Perdóname, Friday…

Reconozco que he pecado, hermanos… Soy un pecador por haber dudado de Friday, de Friday Night Lights, de la serie que ha hecho que no nos avergoncemos de explicar que sí, que nos encanta nuestra dosis semanal de adolescentes yanquis locos por el fútbol americano. ¿Quién nos lo iba a decir? Yo acusé a Friday de haber pegado un bajón y hasta perdí la esperanza de que recuperase el rumbo… Pero una vez digeridos los dos últimos episodios de la season two ya podemos hacer balance completo y decir, alto y claro, que la serie sigue en forma. Ahora sólo falta que la NBC no se la cargue… Así que nada, sirva este post para poner las cosas de nuevo en su sitio, para pedir perdón al equipo de los Panthers y a todo Dillon en general. Como si de un Tim Riggins cualquiera se tratase, ramo de flores en mano, vengo a hincar mi rodilla, oh, gran Friday… Aquellas críticas palabras fueron mías, y ahora mismo, mientras escribo esto, me las voy a ir tragando, ¿vale?

Es lunes, no me pidáis más…

¿Y por qué sigue en forma? Repasemos…

  • Eric está más campeón que nunca; el coach Taylor pelea en todos los frentes: apoyando a Smash como sólo él sabe hacerlo, preocupándose del descarriado Matt (impagable la escena de la ducha, por favor…) y hasta conectando con Julie… Mención aparte merece la trama en que Eric se las ve con Mo McArnold, un viejo conocido que rondaba a Tami en sus años mozos… ¡interpretado ni más ni menos que por el creador de la serie, Peter Berg! El entrenador se parte la cara con él y al día siguiente conversa en estos términos con Julie:
  • Julie: ¿Qué te ha pasado en la cara?
    Eric: Tuve que defender el honor de tu madre…
    Julie: ¿Con la cara?

    Pam…

  • Tami y Juliet han hecho las paces, lo cual es de agradecer
  • ¡Matt Saracen tiene carácter! La verdad es que al principio, con esa escena en que insulta a la profe, me pareció todo un poco forzado… luego lo vi más claro cuando Saracen forma equipo de juerga con Riggins, y la secuencia de la ducha, en que el quarterback le dice al entrenador todo lo que siente (“Tu hija me dejó por otro tío, tú me dejaste por otro equipo, mi padre me dejó por una guerra…”), terminó por convencerme
  • Aplaudo también la trama triangular de Landry, Tyra y Jean; siempre se nos ha pintado a Landry como un tío consecuente, responsable, etc. Así que parecía que llegado el momento de escoger entre Jean y Tyra, tiraría por lo cerebral y se quedaría con la chica que no le ha defraudado… Pues no, puede más Tyra. El mejor beso de la serie, sin duda, el que Landry le va a dar a la puerta de casa a la rubia…
  • Un personaje inmenso, y del que nunca hemos hablado: Corinna Williams, es decir, la madre de Smash. La relación entre ambos está muy lograda, con sus constantes tiras y aflojas… Lo que para el runningback es una bajada de pantalones (ir a una universidad de segunda), es para su madre un orgullo
  • Quizá la trama que menos me convence es la de Jason y su nueva condición de futuro papá… realmente, con 19 años y una chica a la que apenas conoce me parece ligeramente atrevido el plantearse siquiera la paternidad, pero no olvidemos que estamos en los USA…

¿Y a vosotros? ¿Qué os ha parecido esta segunda temporada?


Categorías: Friday Night Lights Opinión Series Etiquetas:
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »