Lost: El 1×1 de The Package

Lost: El 1x1 de The Package

“Estaba Dios sentado una tarde de domingo frente al televisor, ataviado con su chándal, con su camiseta de tirantes y sus pantuflas; sosteniendo una cerveza (no olvidemos que el Todopoderoso hizo al hombre a su imagen y semejanza) cuando de repente entró por las puertas del cielo su señora. La Diosa llevaba un paquete en la mano, que llevaba escrito en el dorso una frase: “construye tu propio universo”.

A Dios no le tocó montar un armario o instalar la TDT, sino construir el universo. Y se puso manos a la obra, como un paleta pero cumpliendo con su horario de trabajo: en siete días se montó un Paraíso la mar de guapo, pero que requería de muchos sacrificios; así que delegó sus funciones en el primer trabajador-pringao de la historia: Adán. Y es que Dios era un jefe insoportable; que si “Adán, me tienes que regar el huerto”, que si “no te acerques tanto a mi árbol”, que si tal que si (cirio) Pascual.

Entonces Adán se quejó al sindicato (cuyo representante también era Dios, porque el Señor está en todas partes) y por aquello de la paridad le pusieron de compañera a una mujer. Y Adán, por muy primer hombre que fuera, era cómo todos los de la especie, con todos sus vicios y todas sus tentaciones… y no tardó nada en intentar conseguir una cita con la mujer original (por ser la primera, no por ser distinta). Quedaron en el árbol prohibido, se tomaron unas manzanas y Dios, que se gasta un carácter de mil demonios, les descubrió (recuerden, está en todas partes) y les despidió en el acto.

Así fue como tuvo lugar el primer Expediente de Regulación de Empresa del que se tiene constancia. 2000 años después, esta ya es una tradición más a celebrar por todos los españoles. Amén… e INEM” (Libro de Manel, versículos del 1 al 24)

La Biblia es el libro de ficción más vendido de todos los tiempos, y como hoy en día está tan de moda rehacer clásicos, pensé en hacer una nueva versión de las Sagradas Escrituras que fuera más cercana al gusto (o mal gusto) del cristiano actual. Sin embargo, fue ver este último capítulo lostiano y darme cuenta de que se me habían adelantado. Otra vez. Y eso que mi novia siempre dice que nunca había estado con alguien tan rápido como yo… ¡si hasta me califica de precoz! Eso es bueno, ¿no? ¿No?

Jin: penitente. “Quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra”, dijo Jesús. “Y quien esté libre de haberse liado con la hija de su jefe, que no se la tire que ya lo haré yo”. Eso fue lo que pensó Jin: “De perdidos, al rio”-añadió. Pues de momento la relación le está saliendo un poco cara… ¡Qué cruz, la del coreano! ¡Empalma un follón detrás de otro!

Sun: concebida. Y por el momento no se sabe quién le ha puesto la semillita en su huerto (en la línea alternativa). Es justo lo mismo que le pasó a la “Virgen” María, que no conocía la identidad del padre y se inventó lo de la paloma y lo del Espíritu Santo y todo eso. Yo creo que fue Jin. Jin con Sun, no con María. Ahora, después del balazo que se llevó (Sun, no María) va a hacer falta un milagro para que nazca el bebé. Ji Yeon, que Jesús ya nació. Y murió. Y resucitó. Y todos lo celebramos con tal de irnos de vacaciones.

Sawyer: Judas. El dandy sureño no se vende por unas monedas de plata, sino por la libertad. Eso sí, ya se sabe lo que pasa cuando se juega a dos bandas, que se ha de acabar traicionando a una de las partes: ¿será James, maestros, quien desbarate los planes de Lockesea? ¿Se quitará la espinita de esta manera? ¿Se redimirá así? Claro que no, porque por mucho que se empeñe, Sawyer tiene aún una corona entera de espinas por desquitar.

El beso de JudasEl beso de Judas

Kate: costalera. En esta procesión de candidatos que es la sexta temporada, la pecas ha sido relegada a un papel secundario: su única misión es la de acarrear con tres de las figuras principales que necesita Lockesea. Y es una carga pesada. La misión, no Kate. Bueno, Kate también. Qué paradoja.

Widmore: mesías. El hombre de bien ha llegado a la Isla con un único propósito: salvar la humanidad del mal que se nos avecina. Otro que viene haciendo promesas y reclutando fieles con más palabrería vacía: no sigáis a estos líderes sectarios, que Tom Cruise lo hizo y acabó comiendo placentas de bebé. Yo no me fío de él, ni de Widmore tampoco.

Sayid: resucitado. Jesús resucitó a los tres días y lo primero que hizo fue devorar los cerebros de sus captores… O no, pero es que me he leído el final un poco por encima y he puesto un poco de inventiva. El caso es que el iraquí no necesitó tres días ni un Padre divino para volver a la vida: le bastó un chorreo de agua de balneario y… ¡hala, a vivir! Bien, “vivir” no sería la palabra… No tendrá corazón, pero sí un enorme un par de pulmones bastante potentes. Widmore tiene un submarino, y Lockesea un iraquí-pokémon de agua… ¿Hasta que profundidad será water resistant Mr. Jarrah?

Zoe: atea. En una serie convertida en un acto de fe continuo, se agradece que aparezca Tina Feýta teorizando nuevamente sobre electromagnetismos y otros temas que tengan pies (de cuatro dedos) y cabeza. Bendita seas

Lapidus: San Pedro. La única vía de escape de la Isla es el avión. El avión sólo lo sabe pilotar Lapidus. Conclusión: Lapidus tiene la llave del Paraíso (a.k.a alejarse de la Herbert Jablonski).

Miles: Papa (de Roma). Pasan los días y seguimos esperando a que haga algo, ya que sus discursos son completamente inútiles. Que pase a la acción de una vez o que lo maten. A Miles. En todo momento hablaba de Miles.

Ben: crucificado. Tras una vida entera encadenando pecados, el manipulador ha quedado sentenciado: redimido, sí; reprimido, también. Larga agonía la que le espera a Mr. Ojitos y a sus fans: No Ben, no party.

Ilana: creyente. Permanece fiel a Jacob y a sus mandamientos. Así no se puede vivir. A ver si es verdad.

Jack: cura (de curar). Los métodos que aplica a Sun para rehabilitarla del trauma son mano de santo. Eso sí: en vez de una libreta le podría haber dado a la coreana una bocina, a lo Harpo Marx. Serviría de poco, pero al menos su personaje ganaría algo más de gracia.

Keamy: Poncio Pilato. Iba a ser el ejecutor de Jin, sin embargo, en un momento dado, se lava las manos y revela que la idea fue de Papá Sun… ¡Qué pocos huevos (de Pascua) se gasta el mercenario!

Claire: hija pródiga. Me da a mí que entre Claire y Fum-Fum-Locke hay una relación muy cercana. No, no tan estrecha como la existente entre algunos indefensos niños y esos hijos de… de Dios, los capellanes, que han llevado al límite la expresión “dejad que los niños se acerquen a mí” proclamada por el Señor. El que sucede en la isla es un vínculo menos abominable… ¿Será Claire la primogénita de una nueva estirpe, la de los infectados por el virus del ente de humo? Consejo: tened cuidado con las infecciones y los virus. Por mucho que insista la Iglesia con sus ideas retrógradas, desobedece: póntelo-pónselo. El Ministerio de Sanidad ha patrocinado este apartado.

25 de diciembre, fum, fum, fum25 de diciembre, fum, fum, fum

Mikhail: ciego. Jesús era mucho de hacer milagros. El de la multiplicación de los panes y los peces es relativamente sencillo de explicar: no era más que una oferta 3×2 del CarreIV (el Carrefour de su época), ya que gracias a esos descuentazos rentabilizó el poco dinero que llevaba encima y sorprendió a sus no-capitalistas admiradores. Respecto a lo de la mágica rehabilitación del ciego, ehm… ¿A quién le importa? Además. Mikhail es tuerto… ¿y a quién le importa? Es decir, ¿tan necesario es conocer el por qué de su lesión? Ya puestos, también exijo que alguien explique el origen de la alopecia de Locke, el de la obesidad de Hurley o el de la sosería de Kate.

Ricardo: iluminado. Estuvo tocado de muerte, sin embargo el vis-a-vis que mantuvo con su esposa fallecida (?) le ha servido para ver de nuevo la luz. Ahora vuelve a ser ese faro que marca el camino a seguir. Cuidado, que los españoles no nos orientamos demasiado bien y, lo que es peor, nunca lo admitimos. La de veces que me han preguntado por una calle y me he inventado un itinerario simplemente por el hecho de no dejar en evidencia mi ignorancia…

Hurley: profeta. Es el encargado de propagar el mensaje de su Dios, Jacob. Propaga la palabra jacobina, la que para él es la única y verdadera… ¿Tendrá razón? ¿O será uno más de esos predicadores lavacerebros que salen por la tele contando tonterías y sinsentidos para captar ignorantes sin rumbo? La realidad siempre supera a la ficción, por muy ciencia ficción que sea (y eso que Lost lo es, y demasiado).

Desmond: mártir. Torturado y forzado a cumplir con una misión, el escocés ha sacrificado temporalmente su edulcorado romance con Penny por una causa que se supone trascendental para el destino del mundo e, incluso, del universo infinito y más allá. Esperemos que no muera, que Dios burla el “Dead is dead” cuando y con quien quiere, pero los guionistas lostianos no: estos insisten en respetar la ley del ciclo de la vida… menos con Locke. Y Sayid. Y posiblemente Claire. Y probablemente Christian. Y con…

Efectivamente; éste es el post con más hostias gratuitas por línea que he escrito nunca: el que se ofenda y esté libre de pecado, que me tire el primer comentario…


Categorías: Lost Perdidos Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »