Lost: La otra cara de Michael Emerson

Lost: La otra cara de Michael Emerson

Michael Emerson nos ofrece cada semana una lección gratuita de interpretación. Ver a Benjamin Linus en acción, sea contemplando el terrible asesinato de su hija, vestido de profesor de historia europea o asesinando a John Locke, es un placer. Ben es la cara visible del señor Emerson que, en palabras de Raquel Sánchez Silva (Cuatro), es uno de los actores que menos se parece al personaje que interpreta. Su otra cara, en la que confiesa estar locamente enamorado de su mujer o en la que desea acabar su etapa en Lost, nos la presentó la revista People en un artículo especial que le dedicó la semana pasada. El gran Emerson, como nunca lo habíamos visto…

Michael Emerson se despidió como siempre de su mujer, Carrie Preston, cuando consiguió un papel de invitado como un misterioso personaje en Lost en el año 2005, y cogió un vuelo desde Nueva York hasta el set de rodaje de la serie en Hawaii. Luego, como la mayoría de personajes en este enigmático drama de ABC, poof!, desapareció. “Le dije, 'voy a rodar un par de episodios a Hawaii, nos vemos en un par de semanas'”, comenta Emerson. “Ya no volví a casa”. La buena noticia es que su personaje, más tarde bautizado como Ben Linus, era tan sumamente inquietante que los productores lo contrataron como personaje regular.

Cuando volvió a casa para recoger su ropa, tuvo que dejar a su mujer, que estaba actuando en una obra de teatro en Broadway. Preston recuerda: “Hawaii es el lugar que me robó a mi marido”. Ahora está a punto de volver a tenerlo en casa. Tras cuatro años viviendo de alquiler en la isla de Oahu, Emerson, de 55 años, dirá aloha a sus compañeros de reparto y a Ben. Se establecerá con su mujer, de 42 años, en Los Angeles, donde viven mientras ella graba el drama de HBO True Blood, en el que interpreta a la camarera Arlene Fowler. “La serie ha sido una de las grandes experiencias de mi vida”, dice Emerson. “Pero es un alivio volver a mi vida”.

Su vida nunca ha sido demasiado sedentaria. La pareja se conoció en 1994 cuando Preston participaba en el Festival Alabama Shakespeare en Montgomery, donde conoció a Emerson, que estudiaba un master de Bellas Artes e interpretaba varios papeles en la obra A Christmas Carol. “Me enamoré de él”, comenta. “En menos de un mes estaba llamando a mi madre para decirle: 'he encontrado al hombre con el que me voy a casar'“. El sentimiento era mutuo y estuvieron viajando entre Alabama y Nueva York antes de casarse en un teatro de Macon, la localidad natal de Carrie, en el año 1998, poco antes de instalarse en Nueva York, a la que Michael Emerson llama “Hogar con h mayúscula”.

Por otra parte, Hawaii no es un paraíso para ellos. “No estoy acostumbrado a los deportes de agua”, dice Emerson, nativo de Iowa. “¡Crecí en las llanuras!” Por lo que respecta a Preston, luchó por encontrar trabajo lejos de allí. “No me gusta tirarme en la playa”, dice. “Me gusta estar ocupada”. Su deseo se cumplió en el año 2007 cuando fue contratada para True Blood y la pareja se compró una casa en Los Angeles, donde organizan fiestas de visionado de True Blood y Lost cuando ambos están en casa.

Emerson seguirá viajando entre Hawaii y Los Angeles hasta que acabe de rodar la finale de Lost, que se emite el 23 de mayo. “Creo que se responderán todas las preguntas importantes”, dice. No le importa lo que le pueda pasar a Ben, Emerson dice que después de Lost interpretará felizmente a un amo de casa para Preston. “Seré su jardinero, su asistente personal y su cocinero de desayuno hasta que ella quiera”, ríe Emerson.

Podéis obtener el artículo en tamaño real (aquí y aquí). ¡Qué grande es este tío! Objetivo post-Lost: seguir los pasos de Michael Emerson…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »