Once Upon A Time: un repaso a la temporada

SilverSlippers_OUAT

Hace mucho desde que Once Upon A Time se despidió temporalmente dejándonos, casi por primera vez en la temporada, con ganas de más. Storybrook desapareció del mapa ante nuestros ojos porque su creadora, esa que tantas veces se había mostrado implacable, decidió sacrificarlo todo por salvar lo que más valioso era para ella, su hijo. Nos quedamos así con una última imagen en un apartamento de Nueva York, donde un año después Henry y Emma llevan una vida normal y mundana típica de la gran ciudad. Una imagen que no encaja pero que resulta, al fin y al cabo, un espejismo cómodo. ¿Qué nos esperaba después de aquello? Además del parón más largo que la serie ha sufrido hasta ahora, claro. Un parón que, por cierto, no ha resultado nada desatinado después de una primera mitad de temporada bastante floja. Había que coger fuerzas. Y ha funcionado. ¿Comentamos esta temporada 3B que tantas sorpresas ha traído con ella? Seguid el camino de baldosas amarillas.

Como decía, al regreso de la serie, Emma y Henry han estado un año viviendo una vida relativamente normal en la gran ciudad. Videojuegos por las noches, chocolate con canela por las mañanas, una relación estable para ella y la posibilidad de una familia. Todo idílico hasta el momento en el que Hook llama a la puerta para pornerlo todo patas arriba. Ese pueblecito de cuento dormido que tan bien conocemos necesita ayuda de la salvadora, una ayuda que sin recuerdos no se puede prestar. Sin embargo, la realidad no tardará en golpear la cara de Emma una vez recupere la memoria. Su prometido es en realidad un mono volador salido casi, casi que del corazón de Oz y su familia, su verdadera familia, está bien lejos y aguardando una llegada que no es del todo segura. Es así como, pensando en qué haría su hijo, decide aceptar su destino y acudir.

normal life

¿Qué ha ocurrido con los personajes del cuento desde que aterrizaron en el bosque encantado? Todo y nada. Nadie recuerda absolutamente nada después del encantamiento de Regina, sólo son conscientes de que ha pasado un año que, sin el lujo de la memoria, bien podían ser unas horas. Si no fuera porque Snow luce un vientre de ocho meses, cualquiera diría que han sido víctimas de una alucinación conjunta. Alguien los ha traído de vuelta, alguien les ha robado 365 días y todos diríamos que el asunto requiere una investigación a fondo, porque un suceso de tal calibre no puede llegar en vano.

Este es un momento tan bueno como otro cualquiera para hablar de El maravilloso mago de Oz, novela en la que los guionistas han decidido centrarse esta vez. Qué rematadamente bien le ha sentado Oz a la serie y cómo se agradece tras el fracaso inesperado de ese tedioso paseo por Neverland. Oz, con su mago charlatán, con su color esmeralda por todas partes, sus monos voladores, su camino de baldosas amarillas, sus chapines dorados (los de rubíes los dejamos para el cine) y sobre todo, su malvada bruja del Oeste, también conocida aquí como Zelena. Ella, como era de esperar, resulta la artífice de todo este desastre sin memoria en el que se bañan y casi ahogan los personajes. Puede que el personaje de Zelena sólo nos haya acompañado durante once episodios de OUAT, pero si algo me queda claro, es que reivindicaré su presencia por los restos de los restos. Ya era hora de volver a tener una villana que estuviera a la altura de nuestros grandes. Ya era hora. Desde luego, su rivalidad con Regina ha supuesto un duelo de diosas que ha sentado de maravilla.

Once-Upon-a-Time-Witch-Hunt-Regina-Zelena-619x350

¿Cuál es exactamente el problema? ¿Quién demonios es Zelena y por qué está tan enfadada con el mundo? Zelena es nada menos que otra víctima del extremo egoísmo y la mortal ambición de Cora, su madre. Regina no es hija única, esto va a ser difícil de digerir y, por cierto, un placer poder ver a Rose McGowan otra vez. La bruja del oeste no nació de color verde igual que su hermana menor no llevó siempre el corsé negro. “El mal se hace, no nace”, que dijo nuestra evil queen favorita, y qué razón tenía. Zelena, al contrario que Regina, no nació de un rey y una reina, sino de un engaño de taberna. La ambición de la que hemos hablado la lleva a embaucar a la realeza para contraer matrimonio y criar al fruto de su vientre entre algodones, pero no resulta. La madre de Snow, hasta ahora concebida como santa inocente, reveló la verdad de sus planes por motivos también ambiciosos y truncó las esperanzas de esa niña que se vió en casa de campesinos y (podemos adivinar) fue víctima de maltrato paterno. Al menos psicológico. Se nos pone en bandeja con esta situación el eterno debate del bien y el mal, hasta la propia Emma, al escuchar la historia, dice contrariada que creía que su bando era el bueno. Ya vemos que no exactamente, igual que nos damos cuenta de que tanto Snow White como Regina cargan con un bagaje demasiado pesado y que en ambos casos hay sombras y rencores de una guerra pasada que, cómo no, empezó con mentiras y jerarquías sociales. La línea entre el bien y el mal se desdibuja y lo único que queda aquí es una oportunidad de aliarse con quien un día fue enemigo para derrotar a una fuerza que, de momento, está dando más lata de la cuenta.

Los motivos de Zelena son los más antiguos del mundo y resultan bastante básicos. Literalmente verde de envidia, la fémina se propone hacer algo que nunca se ha conseguido antes: retroceder en el tiempo. Así conseguiría que su madre no la abandonara cortando el problema de raíz, como también conseguiría que Rumpelstinskin la educara y formara a ella y no a su hermana. Ningún habitante de Storybrook quiere eso, claro, ya que el cambio supondría su absoluta desaparición de la faz de la tierra. La bruja está determinada, en cambio, a conseguirlo, y para ello necesita unos cuantos ingredientes que con un poco de suerte la llevarán al éxito. Está, en primer lugar, el valor de Charming, ingrediente que consigue tras un engaño fácil y un poco de lucha. En segundo lugar tenemos el corazón de Regina, lo más valioso que su majestad guarda y que casi de manera equivocada confía a Robin Hood, aunque de esto hablaremos más tarde. Evidentemente también necesita al bebé que Blancanieves lleva en su vientre y que tanto les está costando proteger. Y por último, y esto se acaba cobrando una víctima importante, necesita el cerebro de Mr. Gold.

zelena rumpel

Después de tenerlo encerrado con la amenaza de la daga durante tanto tiempo, dejando escapar su cordura en forma de dorados hilos, no nos queda más remedio que admitir que, desde luego, lo tiene de su parte, aunque evidentemente no sea por voluntad propia. Sobre todo después de haber acabado de una vez por todas con la vida de su hijo, una vida que se sacrificó por derrotarla, una vida que termina porque padre e hijo no pueden coexistir eternamente en el mismo cuerpo y es de lógica que a los guionistas Rumple les resulta bastante más rentable que Neal. No me disgustaba el personaje pero tampoco puedo decir que lo esté echando especialmente de menos desde entonces.

Era de esperar, siguiendo la tónica de la serie, la derrota de Zelena. Aunque no podemos decir que les haya sido fácil. Incluso Emma, con unos poderes que no han dejado de crecer y crecer, ha terminado perdiéndolos de los labios de Hook. Algo que deja su relación en el punto de mira de los espectadores. Los sentimientos de Hook por Emma son tan evidentes que se pueden oler desde Neverland, tanto es así que la bruja decide utilizarlos como maniobra de desarme. Sin embargo, la que no ha perdido sus poderes sino que ha conseguido transformarlos en su exquisita evolución, es Regina. Un duelo de magia negra no llevaba a ninguna parte, pero desde que lo mejor de su majestad ha salido a flote (y cómo), la magia blanca es una opción y una victoria.

Ya va siento hora de condeder a Regina el espacio que se merece en esta entrada, porque después de todo sigue siendo el motor, el motivo por el que todos esos personajes están donde están y la razón por la que muchos espectadores que siempre dudan a la hora de abandonar se terminan quedando. Su gran majestad. Si ya es enorme siendo mala, siendo buena es gigante. Ha sido un verdadero placer ver su mejor cara a lo largo de estos once episodios, ver esa evolución de villana a aliada culminar. Y ha sido duro para ella, muy duro, tener que vivir sin su hijo primero y caminar a su lado después, sin que éste la recuede. Regina es entre otras cosas la reina del sacrificio y aún con todo el daño causado no dejamos de entenderla, de sentir cierta piedad, de vernos cargados de una empatía que resulta más que razonable. Es por eso que cuando finalmente se encuentra cara a cara con Hood, el hombre del tatuaje que le es predestinado, no nos queda más remedio que alegrarnos por ella. Robin Hood, que se empeña en correr con ella por más que, por no faltar a las costumbres, intente rechazarlo. Es ya cuando le han robado (literalmente) el corazón el momento en que después de una eternidad se atreve a sentir y a pensar que merece algo. Es así como uno y otro se preguntan cómo se puede vivir con esa culpa, cuando se miran pensando que no imaginaban volver a tener eso de nuevo. Claro, que… todo lo bueno tiende a irse al garete, lo que nos lleva a hablar de la doble finale.

regina y hood

Cuando todo parece medianamente bajo control, con Zelena entre rejas y la maldición pausada, la ira y la venganza de Rumpelstinskin acaban con una puñalada y la bruja del oeste hecha cenizas. Es ese el momento en que el portal temporal se abre y acaba tragando a Emma y Hook sin remedio. Un viaje en el tiempo que lo cambiará todo porque la “salvadora” decide jugar a saltarse las normas. Suponemos que no ha leído la suficiente ciencia ficción. Ese viaje acaba resultando un reunir a sus padres a la carrera después de truncar el primer encuentro por culpa del descuido. Verá a sus padres enamorarse, verá a la reina en su esplendor maligno e incluso se atreverá a salvar a una de sus víctimas sin pensar en ningún momento en lo que está a punto de desencadenar.

Si algo positivo sacamos de esta experiencia es, desde luego, la lección aprendida. Emma, sin poderes y dispuesta a marcharse a Nueva York otra vez, acaba por descubrir que Storybrook es más hogar que ese apartamento que la espera en medio de los atascos. De repente siente que tiene que quedarse al lado de su familia, de repente entiende que, por más que la sombra de Neal les pese a los dos y por más negación que quiera poner en el intento de retenerse, quiere estar con Hook.

Nos plantamos así en lo que parece un final feliz, con Regina caminando de la mano de Hood, con la salvadora y el pirata estrenando una suerte de relación que no sabemos a dónde irá, con Rumpelstinskin celebrando su boda con Belle, mentiroso y ambiguo como siempre, pronunciando sus votos para quedarse al lado de una persona con la que, seamos sinceros, tiene bien poca química, con Charming y Snow recuperando a su hijo y llamándolo Neal. De pronto todo funciona, nada duele, nada está fuera de su sitio… hasta que la mujer a la que Emma ha traído de vuelta revela su identidad y todo se hace añicos para Regina. Esa mujer no es ni más ni menos que Marian, la esposa de su nuevo y predestinado amor, una mujer que ha estado a punto de morir en sus manos y que como su marido sabe, en otro tiempo, en otra realidad ahora, llegó a morir. El problema es que llegó a morir por la otra mujer de la que se ha enamorado, por si no fuera suficiente.

Esto nos deja a Regina en un lugar pésimo, rota de nuevo, con otro zarpazo de realidad y otro amor perdido, porque desde luego Hood va a quedarse con su familia, especialmente cuando sepa la verdad de lo que no ha llegado a suceder pero sucedió. Nos morimos de la pena un rato, si se nos permite, porque nuestra reina es un personaje maltratadísimo por aquello de que los guionistas se empeñan en hacernos creer que existe el karma. Qué lastima, de verdad, qué instintos asesinos nos despierta ahora esa descafeinada protagonista que resulta tan poco consecuente como un día lo fue su madre. Y el problema, claro, es que suponemos que esto deshace toda la evolución. Me preguntaba, casi desde que Regina empezó a cambiar algo, en qué momento volveríamos atrás, en qué momento volvería a ser la mala del cuento y sobre todo, qué lo provocaría. Creo que la última mirada que dedica en el episodio nos indica que el momento ha llegado ya y que volveremos a contar con la villana del principio en la siguiente temporada, algo que no termina de gustarme.

En general, este segundo tramo de temporada me ha parecido bastante superior al primero. OUAT sigue siendo lo que es, una serie de fantasía bastante light a la que no se le puede pedir demasiado más allá del entretenimiento, pero al menos en ese aspecto ha sabido cumplir después del parón. Cuando una serie para pasar el rato se convierte en un somnífero, algo se está haciendo muy mal. Suerte que hayan sabido arreglarlo. Como he comentado antes, creo que contar con Oz ha resultado más refrescante de lo que se esperaba y tener una villana como Zelena no ha dejado de ayudar. Queda un buen sabor de boca y para muchos al menos, más ganas que antes de darle una oportunidad a la cuarta temporada. Ya veremos qué nos depara, porque Marian no es lo único que Emma ha traído de vuelta. El episodio se despide con la llegada de la princesa Elsa a través del portal y no viene de muy buen humor.

Y a vosotros, ¿cómo habéis vivido esta segunda mitad?

 


Categorías: Once Upon a Time Opinión Etiquetas: ,

9 comentarios

  1. enrike

    Que bien! Llevo días preguntandome por el seguimiento que haciais de OUAT. Imaginaba que a causa de la soporifera parte de Neverland habiais dejado de comentarla pero me alegra que sigais alli. A mi particularmente he disfrutado con este segundo tramo de la temporada. Los guionistas han sabido reconducir la situación ofreciendo una villana carismatica y dando más peso al personaje de Regina. Estoy deseando ver emepzar al 4 temporada asi que al menos a mi me han vuelto a ganar. GRacias por seguir sigueindo la serie!

  2. Concuerdo completamente, me ha gustado bastante esta segunda parte. Espero que Regina no vuelva a ser la villana de siempre, su evolución como personaje me ha parecido de lo mas interesante y la cagarían echando todo para atrás, pero buehh… algun villano tiene que haber. Espero que la temporada que viene volvamos a las reviews semanales?

  3. La primera parte de la temporada habia empezado floja dando vueltas y vueltas por Neverland, pero nos dio un buen final, y esta segunda parte ha mejorado bastante. Creo que han sabido mejoras uno de los puntos que más estaban lastrando la serie: los flashbacks. La mayoría han sido sobre ese año que no recordaban, y los que no eran, estaban centrados en la historia de Zelena, así que realmente fueron interesantes. Como bien dices, también le dieron más importancia a Regina, que es el personaje que más interesa a todo el mundo. No sé que va a ocurrir en la próxima temporada, pero la idea de que se vuelva otra vez mala por el cambio del pasado que ha hecho Emma no me acaba de convencer. Lo que si me convence es Elsa, puede ser un buen personaje si lo saben tratar.

  4. Una gran temporada.
    Oz tiene magia, intriga y una muy buena trama. La verdad que ha sido una gran temporada. A la parte de Neverland le faltó un poco más de misticismo. Nos quedamos sin ver a tigrilla, a las sirenas, etc.; en cambio, en Oz hemos visto al mago, a las cuatro brujas, a Dorothy, etc. Pero aún así, los últimos capítulos de la primera parte tuvieron mucha intriga (SPOILER -Peter Pan siendo el padre de Rumple FIN SPOILER).

    La verdad que la serie me encanta. De momento cumple muy bien su objetivo, que es entretener y darnos “magia” a todos. Espero con muchas ganas la cuarta temporada, y si se da, una quinta.

  5. Manuel

    Excelente review, ya se extrañaban. Con lo aburrido que fue Neverland, no era para menos. Estimada Irene, un gran trabajo, como siempre, escrito con corazón y objetividad. Esperemos que la próxima temporada sepa mantener el nivel como para tener reviews semanales.

    Conforme avanzaba la season 3B se veía la mejora en la calidad de la trama. Tuvo de todo, suspenso, nuevos adaptaciones de cuentos, drama y misterios.

    Fue grato ver a Cora joven otra vez, fue una gran villana en su momento y vemos que aún después de muerta sigue dando de que hablar y dejando víctimas por culpa de su ambición.

    Zelena ha estado a la altura, tanto su historia como la actriz, excelente trabajo; y por fin una villana con grandes aspiraciones. CAMBIAR EL PASADO. Ni siquiera Rumpel lo creía posible y la bruja verde llegó muy lejos en su intento. También creo que es una lástima que sólo haya estado en estos 11 episoidos,

  6. Paty

    Ya extrañaba tus reviews, no nos dejes tanto tiempo sin ellas me encantan.
    Y coincido, esta segunda mitad ha estado mucho mejor que lo de Neverland, Zelena me ha encantado, buena actriz y el personaje muy entretenido, la verdad no me gustó que la quitaran tan pronto creo que daba para más.
    Con respecto al final y lo de Regina puedo decir que de principio para nada me ha gustado que la dejaran así, pero analizándolo me parece que puede ser muy interesante ver a esta nueva Regina recién redimida lidiar con esta situación, una Regina conflictuada luchando contra sus propios demonios, no creo que vuelva a las andadas, ni que sea la villana de antes y ahí entra el factor Henry esta vez lo tiene de su lado no puede ser la de antes y perderlo de nuevo, en fin la verdad que nuestra Evil Queen esté en conflicto con Emma me encanta, Regina de buena en una temporada ha sido más convincente que nuestra insípida protagonista en tres temporadas, así que veremos que pasa porque sin duda tanto Regina como Rumple son los motores de esta serie

  7. Yo te puedo resumir la temporada en una frase: “Todos felices menos, como siempre, Regina”

    Yo el principal problema que le veo a OUAT es que no he visto protagonista de una serie más insípida, egoísta, prepotente y tonta que Emma. En mi opinión es odiosa (y que conste que para mi hizo bien en salvar a Marian).

    Y todo ello a pesar de que se empeñan en glorificarla. Ella es una “supermadre” que es la única que tiene derecho a decidir que es mejor para Henry y yo me pregunto ¿dónde estaba ella los diez primeros años? Por supuesto viviendo su vida de soltera tan tranquila. Tampoco debemos olvidar que tal y como le dice Hook (yo no sé en qué universo alternativo ocurre eso pero bueno) ella es la heroína que venció a Peter Pan y a Zelena.

    Y luego esta esos dos capítulos finales a los que yo he llamada “CS:Una aventura de dos horas” en la que la principal conclusión que podemos sacar es que Regina le da su final feliz, una buena vida y recuerdos felices con su hijo y Emma a cambio la premia quitándole a su hijo, sin embargo el piratilla apestoso pierde su barco y Emma se lo agradece quitándose las bragas, pufff. Y yo me pregunto, a mi que no me gusta el CS ¿que argumentos me han dado para seguir viendo la serie?

    Visto lo visto, la cuarta temporada girara entorno a que mala es Regina, pobrecita Emma si mírala pone cara de tonta y de no haber roto un plato y todo está solucionado. Tanto como repiten la dichosa frase “Todo magia viene con un precio” Pues haber cuando los Charming y Emma pagan dicho precio alguna vez. Además de que van a hacer otro triangulo amoroso (como lo mal que los desarrollan) en el que dejaran a Regina como la “otra”.

    La única esperanza que me queda es que el 4×01 Regina le pegue una hostia a Emma que la espabile y le quite la tontería de golpe.

  8. javier torres moya

    De verdad, me parece una lastima lo que los escritores han hecho a Regina, esto nuevamente le dara impulsos desctructivos para con los eternos melosos familia charming – white, creo que Regina es el pilar fundamental de la serie, ella no debe ser buena, aunque debo reconocer que esta segunda parte de la tercera temporada a sido verdaderamente excitante!! no puedo esperar hasta este otoño para que vuelva a ver a la reina de las malvadas y esperando a ver a mi soñada Elizabeth Mitchell como Elsa!

¡Únete a nuestra comunidad!

Responder a Gustavo Carrillo Jácome Cancelar respuesta