Muere Undercovers, nace una ilusión

Nos persigue cierto gafe esta temporada. O es que, definitivamente, no tenemos ni idea, que es una opción muy probable. NBC ha cancelado Undercovers, la serie de espías de J.J. Abrams. Aunque todos pensábamos que había algo más bajo esas insípidas carreras y esos personajes superficiales (come on, ¡es Abrams!), lo cierto es que Undercovers era una serie de una sóla capa. Lo que ves es lo que hay. De nada sirve que uno de sus productores comentara ayer que la serie crecería mucho en las próximas semanas. Demasiado tarde. NBC emitirá tres episodios más de Undercovers los días 10 y 17 de noviembre y el 1 de diciembre que pondrán punto y final a una aventura bastante triste. Es nuestra segunda apuesta fallida de la temporada, después de la fugaz Lone Star. Esta habilidad para apostar a caballo cojo sólo se puede superar con optimismo, de ahí que busquemos algo positivo en la muerte de Undercovers. Y lo hay. J.J. Abrams ha obtenido una carta de queda libre de la cárcel y puede elegir su próximo destino. Entre las opciones que baraja hay una subrayada: la serie que están desarrollando Michael Emerson y Terry O'Quinn, que sigue sin nombre pero a la que ya han bautizado como The Locke and Linus Show. “La gente con la que están trabajando está entre mis creativos favoritos”, dice Abrams. En la misma línea, Kristin asegura que ABC sigue teniendo en mente la idea de resucitar Alias, proyecto creado por el propio Abrams. “Si quieren, pueden hacerlo con o sin mí. No es mi decisión”, comenta. Pero todos sabemos que la serie sólo se entiende con la mente de su creador. Así que la cancelación de Undercovers abre dos vías interesantes haciendo realidad el dicho de que no hay mal que por bien no venga. Aunque también me sé otro: el que no se consuela es porque no quiere…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »