Modern Family: Comedia familiar 2.0

El mundo de las series evoluciona rápidamente: llegan géneros nuevos, se adoptan técnicas cinematográficas, los grandes actores le pierden la vergüenza a la televisión… Hay, sin embargo, lugares comunes que nunca se pierden. El concepto comedia familiar es tan antiguo casi como la propia televisión, y tan flexible como la moral de Belén Esteban. Al saco de las sitcoms centradas en el ámbito familiar se acaba de sumar recientemente Modern Family, un producto de la ABC que llegó a mis oídos de la mano del siempre genial Casciari. El bueno de Hernán recomendó las dos primeras dosis de Modern Family, argumentando que estábamos ante el mejor estreno en el terreno de las comedias desde que entrara en nuestras vidas hace ya cuatro años. Rodada en plan falso documental (mockumentary para los finos), Modern Family te hará reír. ¿Qué más se le puede pedir a una comedia?

Lo primero, unas pinceladas de la serie en forma de promo. Modern Family en un minuto:

La serie se centra en tres familias. En primer lugar, los Pritchett-Delgado, con el patriarca Jay Pritchett a la cabeza (interpretado por Ed O'Neill, el cascarrabias Al Bundy de Matrimonio con hijos, una serie que nunca fui capaz de ver…) Sesentón, está incomprensiblemente casado con uno de los mejores productos de la Madre Naturaleza, la impetuosa colombiana Gloria (Sofia Vergara, así en negita). Ella tiene la mitad de edad que su nuevo marido y un hijo gordito y surrealista, Manny, producto de su anterior relación.

Jay, por su parte, tiene dos hijos más, aproximadamente de la misma edad que Gloria: Claire y Mitchell. Claire está casada con Phil Dunphy. Ella es responsable, super-ama de casa y está muy pendiente de la educación de sus vástagos. Por desgracia, el enfoque de su marido no ayuda demasiado: Phil es el típico padre que intenta ser cool y, evidentemente, se queda en el camino. Pero a nosotros nos da igual porque nos retuerce de risa, claro… Los Dunphy tienen tres monstruitos: la pre-adolescente Haley, la sarcástica Alex y el efervescente Luke. Tres joyas

Finalmente, tenemos a los Pritchett-Tucker, pareja gay formada por el otro hijo del patriarca Jay, el atolondrado Mitchell, y Cameron, todo sentimiento. Mitch y Cam acaban de adoptar una niña vietnamita: Lily.

Las tres familiasLas tres familias

Con tanto personaje tenemos mucho donde elegir. En los Pritchett-Delgado destaca Manny, el niño. Su hipersensibilidad nos dará más de una alegría, presiento… En la familia Dunphy tenemos a una vieja conocida: Claire no es otra que Julie Bowen, es decir, la preciosa Sarah Shephard. En los dos primeros capítulos está totalmente eclipsada por su marido, Phil, enorme en su papel de padre guay. Él, junto a la hija mediana, Alex (una especie de Mafalda con más mala leche), son los personajes a seguir de este segundo núcleo familiar.

En el tercero y último, quien más promete es el orondo Cameron. Suya es la mejor escena de la serie en estos dos primeros capítulos. Os la dejo aquí por si la queréis ver, aunque como pertenece al episodio piloto os recomiendo que lo veáis entero.

Contexto: Mitchell y Cameron acaban de llegar a casa tras volver de Vietnam con su retoño. Toca presentarlo en sociedad, pero Mitchell teme la reacción de su padre, Jay, quien no lleva demasiado bien eso de la homosexualidad. Mientras Mitchell intenta suavizar el impacto de la noticia de la adopción, Cameron procede a… presentar al bebé:

De momento, muy buena pinta. El tercer episodio ya corre por la red, mientras que el cuarto se llama The Incident. ¿Hacen falta más argumentos para darle una oportunidad a Modern Family?


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »