucho mérito. Puede que Liz dé más pena, que Jack sea más interesante o que Tracy esté más loco, pero el personaje más diferente de la serie es el botones rubio de la NBC. Nacido en una granja de cerdos de la América profunda, su pasado familiar (a su tío lo mató un mono, cosa que, para él, demuestra que es imposible que los humanos descendamos de los monos), su educación (fue a un colegio en el que en clase de ciencias se estudiaba el Viejo Testamento), sus teorías religiosas ultra cristianas (no bebe líquidos calientes porque es la temperatura del diablo ni le gusta la política porque elegir es pecado) y su amor por la televisión (“Solo amo dos cosas en el mundo; a todo el mundo y la televisión”) son sus características más visibles. Su edad también ha sido uno de los juegos más recurrentes de los guionistas. Tras dejar intuir que era mucho mayor de lo que aparenta, finalmente en el episodio 100 se nos descubre la verdad: Kenneth nació el 27 de mayo de 1781… Siempre sonriente, fiel amigo de sus amigos, trabajador incansable, secreto vigilante de todos los otros protagonistas (parece tener un pacto con Jacob para que les deje llevarlos por el buen camino), Kenneth es un personaje que empezó como el típico secundario sin importancia, pero que ha acabado convirtiéndose en el alma (surrealista) de la (surrealista) NBC de 30 Rock.


Categorías: 30 Rock Community Opinión The Big Bang Theory Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »