Lost: El último brindis

Lost: El último brindis

No es habitual, pero sucede. Una serie tan innovadora como Lost, que ha cambiado la forma de entender y de hacer televisión, nunca había tenido a su protagonista nominado como actor principal en los Emmy. Hasta 2010. Matthew Fox recoge los frutos de seis años de trabajo en Hawaii con una nominación que le pilló totalmente por sorpresa: “no tenía ni idea. Estábamos dormidos y cuando me desperté vi el móvil vibrando. En el fondo sabía que se trataba de buenas noticias”. Sucede, decía antes, porque ya tenemos la experiencia de Battlestar Galactica, ninguneada año tras año en los Emmy y que no consiguió ni una miserable nominación para Edward James Olmos o para James Callis. Fox ha caído en la categoría (posiblemente) más reñida, la de actor principal de drama, con Bryan Cranston apuntando al triplete y Michael C. Hall y Jon Hamm como clarísimos aspirantes. De ahí que haya entendido la nominación como un pretexto para volver a encontrarse con sus compañeros en Lost: “es una genial excusa para ir a la ceremonia y pasar un rato con la gente con la que hice la serie. Tendremos una pequeña reunión y brindaremos con champagne por lo que hicimos durante seis años. Quiero ir para hacer una gran fiesta con gente que no he visto durante todo el verano”. El actor, que está ultimando los detalles para dejar Hawaii y marcharse a Oregon, está encantado con la nominación de Lost a mejor serie de drama: “creo que la serie ha generado enormes expectativas esta temporada y las hemos cumplido e incluso superado en algunos aspectos”. Más de uno no estará de acuerdo con esta afirmación, pero a nadie le pasaba por la cabeza que la serie no estuviera en esa lista con lo mejor del año. Lost se verá las caras con True Blood, The Good Wife, Breaking Bad, Dexter y Mad Men. Casi nada… Fox también tuvo algunas palabras para sus compañeros nominados: “viendo la nominación a Damon y Carlton, a Jack Bender y a otros actores, me siento genial“. Me temo que ningún lostie tendrá las manos ocupadas a la hora de ese brindis, a no ser que Terry O'Quinn se lleve un Emmy que merece tanto como Aaron Paul (Breaking Bad). Que sea el año de O'Quinn y que Paul se lleve los tres siguientes…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »