Lost: El 1×1 (que no es) de Across the sea

Lost: El 1x1 (que no es) de Across the sea

Si me preguntaran qué me está pareciendo el desenlace de Lost, no alcanzaría a encontrar las palabras adecuadas: primero porque mi vocabulario es ciertamente limitado, y segundo porque no sabría escoger las palabras que mejor resumirían mi estupid… mi estupefacción: ¡Cinco años gestando enigmas! ¡Cinco! ¿Y qué es lo que han pensado Cuse & Lindelof para desfacer tal entuerto? “¿Cinco? ¡Pues por el loophole os la hinco!” ¡Y de qué manera, señores! Ahí va la respuesta con las que nos tendremos que conformar aquellos herejes que exigimos algo de coherencia a todo lo planteado: “Las respuestas a las preguntas os llevarán a más preguntas”. Hay que jod… fastidiarse.

Ahí son los guionistas los que hablan en boca de sus personajes. Como diciendo: “Ya no sabemos qué más sacarnos de la manga, así que no nos exijáis más”. Como diciendo: “A ver si vamos a tener que contestar a todo lo que hemos prometido”. Y saldrá el sector radical de las esferas lostianas con sus habituales comentarios: el cursi (“No importa el final, el viaje ha sido lo bonito”), el intelectual (“Las respuestas ya las han dado, de manera sutil, lo que sucede es que yo lo entiendo y vosotros no”) y el capitalista (“Lost nos ha dado horas de entretenimiento gratuito, así que no nos deben nada”). Este último es mi preferido: si hubiera pagado por ver la serie estaría indignado, en cambio, como es gratis pues calla y tragaThat's what she said!

Y yo les entiendo. Y les respeto. Especialmente a los que concluyen sus intervenciones con el mítico: “Seguro que tú lo harías peor”. Sentencias así, hieren mi corazón de pseudoescritor amateur; por tanto hoy voy a quitarme el disfraz de bufón sin gracia para ponerme el de de guionista frustrado… Ya veréis, aun echaréis de menos al otro yo. ¿Cómo habría desarrollado los misterios lostianos un humilde servidor? Pasen y vean:

1. El accidente: el Oceanic 815 está atravesando el océano, como su propio nombre indica. En un momento dado, algo empieza a ir mal: el aparato desciende, el cuadro de mandos se vuelve loco y… ¡Accidente! Al más puro estilo del Triángulo de las Bermudas, el avión desaparece sin dejar rastro.

2. Los Otros: los supervivientes aterrizan en una Isla supuestamente desierta. Digo supuestamente porque allí viven unos auténticos indígenas que creen que la Isla es un lugar especial y místico…

3. Iniciativa Dharma: …y, además, en la Isla existe una comunidad más civilizada; descendientes de unos colonizadores que naufragaron con su barco (¿Black Rock?) en dicho lugar. Intentaron comerciar con los recursos isleños, pero sus idas y venidas no siempre llegaban a buen puerto: por efectos del electromagnetismo era muy fácil perderse, así que construyeron un faro que guiara a los buques. Con el tiempo, fueron conociendo más secretos de la Isla, que ocultaba energías hasta entonces desconocidas.

4. La Isla: Los Otros son fieles creyentes de su fe. Cuenta su leyenda que la Isla es el hogar del Dios del Sol, y por ese motivo le rinden culto en un fabuloso templo de cartón-piedra y le ofrecen sacrificios en su honor (incluso secuestran niños para tal cometido). Y también le construyen estatuas gigantes a su imagen y semejanza. Por su parte, la Iniciativa Dharma se dedica a estudiar las propiedades energéticas de la Isla: la tierra desprende una gran energía geotérmica, difícil de controlar, que aislada serviría para abastecer las necesidades del mundo. O más.

El Dios Sol en persona... o lo que seaEl Dios Sol en persona… o lo que sea

5. La tecla-el búnker-la rueda: Para controlar la inestabilidad de la energía geotérmica, la iniciativa Dharma ha construido unas estaciones desde las que algunos operarios regulan su emisión (con la rueda y la tecla).

6. El humo-La fuente: Los indígenas ven en la luz que emana del interior de la tierra como la manifestación del Dios del Sol y El Humo Negro como la expresión de su ira. Los Dharma boys, tan racionales ellos, consideran el resplandor como pura energía y el Humo como los deshechos de la combustión terrestre. O algo así: cosas de científicos…

7. Ciencia vs Fe: El líder Dharma intenta convencer a los indígenas de que sus creencias son absurdas, que son cuentos. Los Otros se mantienen firmes en sus convicciones, se respetan hasta que sucede…

8. …¡El incidente: “Alguien” se olvida de apretar una tecla, la energía geotérmica se descontrola y se lía. La explosión arrasa con la estatua y los indígenas interpretan este hecho como una declaración de guerra de los hombres de ciencia.

9. Room 23: La guerra civil se precipita, la situación se vuelve insostenible. Los Dharma idean la Room 23; una sala en la que manipulan los cerebros de los indígenas para reclutarlos a su órdenes. Vamos, una versión razonada de la infección zombiesca que sufrió Sayid.

¡Y en 3D!¡Y en 3D!

10. Los candidatos: : La profecía de los antiguos indígenas hablaba de una guerra (lo mencionaba un dibujito en la pared de su templo) y de que un día llegarían unos enviados, señalados por los Dioses, que decantarían la victoria de su parte. Aquí es donde entran en juego los supervivientes del Oceanic. Sin embargo, no todos son candidatos; sólo dos podían ser los elegidos: un líder y su consejero. ¿Será Jack, cuyo tatuaje tribal podría ser interpretado como “la señal”? ¿Será Hurley, que tiene unos dones especiales? ¿Será Sayid, el guerrero? ¿Será el carismático Sawyer? No será Kate. Paralelamente, los Dharma, también pretenden reclutar a los losties, porque podrían ser valiosos para sus investigaciones y su estancia en la Isla. ¿Por qué opción se decantarán nuestros héroes? ¿Aceptarán su supuesto destino? ¿Escogerán la vía de la lógica? ¿Se enfrentarán entre ellos?

11. Los números: Eternamente ligados a Hurley. En su vida pre-Isla, Hugo ya tenía la secuencia 4-8-15-16-23-42 en el subconsciente. ¿Por qué? Al llegar a la Isla encuentra algunos de esos números grabados en la pared del templo, y llega a la conclusión de que es una especie de reencarnación de “alguien” que ya había estado allí. O eso o estaba loco.

12. Las voces y las apariciones: En el desarrollo de la guerra, serán muchos los caídos. Las almas de los muertos pululan por la Isla; sin embargo sólo Hurley los ve debido a su don: ver a los fallecidos. Los susurros serían las palabras fantasmales, cuando les da vergüenza manifestarse o no se han vestido convenientemente para el encuentro.

13. Aaron, Walt y los especiales: Claire y su retoño se refugian en una cueva y quedan a salvo de toda la movida. Con ellos también está el pequeño Walt. Los candidatos anteriormente mencionados acaban creyendo en la profecía y aceptan su supuesto destino. Se sacrifican por la Isla, para que nadie la explote en beneficio propio: destruyen el submarino evitando cualquier huida, y los escasos supervivientes quedan a la espera de que alguien les encuentre. Todo parece perdido, ya no quedan candidatos para mantener a salvo la Isla, pero… ¡Zasca! ¡Los elegidos eran Aaron y Walt! ¡Una marca de nacimiento en el brazo de ambos así lo demostraba! De nuevo vemos el grabado de la pared del templo, se ve el dibujo de una mujer con dos muchachos… ¡La profecía se cumplía con Aaron y Walt, no con los losties de primera generación! Fundido a negro. Final abierto. Gente indignada. Objetivo conseguido.

¿Qué? Las tonterías que he relatado son prácticamente las mismas, aunque yo he intentado poner una pizca de cohesión a la trama manteniendo la mayoría de misterios y resolviéndolos con solvencia (modo pedante, on). Para ofertas y demandas, llámenme al 666-31… ¡Maldita sea! ¡No puedo seguir escribiendo mi número! Seguro que son el dúo dinámico (Cuse & Lindelof), que se sienten amenazados y me están intentando boicotear. ¡Que no, que es broma! Lo que se ha de inventar uno para sorprender al público… Eso mismo dicen Cuse y Lindelof.


Categorías: Lost Perdidos Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »