Lost: El 1×1 de Dr. Linus

Si estás leyendo esto es que tienes algo en común conmigo: has ido al
colegio
. Y existe una circunstancia muy curiosa, llámala x (o LA X),
que hace que cada clase de cada colegio de cada ciudad de cada país
tenga los mismos personajes. Y lo más curioso es que los roles se
repiten generación tras generación: el gordo, el delgado, el bajo, el
alto, el listo, el tonto, el gracioso, el soso… Yo fui un
afortunado en ese sentido, pues tenía la combinación ganadora: delgado,
bajo, tonto y soso. Toma ya. Eso sí, quince años después, y tras haberme
sometido recientemente a algún que otro arreglillo (implantes en la
mayoría de zonas de mi anatomía) y a un trasplante experimental de
cerebro (procedente de un tertuliano de televisión, que son los sabios
del siglo XXI), unido a la visión diaria de El Club del Chiste de
Antena 3; los de la clínica que me han tratado me han prometido que voy a
ser más atractivo, más culto y más gracioso. De momento he guardado una
copia del ticket, que dispongo de 15 días para reclamar

Si
estás leyendo esto, es que tienes algo en común conmigo: has ido al
colegio
. Y existe una circunstancia muy curiosa, llámala x (o LA X),
que hace que cada clase de cada colegio de cada ciudad de cada país
tenga los mismos personajes. Y lo más curioso es que los roles se
repiten generación tras generación: el gordo, el delgado, el bajo, el
alto, el listo, el tonto, el gracioso, el soso… Creo que estoy
sufriendo algún tipo de problema técnico, disculpen las molestias y
disfruten
de este 1×1, en el que responderé a la gran pregunta que todos
os estáis planteando en este momento… “¿Habrá sido capaz de
cortar/pegar un párrafo entero para rellenar la introducción alegando un
trastorno mental ficticio?
” No, ésa no: LA pregunta es… ¿Quién sería
quién, si la Isla fuera la típica High School americana?

Ben: doctorado. Sólo hay una cosa en este universo que me supera: los doctores. Me estoy refiriendo a esos profesores que tienen un doctorado, esos seres altivos que se sienten ofendidos cuando alguno de sus alumnos o compañeros no se dirigen a ellos como se supone que deberían, con el apelativo de Doctor. Este término es muy ambiguo en cuanto a su significado, y da pie (de cuatro dedos) a múltiples interpretaciones y, por ende, a muchas malinterpretaciones. Que se lo digan sino a mi primo, el día que intentó ligarse a una chati intentando impresionarla con su titulación académica…

  • Mi primo: ¿Estudias o trabajas?
  • Chati: ¿No conoces otra pregunta para romper el hielo?
  • Mi primo: Sí, la de si tienes hora; pero como llevo reloj he pensado que iba a quedar como un idiota.
  • Chati: Igualmente has quedado como idiota.
  • Mi primo: Pues soy doctor…
  • Chati: ¿Doctor?
  • Señora que chilla: ¡Socorro! ¡A un hombre le ha dado un infarto! ¿Hay algún doctor?
  • Chati: ¡Sí! ¡Estoy con un chico que lo es!
  • Mi primo: …
  • Chati: ¡Venga! ¡Ayúdale!
  • Mi primo: Es que soy doctor… en Historia de Europa.
  • Hombre al que le ha dado el infarto: ¡Anda y veste a la mierdaaaaghhhh!

El desenlace de la historia fue trágico. Y no porque muriera el hombre al que le dio el infarto, sino porque mi primo no logró camelarse a la chati. Este trauma perduró para siempre en su interior, así que estudió medicina para redimirse: tiene 30 años y va por segundo de carrera… Tiene dos co…sas en común con Ben: que cometió algún que otro error en el pasado (muerte a su cuenta incluida) y que busca ese perdón divino/humano. Linus lo ha conseguido, le hemos disculpado… ¿Y es que quién no puede perdonar a alguien que te mira con estos ojitos?

Los ojos benignos del 
malLos ojos benignos del mal

Lockesea: director. Tras el golpe de estado que llevó a cabo en el capítulo anterior con la destrucción del templo (con lo que cuesta derribar el cartón-piedra), el humo se ha convertido en el mandamás, en el que hace y deshace dentro de la Isla. Por cierto, rectifico: hay una cosa en este universo que me supera más que los doctores, que es la falsa imagen que se da de la docencia en las series de ficción. Siempre se describen los colegios como un lugar lleno de vicio, en el que profesores/directores/personal administrativo y de servicios se pasan la jornada copulando entre ellos. Falso. Es algo tan falso como esa leyenda urbana que dice que los profesores tienen muchas vacaciones: tener dos meses en verano, tres semanas en Navidad, diez días en Semana Santa, más las fiestas, más los puentes, más las jornadas de asuntos personales… ¿se puede considerar eso tener “muchas vacaciones”? Lo dicho, rumores sin fundamentos.

Ilana: tutora. Rectifico otra vez: hay una cosa en este universo que me supera más que los doctores y más que la falsa imagen que se da de la docencia en las series de ficción… ¡los tutores! ¡Los tutores y sus reglas y normas estrictas, siempre riñendo y abroncando! Ellos son los encargados de proteger a sus muchachos, de guiarlos, de orientar sus vida, etc. Ésas son las labores de Ilana para con los jacobinos, y podemos afirmar que ha cumplido de sobras con su trabajo… pero usando un rifle para que los pollitos descarriados no se le escapen del corral: las autoridades no recomiendan que ningún profesor de instituto use el método Ilana para acabar con la edad del pavo. Aunque efectivo, lo que se dice efectivo, lo es.

Richard: repetidor. Me retracto nuevamente: hay una cosa en este universo que me supera más que los doctores, más que la falsa imagen que se da de la docencia en las series de ficción y más que los tutores… ¡los repetidores! Son ese tipo de alumnos que le cogen mucho cariño a un determinado curso y deciden vivenciarlo más veces. Pues Alpert es el repetidor oficial de la Isla: lleva varios años allí, viendo llegar (y marchar) a varias generaciones de compañeros, mientras él permanece en su sitio. Siempre igual. Año tras año. Eso sí, de este episodio podemos extraer una valiosa excusa que podéis aplicar si se da el caso:

  • Niño repetidor: Papa, tengo que repetir sexto de primaria.
  • Papa: ¿Otra vez? ¡Si tienes 25 años y tus compañeros de clase sólo 12!
  • Niño repetidor: ¡Es que me han dado un don! ¡El de ser eternamente joven!
  • Papa: ¡Madura, que eres peterpanesco!
  • Niño repetidor: ¿Que no soy maduro? Rebota, rebota y en tu culo explota.

Jack: líder. Perdón: hay una cosa en este universo que me supera más que los doctores, más que la falsa imagen que se da de la docencia en las series de ficción, más que los tutores y más que los repetidores…¡los líderes! Son esos tipos chulescos que se creen superiores a los demás: que si “yo soy más guapo”, que si “tengo más admiradoras que nadie”, que si “ante mí la dinamita no explota”… ¡Qué gran momento el del doctor (éste sí que lo es) cuando burla a la muerte! ¿Pero queréis saber el verdadero motivo por el que algunos de los personajes no se pueden suicidar? Ni tocamientos de Jacob ni tonterías…

La muerte tiene a sus preferidosLa muerte tiene a sus preferidos

Hurley: el amigo del Líder. Ahora que me acuerdo, hay una cosa que me supera más que los doctores, más que la falsa imagen que se da de la docencia en las series de ficción, más que los tutores, más que los repetidores y más que los líderes…¡los pusilánimes amigos de los líderes! Todo jefe de un grupo va siempre acompañado de su fiel escudero, su consejero, su compañero de travesuras. Y no es por ser ágorer, pero éste es el que acaba palmando en la mayoría de ocasiones: o bien es castigado o termina enfrentándose a su amiguito en algún momento…

Sun: la pánfila enamorada. No, no, no: hay una cosa que me supera más que los doctores, más que la falsa imagen que se da de la docencia en las series de ficción, más que los tutores, más que los repetidores, más que los líderes y más que los pusilánimes amigos de los líderes… ¡las pánfilas enamoradas! La adolescencia es una etapa complicada: llega un momento en el que a todos nos empieza a picar… el estómago. Sí, el estómago; por lo de las mariposas que se ve que fluyen en nuestro interior cuando sentimos algo por alguien. Pues algunos/ algunas se ciegan tanto, pero tanto tanto, que resultan insoportables: ellos/ ellas no lo notan, pero los que los/ las observamos desde fuera, sí: Sun está bordeando ese límite… “¡Ay! ¿Dónde estará mi Jin? ¡Ay! Le haría una perdida para que supiera que me estoy acordando de él… ¡Ay! ¿Estará pensando en mí?” Y digo yo, ¿por qué no te callas? ¿Por qué no vas a por él? Por lo que parece, la Isla no es como Gran Hermano: aquí no se magnifican los sentimientos…

Miles: chivato. Ya sabía que me dejaba algo. Hay una cosa que me supera más que los doctores, más que los directores, más que la falsa imagen que se da de la docencia en las series de ficción, más que los tutores, más que los repetidores, más que los líderes, más que los pusilánimes amigos de los líderes y más que las pánfilas enamoradas… ¡los chivatos!

  • Miles: ¡Señorita Ilana, señorita Ilana! ¡Ben ha matado a Jacob!
  • Ilana: Ben, malo.
  • Ben: No soy malo, que ya me he redimido…¡Y tú, Miles; tranquilito! ¡Que a Jacob no le importó que le atravesara el corazón con un cuchillo!
  • Miles: Sí, le importó.
  • Ben: No le importó.
  • Miles: Sí, le importó.
  • Ben: No le importó.
  • Ilana: ¡Niños, niños! Si el cuchillo estaba esterilizado, no pasa nada: que ya tenemos bastantes infectados campando por la selva dispuestos a hacernos un mobbing isleño…

Artz: hacker. Es el típico nerd. Si nadie les presta atención, yo no voy a ser menos…

Alex: empollona. Wait for it: hay una cosa que me supera más que los doctores, más que la falsa imagen que se da de la docencia en las series de ficción, más que los tutores, más que los repetidores, más que los líderes, más que los pusilánimes amigos de los líderes, más que las pánfilas enamoradas y más que los chivatos… ¡los empollones!

  • Empollona: Tía, ¡qué mal me fue el examen! ¡Voy a suspender!
  • Amiga (si es que la tiene, porque suele ser que no) de la empollona: ¿Sí?
  • Profesor: Empollona, has sacado un 10.
  • Empollona: ¿Sí? ¡Yo creía que me había ido muy mal!

True story. Alex es de una especie rara de estudiante, la mujeris aplicadis…¡si incluso está apuntada a un club de historia! En España tenemos el Club del chiste; en EE.UU, de Historia: Spain is different, one more time. Sé que es otra cultura, ¿pero qué clase de ser humano tiene el estudio como un hobby? ¡Eso hay que dejarlo para última hora! Y lo mismo con los trabajos y los deberes: y si no los acabas a tiempo siempre puedes decir que tu libreta ha viajado en el tiempo y en el espacio por una explosión electromagnética… Hay gente que se lo cree (guiño, guiño).

Lapidus: gracioso. Ahora sí que sí, ésta es la definitiva: hay una cosa que me supera más que los doctores, más que la falsa imagen que se da de la docencia en las series de ficción, más que los tutores, más que los repetidores, más que los líderes, más que los pusilánimes amigos de los líderes, más que las pánfilas enamoradas, más que los chivatos y más que los empollones…¡los graciosos!

Qué rabia da el típico que intenta meter chistes en cada una de sus frases y que, además, no acepta que nunca ha tenido (ni tendrá) gracia. Por supuesto, no estoy hablando de mí; porque mis chistes están plenamente justificados y son la risa… Y si creéis que no, me lo decís; que yo asumo con entereza las críticas, que las considero muy constructivas y… y si no os gusta la sección… ¡Aquí está, para el que la quiera!

Y próximamente, Widmore y su submarino low-costY próximamente, Widmore y su submarino low-cost


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »