Orgasmo incompleto con el final de Heroes

Sí, amigos, parecía que el final iba a ser apoteósico. Llevaba un tiempo preparándome psicológicamente para el gran momento, más o menos, dosis de adrenalina a punto, palomitas en mano y a ver How to stop an exploding man. Y al final, ha sido como un orgasmo incompleto, si me permitís la comparación. El capítulo no está mal, pero para tratarse de una season finale, sabe a poco. A muy poco. La historia sigue su curso sin nada destacado hasta el punto en que dices, ahora viene lo bueno, pero no llega, esperas dos minutos, tres, cuatro y la historia se termina sin llegar al clímax.

Aviso: Destripo el final de la primera temporada

Pues sí, un orgasmo a medias. Porque la serie me ha mantenido enganchado desde el capítulo piloto, en el que Mohinder apuntaba ser protagonista principal, en el que Sylar sólo era un nombre o en el que se nos presentaban las habilidades de los héroes, uno a uno. A medida que avanzaban las tramas, Heroes me iba pillando más y más. Peter Petrelli me había convencido de que podía ser un héroe, Claire me demostró que una cheerleader puede ser la clave para salvar el mundo y Sylar, bueno, el 'gran Sylar', cuyo poder crecía a la misma velocidad que su carisma. Rezo para que el espadazo de Hiro no sea demasiado profundo.

En fin, how to stop an exploding man me parece que no ha estado a la altura del resto de la temporada. La presentación me ha parecido correcta, con el narrador Mohinder en plan filosófico haciendo un resumen de los poderes de los héroes y los problemas que les han llevado hasta el último episodio. Del resto del capítulo, pocas cosas que destacar. Peter ha mimetizado el poder de Parkman y se da cuenta de que Nathan no tiene buenas intenciones. La forma de huir de Claire, tirándose desde un noveno piso (por lo menos), también tiene su gracia. El retorno de Ando a Japón para que deje de incordiar a Hiro también es una buena noticia.

Quizás el momento más destacado, dejando de lado la reunión de héroes en la plaza, lo protagonice Molly. La pequeña asegura que sabe donde está todo el mundo, menos una persona que puede verla. ¿Quién será? Pues todo apunta a que podría ser el malo de la segunda temporada. Quizás ese 'hombre del saco' se convierta en el nuevo Sylar o, puestos a soñar, que forme una alianza con Sylar para hacerse con el poder del resto de héroes.

El momentazo de la serie se tenía que dar en la plaza de Nueva York que el pobre Isaac Mendez había pintado. Un encuentro entre Peter Petrelli y Sylar prometía batalla de la buena, pero no. El choque ha sido totalmente descafeinado. Ni uno ni otro sacan a relucir todos sus poderes. De hecho, Peter tumba a Sylar a base de puñetazos y gracias a la aportación de Niki. Antes, Parkman había intentado detenerlo pero las balas de su pistola acabaron incrustándose en su cuerpo. Parecía que el villano iba a ser Sylar, estallando y destruyendo parte de Nueva York, pero el incontrolado Peter empieza a brillar, incapaz de dominar la habilidad del desaparecido Ted.

En medio de este descontrol, aparece Hiro. La historia de Hiro ha ido degenerando a medida que avanzaba la serie. Considero que se ha desaprovechado al personaje con más gancho de Heroes. Pues bien, Hiro llega con su espada y, casi sin oposición, se carga al intocable Sylar. Hombre, esperábamos algo más de resistencia. Con Sylar en el suelo, el objetivo pasaba a ser detener a Petrelli. ¿Cómo? Pues matándolo también. Hiro lo intenta pero Sylar utiliza sus últimas fuerzas para hacerlo volar por los aires. Y llega Claire saving the world.

La cheerleader no se atreve a disparar a su tío (aunque suene raro es su tío). Pero como buena producción americana que es Heroes, no podía faltar el momento conversión al lado bueno. La buena conciencia de Nathan vuela hasta Peter con el objetivo de llevarse a su hermano-bomba al cielo, donde explotará sin causar daños. ¡Qué bonito! No entiendo muy bien por qué no es el propio Peter el que vuela y explota. El capítulo no explica si Nathan y Peter siguen vivos tras la explosión, aunque nosotros no dudamos de que sí lo estarán.

Al final, resulta que lo más destacado ha sido saber que el padre de Claire se llama Noah. Call me Noah, que le dice al joven Petrelli. 22 episodios han hecho falta para conocer su verdadera identidad. Cuanto menos, curioso. Y, siguiendo con el capítulo, al final y para colmo, el inexplicable viaje en el tiempo de Hiro. El héroe se encuentra en medio de una batalla en el que participa su ídolo, el guerrero Kensei. ¿A qué viene eso? En conclusión, un pobre final para una serie que había mantenido la tensión durante todo el año. Esperemos que la segunda temporada dé una explicación un poco razonable a este extraño final, que Parkman se recupere de los balazos y que Sylar vuelva para demostrar que, en una batalla cuerpo a cuerpo contra Peter, sería capaz de humillarlo. ¡Ah! De cara a la segunda entrega: Ando está muy bien en Japón y vemos un posible romance entre Micah y Molly. Así nacen los héroes…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »