Los viajes en el tiempo: ¿ingenio o estafa?

Los viajes en el tiempo están de moda. En el pasado aparecieron en películas de renombre como Regreso al futuro, Terminator o 12 monos, pero son ahora nuestras series las que recurren a ellos con asiduidad. ¿Qué hay detrás de este recurso narrativo? Viaja con nosotros para descubrirlo…

Fringe, Terra Nova, Doctor Who, Lost, etc. La lista de series, en emisión y ya finalizadas, que en algún momento han mostrado viajes temporales es muy larga, y seguro que vosotros conocéis muchas más. Realmente es lógico, porque es uno de los temas más recurrentes de la ciencia ficción, como lo son la vida extraterrestre o la robótica, aunque los viajes en el tiempo tienen algo que les distingue del resto, que es la facilidad con la que pueden introducirse en cualquier historia de ciencia ficción sin restar coherencia al relato.

Sin embargo, antes de analizar dicho recurso narrativo como tal, primero deberíamos echarle un vistazo a los dos tipos de viajes en el tiempo que principalmente suelen plasmarse en cine y televisión, y que son dos:

  • El viaje en el tiempo con efecto mariposa, o no cíclico, que es aquel en el que el viajero, con sus actos en el pasado, modifica toda la línea temporal futura. Un ejemplo de ello sería el capítulo White tulip de Fringe.
  • El viaje en el tiempo cíclico, que es aquel en el que el viajero no producirá cambios en la línea temporal porque su viaje ya formaba parte de la misma. Lo que pasó, pasó, como decían en Lost.

A mí personalmente siempre me ha convencido más la idea del viaje en el tiempo cíclico, con las paradojas cerradas que conlleva, pero lo que realmente quiero analizar en este artículo es el uso que hacen las series de este recurso, ya que muchas veces se abusa de él para salir de aprietos argumentales.

No me malinterpretéis. Me encantan las tramas sobre ambos tipos de viajes en el tiempo, porque son pura ciencia ficción y suelen ser interesantes, pero también valoro profundamente aquellas series cuyas tramas, al menos en líneas generales, ya conocían los guionistas desde el primer momento. ¿Y esto que significa? Pues que odio las series que no dejan de plantear misterios y mitología, simplemente para lograr buenos cliffhangers, defraudando después con cada una de las respectivas resoluciones. Todo buen seguidor de series habrá tenido en mente esta cuestión en algún momento, y por ello me atrevo a decir que los guionistas, cuando llega el momento de resolver algún misterio, optan por una de estas tres vías, dependiendo de su buen hacer:

  • Opción 1: No resolver nada (estilo Lost con la mayoría de sus misterios pendientes).
  • Opción 2: Resolver el misterio según la planificación inicial de la serie. Siempre es lo ideal.
  • Opción 3: Resolver el misterio sin planificación previa. Difícil labor, porque normalmente quedará forzado y el espectador lo notará.

¿Y qué tiene que ver esto con los viajes en el tiempo? Pues mucho. Como ya hemos avanzado, numerosas series recurren a los viajes en el tiempo para resolver determinadas tramas, porque es un recurso que otorga cierta coherencia y es efectista, pero ¿cómo sabemos si estaba planificado desde el primer momento (opción 2) o ha sido el último recurso del guionista para dar fin a una trama (opción 3)? Es difícil saberlo, pero la realidad es que muchas veces se emplea el viaje en el tiempo como en este último caso, utilizándose como último recurso para así resolver un misterio planteado tiempo atrás cuya resolución no conocían ni los propios guionistas en ese primer momento. Voy a dar ejemplos de ello desde el punto de vista de una reunión de guionistas:

Ejemplo 1 (aplicable a viajes en el tiempo cíclicos):
– ¿Cómo justificamos que aquel personaje conocía todo lo que iba a ocurrir?
– Pues nos inventamos que alguien del futuro viajó al pasado y le entregó un diario que lo relataba todo.
– Oh, perfecto. Me encantan las paradojas cerradas.

Ejemplo 2 (aplicable a viajes en el tiempo cíclicos):
– ¿Cómo explicamos lo de ese dispositivo de tecnología punta que estaba escondido desde hace miles de años?
– Pues nos inventamos que alguien del futuro viajó al pasado, lo puso allí, y miles de años después lo han encontrado.
– Oh, perfecto. Menos mal que se nos ha ocurrido eso, porque mi otra opción eran los extraterrestres.

Ejemplo 3 (aplicable a viajes en el tiempo no cíclicos):
– ¿Cómo explicamos el origen de aquel personaje misterioso que introducimos en la segunda temporada sólo para conseguir un buen cliffhanger?
– Pues nos inventamos que es hijo de uno de los protagonistas, y que ha viajado desde un futuro apocalíptico para cambiar la historia.
– Oh, perfecto. Menos mal que a alguien se le ocurrió esto de los viajes en el tiempo.

Y así podría seguir hasta el infinito…

En una serie de ciencia ficción, la flexibilidad de este recurso puede sacar al guionista de muchos aprietos, si previamente no se han hecho bien los deberes en cuanto a la planificación global de la serie, y esa es la reflexión que quería plantearos. En nuestra mano queda diferenciar cuando se usa honradamente o no el recurso narrativo del viaje en el tiempo. Y vosotros, ¿qué opináis?


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »