Lost: La ratonera de John Locke

Lost: 20 imágenes del rodaje de la sexta

La simbología en Lost es casi tan potente como el magnetismo de sus protagonistas. Hay decenas de símbolos lostianos sobre los cuales podríamos pasarnos horas y horas estableciendo relaciones, pero no os vamos a dar tanto la lata. Vamos a centrarnos únicamente en uno, concretamente en John Locke. ¿Hay algún símbolo en esta serie mayor que el calvito? No creo… Hablaremos de la ratonera, tanto en sentido literal (¿recordáis aquel juego que intentaba vender en la primera temporada?) como en el figurado. Y, cómo no, le daremos un par de vueltas a la figura del Hombre de Negro.

El triángulo de Lost, por tradición, lo conforman Jack, Kate y Sawyer. Pero en la sexta habrá otro triángulo de igual o mayor importancia: Locke, Jacob y Antijacob (el Hombre de Negro), tres personajes que por derecho propio se cuelan entre las figuras más místicas de la isla. Repasando la historia de Locke vemos algunas cosas muy interesantes…

Deus ex machina, 1×19. Locke abre el episodio en un flashback, explicándole a un niño cómo se juega a Mouse Trap (Ratonera), su juego de mesa favorito. Habla de colocar, una por una, las piezas, y de esperar a que tu oponente aterrice en el queso. Algo muy parecido a lo que el Hombre de Negro hace con el propio Locke… La Ratonera es precisamente también el nombre de una obra de teatro escrita por la británica Agatha Christie (estrenada, por cierto, en 1952 en Londres y representada ininterrumpidamente desde entonces, record absoluto para una pieza teatral), cuyo final tiene ciertos paralelismos con lo visto en el tramo final de la quinta temporada: en la obra (spoilers de La Ratonera, ¡cuidado!) resulta que el detective que investiga el asesinato de turno es, en realidad, el propio asesino. Algo así pasa con Locke en The Incident, que descubrimos que es, en realidad, el Hombre de Negro

En otro flashback del calvito, Cabin Fever, vemos que su nacimiento es provocado por un accidente que sufre su madre, atropellada por un coche. ¿Podría ser uno de los toques de Jacob, o quizá sea obra del Hombre de Negro, que actúa de manera menos sutil que su némesis?

Finalmente, el padre de Locke representa otra ratonera, otra trampa para John. Lo más crudo es que no será Cooper el único que traicione a Locke, sino que también lo hará la isla. El timador seduce a su hijo, ofreciéndole justo lo que necesita (un referente paterno), para luego dejarlo completamente tirado cuando obtiene el riñón. De la misma manera, la isla da a Locke lo que anhela (unas piernas, un protagonismo, un sentirse dueño de su vida, un auténtico walkabout) durante varias temporadas, para acabar arrebatándole la vida y el cuerpo.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »