Lost: El peor enemigo de Matthew Fox

Lost: El peor enemigo de Matthew Fox

Hoy creo que voy a sentirme como un bebé al que nadie escucha su llanto; o peor, como cuando vas a pedir una copa a la barra de la discoteca y la camarera atiende a todos los que están a tu alrededor, con esa habilidad innata para pasear la mirada de un lado a otro de tu cuerpo, pero sin detenerse en tu cara. Sí, son ejemplos para no decir claramente que corro el riesgo de ser ignorado. El motivo tiene nombre y apellidos: Lost – There's No Place Like Home. ¿A quién le va interesar que Matthew Fox es incapaz de desengancharse del tabaco teniendo una season finale de Lost entre manos? Soy consciente de la dificultad para captar vuestra atención, por eso he decidido dejar a un lado teorías, entrevistas o artículos complicados y dar noticias frescas, sencillas y rápidas de leer. Matthew Fox no consigue dejar de fumar y, encima, no cumple sus promesas. Todo empezó en enero de 2008, cuando Matthew decidió dejar de fumar en una de esas dos propuestas que nos hacemos para el año nuevo (la otra es ir al gimnasio). Sin embargo, su vida ha sido tan agitada que el tabaco le ha ganado la batalla. “Salí de promoción para la película Vantage Point y estuvimos viajando por nueve países en tres semanas. Fue increíblemente estresante, así que fumé un poco”. Siempre puede meter excusas lostianas: “la Isla no me permite que deje de fumar” o “el destino siempre se corrige” o “If we can't smoke together, we're gonna die alone”. Ya sabemos que el peor enemigo de Matthew Fox no es Benjamin Linus, ni Locke, ni el hombre que le roba a su mujer, ni siquiera su fantasmal padre, es el tabaco. Ánimo, Matthew.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »