Nashville, a escena

nashville

¿Sabes cuando tienes una bolsa de caramelos y te guardas el que más te gusta para el final? Pues algo así ha hecho ABC con Nashville, su estreno más prometedor de esta temporada, al menos sobre el papel. Vayan apuntando los nombres de Rayna James (Connie Britton) y Juliette Barnes (Hayden Panettiere), porque a partir de esta noche entran a formar parte de nuestra lista de series y, si nos convence, también de nuestra vida. Rodada íntegramente en Nashville (Tennessee), dice su carta de presentación que cada episodio de Nashville nos introducirá en un cautivador mundo de música, poder, talento, sexo, amor, desencantos y redención en el que las canciones, interpretadas por las estrellas de la serie, jugarán un papel esencia. Nashville, a escena: ¿te apuntas?

Sentadas a apenas un metro de distancia, pero separadas por un mundo. Rayna y Juliette son dos estrellas de la música country que viven trayectorias opuestas. Una, Rayna James, ha sido la reina de la industria durante dos décadas. Ha trabajado duro para llegar a donde está, pero ahora se ha dado cuenta que su pasión por el negocio no es lo suficientemente fuerte como para competir con las estrellas emergentes. Ahí entra en juego Juliette, la otra, que es sexy, atrevida y que está dispuesta a comerse el mundo y a apartar de su camino a cuantas intérpretes quieran poner en tela de juicio su éxito, en especial Rayna. La pelirroja se niega a aceptar las modas emergentes y rechaza ser aplastada por su discográfica, que además ha ayudado a construir. Cuando le hagan una oferta irrechazable, Rayna se verá forzada a aceptar la cruda realidad de que debe reinventarse para continuar teniendo un hueco en el panorama musical. Y es que, ya en el episodio piloto, veremos cómo su discográfica le ofrece la posibilidad de hacer de telonera en la gira de Juliette Barnes. Rayna rechazará y empezará, de esta forma, la batalla por el control del escenario y de la popularidad.

Lejos del escenario las cosas no son más fáciles para Rayna, cuyo padre, Lamar Wyatt (Powers Boothe), es el hombre de negocios más poderoso de Nashville. Su relación es tensa por años de resentimientos y poderosos secretos que empiezan a salir a la luz cuando Lamar y la hermana de Rayna, Tandy, desenmascaren una conspiración que tiene que ver con el marido de Rayna, Teddy (Eric Close). Para Teddy Conrad, es la hora de ser el centro de atención en lugar del marido a la sombra. Durante años, ha luchado contra el verdadero amor de Rayna: la música. Por su parte, Juliette Barnes se ha convertido en la artista más sexy del panorama y no está dispuesta a ceder ese éxito. En su escalada hacia la cima, una serie de circunstancias importantes sobre su pasado saldrán a la luz. Sin embargo, Juliette es calculadora y tiene una insaciable hambre de fama, por lo que hará todo lo que esté en su mano para dejar atrás esos turbios asuntos.

No sólo del enfrentamiento entre Rayna y Juliette vive Nashville. Allí vive mucha gente que tiene sueños: Deacon Claybourne (Charles Esten) es el líder de la banda cuyo amor no correspondido forma parte siempre de sus canciones; Scarlett O’Connor (Clare Bowen) es la bella artista por descubrir; Avery Barkley (Jonathan Jackson) es un joven músico bastante perdido; y Gunnar Scott (Sam Palladio) es un músico que tiene un romance con Scarlett.

Nashville es una de las últimas esperanzas de un otoño más bien flojo a nivel de estrenos. Ni los dramas de ABC (Last Resort, 666 Park Avenue), ni Revolution, ni Elementary han cumplido mis expectativas. ¿Las cumplirá Nashville?


Categorías: Nashville Noticias Etiquetas: ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »