Modern Family: ¿Dónde nos habíamos quedado?

Anoche terminé por fin la última temporada de las tres que tiene emitidas Modern Family. Sí, es cierto, por triste que suene no tengo mejor plan para una noche, es septiembre, el verano se acaba, el síndrome post-vacacional comienza y no venía nada mal un pequeño break de 20 minutos para hacer más apacible el sueño. Pero no estamos aquí para comentar mis planes nocturnos, sino para ver qué dejó y qué nos trae de nuevo una de las comedias más sólidas en los últimos años. ¿Te apuntas? Mi móvil es el 6… ¡ah, no, esto no es para hacer amigos! Vamos con el refresh de lo que ha ocurrido recientemente en Modern Family.

La comedia de ABC se despidió de su tercera temporada el pasado 23 de mayo con el capitulo Baby on board, que nos dejó las líneas más importantes que vamos a destacar, parte por parte o familia a familia. El hogar de los Dunphy es el mejor sitio para comenzar, esa casa de locos que sigue manteniendo el orden gracias Claire, que continúa siendo la misma madre sobreprotectora y estresada, la sargento… Cierto es que ha intentado probar nuevos roles a lo largo de la temporada: la mamá tecnológica (y su intento fallido de Facebook), la mujer concejal (todos sabíamos en el fondo que esa señal de stop era necesaria), ha intentado cambiar papeles con Phil para ser la madre enrollada… pero en todos ha tenido poco éxito, ella es la mamá mandona y sabelotodo, punto.

De la noche pasamos al día, del invierno a la primavera, del limón a la naranja, de Claire a Phil, ese padre cool, amigo de sus hijos y al parecer capaz de arreglar el escalón roto de la casa. En esta tanda de episodios hemos visto cómo se ha acercado más a su hija mediana, Alex, aunque ha destacado sobre todo por sus momentos con Luke. Su relación con Claire sigue evolucionando, hemos vivido episodios de celos, peleas por no escucharla, incluso como lidió ese momento delicado que toda mujer sufre durante el mes, aunque su principal método sigue siendo no enfadar ni llevar la contraria a su esposa. Los descendientes Dunphy también han tenido sus momentos, Haley fue admitida en una universidad tras tanta agonía (¿cómo creéis que se planteara esta temporada para ella?) y, seamos sinceros, a todos se nos rompió el corazón cuando nos enteramos de que se tenía que volver a separar de Dylan (ese chico nos ha ganado). Alex continúa siendo la misma empollona, aunque tuvo algún amorío y momento crítico como el discurso de graduación, pero los superó… ¡venga ya!, es Alex, no es necesaria tanta explicación.

En la casa Tucker-Pritchett lo que más nos sorprendió fue el gran estirón que pegó Lily en unos meses, el cual en mi caso se retrasó hasta los 17 años. Lo cierto es que aunque la anterior Lily fuera adorable, la actual no defrauda y aporta bastante juego y momentos cómicos (como sus palabras mágicas en mitad de la boda). Parte de la culpa de que Lily espabilara de una forma tan rápida la tiene su mamá, su papá… o sea, Cameron, mi personaje favorito sin menospreciar a Phil y a los demás, ese dramatismo, esa personalidad, sus movimientos de manos, su forma de correr a la par que grita, su defensa a ultranza de Missouri y su granja, su alter-ego Fizbo… Contrastando con su dulce y afable personalidad, tenemos a Mitchell. Este nuevo año ambos se propusieron como objetivo tener otro hijo, un hermano para Lily, harían lo que fuera necesario, incluso cantar el Don’t Go Breaking My Heart a lo Elton John y Didi Kee para encontrar a una madre de alquiler, pero el esfuerzo no dio para un final feliz en plan culebrón, no podremos olvidar esa escena final de los dos juntos en medio del descampado.

Por último paramos en la casa del patriarca, Jay Pritchett. Ha sido una temporada donde hemos visto a un Jay que sigue siendo el mismo tipo duro, pero en menor grado, tiene a lo largo de los capítulos un mayor acercamiento a su familia, Gloria y Manny, principalmente con sus hijos Claire y Mitchell, sobre todo con este último, e incluso llega a decir un “te quier” que gracias a alguna divinidad Phil no llegó a escuchar. Siendo sinceros con respecto a Manny tengo un tipo de relación amor-odio, me gustan muchos de los momentos que tienen, pero en ocasiones se me hace muy, muy pesado, sobre todo en el final de temporada. Y como parada final la mujer que nos dejó a todos boquiabiertos (en muchos sentidos) con la bomba que soltó en los segundos finales del último capítulo… ¡Gloria está embarazada! Ya saben cómo se las gasta esta mujer en su estado normal… ¿se la imaginan embarazada? Más vale que Jay, Manny y la familia al completo sepan pronto lo que les viene encima para ir preparándose. Y lo sabrán a partir del próximo 26 de septiembre cuando aterriza la próxima temporada con un capítulo doble y donde, si todo va bien y no me empiezan a odiar, comenzaré a hacer las reviews de esta serie.

Pero en fin, no he venido únicamente a soltaros este testamento: también me paso para dejaros un par de promos y la foto promocional de la nueva temporada. Sin más… ¡nos vemos!


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »