Lo mejor de 2011, parte I

Lo mejor de 2011, parte I

Casi tan natural como tomar las uvas es el 31 de diciembre hacer balance. Echar la vista atrás y poner en la báscula las cosas buenas y las cosas malas del año que se nos va. Si mientras lees esto (suponiendo que aún sea 31, claro…) te das un paseo por tu facebook o por tu twitter verás que tres cuartas partes de las actualizaciones de estado hablan de lo mismo: de cómo se ha portado 2011, de lo bien que lo vamos a pasar en 2012. Nuestro blog no va a ser menos y por eso iniciamos en estas horas tardías un pequeño repaso a la biografía de los últimos 365 días. Desde el ya lejano enero, con sus Globos de Oro, hasta anteayer. Empezamos el viaje al pasado, ¿te vienes?

Enero, el mes de Spartacus

Andy Whitfield, Starz y Spartacus fueron los nombres propios del mes de enero, sin duda. Para bien o para mal, porque aunque de aquella Andy todavía seguía plantándole cara a la maldita enfermedad, la cosa no pintaba tan negra como acabó siendo y al menos nos quedaba el consuelo, si es que se le puede llamar así, de que la serie seguía adelante. Empezaban también las quinielas sobre el relevo de Whitfield, sobre el nuevo Spartacus, papel que finalmente recayó en Liam McIntyre… y no en Dominic Purcell (¡uffff!) como se llegó a especular. Los Globos de Oro se portaron especialmente bien con Glee y Boardwalk Empire, en una velada en que nuestras queridas Dexter (sí, amamos Dexter) y Breaking Bad, por poner dos ejemplos, se fueron con el rabo entre las piernas. Empezamos a oír nombres que pronto nos sonarían familiares, como Alcatraz, Touch… o The Playboy Club; apuntalamos todavía más nuestra teoría de que UK tiene muchas veces un puntito (o dos) más de calidad que USA, teoría que en el caso de Skins se dispara; seguimos las más inverosímiles pistas de Fringe; nos dejamos llevar por la música; y empezamos a acostumbrarnos a tener el pañuelo cerca cuando veíamos How I met your mother

Febrero, adiós a ella

El mes más corto del año fue especialmente intenso para Fringe, con capítulos del nivel de Subject 13. HIMYM nos trajo el genial cameo de Katy Perry (Oh, honey…), y fueron días de anuncios y de calentar motores; al fin y al cabo, estaban a la vuelta de la esquina The Killing, con su prometido rompecabezas, y la esperadísima Game of Thrones. Dejamos caer una lista que provocó urticarias varias, echamos la vista atrás hacia el mejor espíritu de los 90 y cultivamos la fe en la segunda temporada de The Walking Dead. Luego descubriríamos que en vano… Pero da igual, porque aunque hubiesen pasado mil cosas todo, todo, habría quedado eclipsado por el final de Friday Night Lights.

Marzo, respirando tranquilos

y Fringe renovó. El culebrón de la Fox llegó a buen puerto y la serie de los Bishop firmó temporada nueva. Costó lo suyo, y todo hubiera sido más sencillo si Fringe estuviese en listas como esta, la de las series que más dinero generan. Poderoso caballero… Otras listas fueron igual de polémicas, pero más agradables de leer, mientras que nuestro ojo clínico siguió sondeando el mercado en busca de jóvenes promesas. Dimos rienda suelta a la nostalgia, en forma de personaje de culto (grande T-Bag, discreta Breakout Kings) o de secciones semiolvidadas, como la máquina del tiempo que enfocamos a Alburquerque. También empezamos una nueva, los twitters a seguir, de la mano del siempre genial Neil Patrick Harris. Y, por supuesto, no perdimos de vista, en ningún momento, a la joya de la corona primaveral


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »