Misfits: Un vistazo a la primera temporada

Misfits: Un vistazo a la primera temporada

Leído en nuestro Facebook: “¿Quién está siguiendo Misfits?” (Juan Manuel Cruz); “Hola, soy un gran aficionado a vuestra página, como en su día también recomendé que incluyerais Supernatural y os costó (y ahí está, una de las mejores series), hay un par de series que os recomiendo a ver qué tal os parecen una de ella es Misfits, es inglesa, es rollo Heroes pero con más humor, muy recomendable…” (Oscar Tapiador). Leído en los comentarios del blog: “Yo vuelvo a decir que Misfits le pega un repaso a Breaking bad” (Anónimo). ¿Qué os quiero decir con esto? Dos cosas. Una, que Misfits tiene todos los números para ser una must see; y dos, que alguien hace bien en esconderse tras el anonimato. Bromas parte, Misfits tiene pintaza. Hasta nos lo avisó el amigo Cobo en un artículo reciente… De modo que hemos sondeado el mercado (bueno, en realidad ha sido el mercado quien nos ha sondeado a nosotros) y estamos en condiciones de presentaros al nuevo fichaje de Todoseries: se llama Tryler Durbank y llevará las reviews de Misfits a partir del 2×01. Para empezar, sin embargo, nos brinda este resumen de la series one. ¿Gustas?

¡Ovación para Tryler Durbank, ovación para Misfits, Dios salve a la Reina!

Tras la emisión de su primer capítulo, mucha gente la calificó como “una Skins con superpoderes”, o como “una Heroes, pero con gracia”. Tras los seis episodios que conformaban su primera temporada, la gente hablaba de Skins como “Misfits pero sin superpoderes” y de Heroes… bueno, la gente trataba de evitar que les pillaran hablando en público de Heroes. Una tormenta eléctrica proporciona poderes a cinco jóvenes que cumplen con un programa de trabajos comunitarios. Leer el pensamiento, invisibilidad, controlar el tiempo… Sin duda, elementos útiles para tratar de lograr un mundo mejor y una sociedad menos corrupta, ¿verdad? ¡Venga! Seamos sinceros. Si descubrieses que tienes un poder, únicamente a tu alcance, ¿lo primero que harías sería ponerte rápidamente tus mallas y salir a impartir justicia?* Me lo temía. De eso trata Misfits.

Nathan, Simon, Curtis, Alisha y Kelly forman el grupo de inadaptados que da nombre a la serie. Cada uno cumple un rol, que no nos resultará difícil de identificar si hemos tenido la oportunidad de haber ido a un colegio/instituto/universidad/jardín de infancia a lo largo de nuestra vida. A pesar de lo inusual de tener habilidades paranormales, podemos decir que gran parte del motor de Misfits se pone en marcha gracias a la relación existente (y la evolución de esta) entre los problemáticos adolescentes. Los poderes suponen el plus distintivo de la serie y el desencadenante de la mayoría de conflictos existentes en cada capítulo.

¿Por qué tengo que ver Misfits?

  • Por ser la única atrevida a romper con lo preestablecido. Multitud de series han existido (y existen) en las que sus personajes descubren que tienen poderes, y misteriosamente, empiezan a preocuparse por todo aquel que le rodea, aunque en su vida anterior pasasen bastante de ellos. Tener superpoderes no implica sufrir una úlcera de bondad, y un ataque de modismo hortera repentino. ¿Quién no ha pensado jamás lo primero que haría en caso de tener determinada habilidad secreta? Pues Misfits, es lo más cercano a empatizar que os váis a encontrar en televisión, en lo que se refiere a este aspecto. Imagináos una serie en la que un hombre frotara una lámpara mágica, de ella saliese un genio, y los tres deseos que pidiese fuesen paz en el mundo, el fin del hambre y felicidad para todos. ¿Bonito? Probablemente. ¿Real? Difícil. ¿Soportable? Probablemente difícil.
  • Por Robert Sheehan/Nathan Young. Uno de esos casos en los que, tal es la simbiosis, que te resulta difícil separar personaje de actor. Nathan lo tiene todo para ser adorado: sarcasmo, irreverencia, protesta… y un poder que resulta ser uno de los mayores enigmas de la primera temporada. Como cuando Kobe Bryant se acerca al aro, Messi al área rival, o Tiger Woods al bar de carretera más cercano, cuando vemos a Nathan en pantalla, sabemos que algo memorable puede ocurrir en cualquier momento. La frase “No lo sé, simplemente me vienen a la cabeza y las digo” a la pregunta “¿Cómo se te ocurren esas cosas?” es tremendamente significativa. Sin duda, el emblema de Misfits.
  • Por su música. Blur, The XX, Joy Division, Klaxons… Los protagonistas son adolescentes, sí, pero la música está tan bien intercalada con la trama, que escuchar a Neil Diamond, mientras dos de los personajes se lo montan, te resultará lo más normal del mundo. Poco después descubrirás que las letras de Neil Diamond, podían ir perfectamente precedidas de un Spoiler alert. En muchas ocasiones, te quedarás esperando a los créditos, para ver si entre el cast han introducido alguna de las canciones utilizadas a lo largo del episodio.
  • Por su brevedad. Temporadas de seis capítulos. No te da tiempo a aburrirte. Las cuatro horas que conforman cada temporada, lo único que provocan es que te quedes con ganas de más. Las preocupaciones de sus protagonistas, su pasado, otras personas dotadas de poderes por la tormenta eléctrica… todo esto y mucho más en tan solo 240 minutos.
  • Por E4. Este canal se ha ganado un respeto. Si ya conoces Skins, ya sabrás que hay que estarle eternamente agradecido, por demostrar que para interpretar a gente entre 13 y 20 años, pueden valer actores de entre 13 y 20 años. También por enseñarnos que ver en televisión a un adolescente consumir drogas o bebiendo alcohol, sin que esto suponga una de las líneas maestras de la trama, puede ser posible. Una vez más, aciertan con un gran reparto, tanto protagonista como secundario. Cualquiera de los cuatro puntos antes mencionados se pueden sumar a los méritos de la antena británica.

¿Conclusión? Si eres amante de todo lo que implique superpoderes, te atraen las series juveniles dirigidas a personas de cualquier edad, disfrutas de una buena comedia, y quieres ver algo novedoso en televisión, dale una oportunidad a Misfits. No te va a llevar mucho tiempo. Probablemente, menos del deseado.

* En caso de responder afirmativamente a la pregunta, solo decirte que en este mundo faltan más personas como tú. Gente que no tenga miedo al ridículo y todavía cuente con mallas en su armario, por si surge la ocasión.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »