Las 10 mejores series de la historia de HBO

hbo

Envidioso por naturaleza, cuando vi que nuestros amigos de Vaya Tele habían hecho un artículo con las mejores series de HBO, dije con voz de niño mimado: “¡yo también quierooooooo!” Así que me puse en contacto con el experto y siempre dispuesto equipo de colaboradores de Todoseries para, con las opiniones de todos, montar un artículo similar con las 10 mejores series de la historia de HBO. A cada uno de ellos le pedí que puntuaran, de 5 a 1 puntos, las cinco mejores series del canal que no es televisión. Y el resultado es un Top10 la mar de majo en el que los dramas vapulean a las comedias y en el que, intuyo, ha jugado un papel fundamental el momento en que vivimos. ¿Vemos el resultado?

Qué mejor manera de darle la bievenida a HBO España, que hoy se pone en marcha en nuestro país, que con un top10 de sus mejores series, ¿verdad?

 

10. Roma

roma

HBO plantó una semilla importante en su fama con esta serie. Es inevitable no tenerla en la mente por un montón de motivos. Su ambientación: si en algo se esfuerzan los productores de HBO es que los decorados sean los más fieles posibles (en este caso, se llegó a rodar en los famosos estudios Cinecittá de Roma), lo que también fue en contra suya, ya que una de las causas de su cancelación fue el enorme presupuesto que conllevaba. Su fidelidad, donde intentaba mostrar, a través de sus personajes, todos los estamentos de la sociedad romana de la época y cómo se produjo un cambio en la historia que se sigue estudiando miles de años después. O su reparto, ya que todos los actores y actrices de esta serie se dejan el alma en sus personajes, lo que supone un gusto extra al verla. Tanto ellos: Cíaran Hinds (César), James Purefoy (Marco Antonio), Kevin McKidd (Lucio Voreno); como ellas: Polly Walker (Atia), Indira Varma (Niobe), Kerry Condon (Octavia).

Creo, sin duda, que Roma fue clave para que HBO produzca hoy series de tanto nivel y cuidado como Game of Thrones, The Leftovers o Westworld. No soy de los partidarios de incluirla en esta “fiebre de revival de series antiguas” y vuelvan a producir otra temporada (nada se ha oído y eso me tranquiliza). Su primera temporada es magnífica y aunque los capítulos tengan una duración de una hora ninguno se hace pesado. Si bien también tiene algunos puntos flacos, como la bajada de nivel de su segunda temporada o repetir líneas argumentales cambiando los personajes que las llevan a cabo, son detalles minúsculos que se olvidan una vez se pone la vista en las plazas de Roma y en ese maravilloso pregonero que cada capítulo nos dejaba claro que el tiempo pasado aun estaba (y está) muy vivo en nuestros días. Y en nuestras series. (Pako Silva)

 

9. Boardwalk Empire

boardwalk-empire

Una calle desierta en una noche cerrada. Un camión recorre esa calle hasta llegar a un almacén y, de repente, actividad. Hombres que descargan cajas para luego distribuirlas en sótanos, bares clandestinos y casas de juego. Esto es Estados Unidos y estamos en la década de los años 20, en la época de la Ley Seca. Hombres con sombrero y una pistola bajo la gabardina: contrabando, corrupción, gángsters, coristas y vaudeville. Un país que, años más tarde se precipitará al crack del 29 y vivirá uno de los peores momentos de su historia. Mafia italiana, judía, negra e irlandesa con sus propias reglas y territorios. Soldados que vuelven de la Primera Guerra Mundial con secuelas más allá de la piel. Bienvenidos a Boardwalk Empire.

Ésta es la historia de un antihéroe, de un villano con traje, de un mafioso que se disfraza de político. Basado en una figura real, Steve Buscemi se pone en la piel de Nucky Thompson, tesorero de Atlantic City y dueño de la ciudad en la sombra. Sus señas de identidad son sus trajes a medida, un clavel rojo en la solapa y una suite en el hotel Ritz Carlton, en plena avenida marítima de Atlantic City. La serie se desarrolla igualmente en dos ciudades donde residen figuras relevantes de la mafia y el crimen organizado: Chicago, con un Al Capone que trabaja bajo las ordenes de Johnny Torrio; y Nueva York, con Arnold Rothstein a la cabeza. Capítulo a capítulo nos cuenta la historia del apogeo y declive del propio Nucky acompañado de personajes memorables (Richard Harrow, Nelson Van Alden), de escenas épicas como el final de la segunda temporada o el piloto de la serie que está dirigido por Martin Scorsese, con enemigos carismáticos como Gyp Rosetti y el capítulo 5×08 (El Dorado) que le da a la serie un final digno de recordar. Una joya. (Birima)

 

8. Westworld

westworld

Westworld nos sitúa en un futuro donde hay un parque temático sobre el Oeste americano tan avanzado tecnológicamente que los actores son robots bastante reales, y cada uno tiene su propia trama, de tal forma que la experiencia de cada visitante es única. Unos pueden disfrutar de una excitante cacería como cazarrecompensas, otros de una seductora noche en el burdel, otros de una prometedora búsqueda de tesoros y, para los más expertos y temerarios, hay hasta una trama oculta de una guerra. Todo ello con ciertas garantías para la seguridad de los visitantes, puesto que los robots no pueden dañar a los humanos aunque los humanos si pueden llenar de plomo a los robots. Pero los robots no dejan de ser máquinas programadas por el hombre, y sólo una línea de código les impide hacer daño a los humanos. ¿Qué ocurrirá cuando alguno empiece a cuestionar su realidad? ¿Qué pasará cuando alguno sufra fallos en su programación y comience a oír voces?

Westworld es la serie más joven del ranking (de hecho aún no ha concluido su primera temporada) pero se ha ganado un hueco por méritos propios. Posee unas actuaciones de lujo, y no sólo por Anthony Hopkins y Ed Harris, la mayoría de los secundarios están a la altura e incluso alguno se atreve a hacer sombra a esos dos gigantes y robarles el protagonismo de la escena. La fotografía, puesta en escena y dirección son impecables y realmente tan pronto te sientes en mitad del salvaje oeste como en un sótano futurista rodeado de androides de última generación tecnológica. Y el argumento es complejo a la par que brillante, ¡qué de sorpresas nos está dejando esta primera temporada! No en vano el creador y showrunner es Jonathan Nolan, guionista entre otras de Interstellar, El caballero Oscuro, Memento o El Truco Final. Si a esta mezcla le añades un poco de J.J. Abrams (creador de Perdidos y Fringe) tenemos un cóctel lleno de intriga, acción y misterios ocultos. Sólo el tiempo y más temporadas dirán si escala en el ranking, pero mucha atención a los Emmys del año que viene que quizá alguno ya lleve su nombre. (Isorif)

 

7. Band of Brothers

band-of-brothers

Cuando dos genios se juntan, sólo pueden crear una genialidad. Esto es lo que ocurrió en 2001 cuando Steven Spielberg y Tom Hanks se unieron de nuevo para dar vida a Band of Brothers. Nada más finalizar el rodaje de la maravillosa “Salvar al Soldado Ryan” y utilizando las mismas localizaciones, ambos artistas se volvieron a dar la mano junto a HBO y la BBC para crear esta miniserie sobre la Compañía Easy, un grupo de paracaidistas americanos que resultó clave para la derrota del nazismo en la II Guerra Mundial.

La serie se compone solamente de 10 capítulos y está basada en las investigaciones del historiador Stephen Ambrose incluyendo al comienzo de algunos capítulos entrevistas reales con los miembros auténticos de la Compañía Easy. La espectacularidad y calidad de sus escenas junto a la veracidad de los hechos que narra hicieron que Band of Brothers fuera nominada a 19 Premios Emmy, ganando seis de ellos entre los que se encuentran Mejor Miniserie y Mejor Dirección. En su reparto, también galardonado, podemos encontrar caras familiares para los seriéfilos como David Schwimmer (Ross en Friends), Michael Cudlitz (Abraham en The Walking Dead) o Damian Lewis (Nicholas Brody en Homeland). Si te la perdiste, deberías echarle un vistazo, ya que Band of Brothers traspasó la línea del arte audiovisual para convertirse prácticamente en un documento historiográfico. (Miguel Puerro)

 

6. Carnivàle

carnivale

Carnivâle es una joya peculiar y extraña, única y genuina. Su estreno, allá por el año 2003, marcó un hito para HBO al convertirse en el capítulo más visto de la historia de la cadena. Sin embargo, el mal triunfó sobre el bien, como en otras ocasiones ha hecho y, finalmente, las fuerzas demoníacas de las audiencias nos privaron de poder disfrutar de esta obra de arte al completo. De este modo, sólo tuvimos ocasión de deleitarnos con dos temporadas de un proyecto inicialmente concebido para seis por parte de su creador: Daniel Knauf. Su historia combinaba elementos muy dispares siempre a caballo entre el drama y la fantasía. Ambientada en la Gran Depresión americana, acompañamos las andanzas de un grupo de artistas, a cada cual más peculiar, cuyas vidas se desarrollaban en un mundo muy “especial”: un circo ambulante. No era un relato al uso, la historia y época narradas tampoco eran “cómodas”, pero poseía una ambientación desbordante y un diseño de producción impecable. Al fin y al cabo, toda aquella parafernalia técnica y visual ilustraba de forma magistral la eterna batalla entre el bien y el mal, la interminable lucha entre destino y libre albedrío.

Así, Carnivâle entraba muy bien al ojo, mas no era apta para todos los paladares. Su narrativa era exquisita, mas los mandamases de la cadena querían más ritmo. Nuestras pantallas se transformaban en arte, mas aquello tenía un coste: se hablaba de hasta cuatro millones de dólares por episodio. Se comprobó que en HBO ya no quedaban mecenas y el proyecto acabó fagocitándose. 24 capítulos me bastaron para encumbrar esta obra a mi particular Olimpo, aunque aún sueño con la culminación que se merecía. Si aún no la has visto, si adoras las historias diferentes, si eres fan de aquella mítica película de Tod Browning (Freaks, la parada de los monstruos) o si, simplemente, amas el cine y la fantasía, acepta mi humilde consejo: no te pierdas Carnivâle. (José María Ruiz Jiménez)

 

5. The Leftovers

the-leftovers

Cuando me pidieron que eligiera mi serie favorita de la HBO no tuve dudas: The Leftovers. El porqué es sencillo: hasta ahora es la serie que más me ha conmovido emocionalmente. Partiendo de un macguffin de libro, la premisa de la desaparición instantánea e inesperada del 2% de la población mundial, de la cual tendremos pocas o ninguna explicación, este complejo drama nos sumerge en las vidas de aquellos afectados por esas inexplicables pérdidas durante dos temporadas, siendo, desde mi visión, la segunda de ellas una obra maestra. Poco importa buscar una explicación a los misteriosos hechos, lo que nos atrapa son esos personajes, rotos emocionalmente, abandonados a una soledad existencialista, buscando un alivio para su dolor, una redención y un sentido a la vida, asumiendo duelos de maneras tan diferentes que resultan incomprensibles.

El hecho de estar Damon Lindelof detrás hace que la sombra de Lost planee sobre nuestras cabezas. Pero esto no es Lost. Esto es un estremecedor estudio sobre el duelo ante la pérdida, no solo de esos seres queridos, sino de la pérdida de valores humanos y de cómo los protagonistas, ejemplos de nada, se unen en relaciones imposibles para tratar de sanarse, de aliviarse y de llegar a recuperar la humanidad que la sociedad les ha ido arrebatando. Aunque son personajes en absoluto entrañables, extrañamente te sientes atraído hacia ellos, algo también debido no solo al guión sino al acertado reparto que parece encontrarse en estado de gracia interpretativo. Y a una poderosa banda sonora que acompaña al conjunto y que nos hace pensar si esas conocidas canciones se compusieron pensando en The Leftovers. Concluiré con una “reflexión personal” que quizá haga que os pique la curiosidad y veáis esta maravilla: si un “tipo duro” como yo está durante dos temporadas, episodio a episodio, con la lágrima columpiándose en el párpado, con un nudo en la garganta que te hace respirar con dificultad, es incapaz de despegarse de la pantalla ni un solo segundo, salvo cuando le recorre un escalofrío por la espina dorsal, eso es algo que posiblemente no deberías perderte. (Fran Pino)

 

4. The Wire

the-wire

Un clásico. Ya se que éste es un término que se ha devaluado mucho en los últimos años, pero en una antología de series de televisión no me queda más remedio que definir a The Wire como un gran clásico. Ni más, ni menos. David Simon, un antiguo redactor de The Baltimore Sun, se propuso retratar de forma realista los bajos fondos de la ciudad norteamericana. Desde los chicos negros de los barrios marginales, para los que la venta de drogas es la única vía de encontrar algo parecido a una carrera profesional, hasta los despachos de la alta política. Centrado en la actividad del Departamento de Policía de Baltimore, pero sin olvidarse de grandes pilares de la ciudad como su casi olvidado puerto, el degradado sistema escolar y, cómo no, los medios de comunicación.

Y para recorrer este paisaje urbano, más próximo en ocasiones a un escenario bélico, The Wire cuenta con una galería de personajes inolvidables. Comenzando desde el primer segundo de metraje por un inmenso Jimmy McNulty, detective de homicidios y especialista en buscar las cosquillas a cualquiera, que nos servirá de guía durante todo el recorrido. Tipos duros y carismáticos como el traficante Stringer Bell o el gangster Omar Little, tan orgulloso de ser el tipo más duro como de su condición de homosexual. Sin olvidarnos por supuesto del concejal (luego alcalde) Tommy Carcetti. ¿Podría existir Lord Petyr Baelish tal como lo conocemos sin el alcalde Carcetti? Lo dudo mucho. Me dejo muchos más, lo sé, pero no quería dejar de remarcar una de esas cosas que tiene The Wire que no todas las series son capaces de conseguir: un final. Tras cinco temporadas y 60 episodios, aunque podría haberse continuado fácilmente, los productores decidieron que ya habían cumplido sus propósitos, dejándonos en la retina un producto redondo. (Roberto C.L.)

 

3. The Sopranos

the-sopranos

Apostando por impregnar a la narrativa televisiva de nuevos conceptos, nuevos guiones más elaborados, historias diferentes y arriesgados que por culpa de su elevado coste y del recato de las otras cadenas donde determinadas temáticas jamás verían la luz, llegó de la mano de HBO una obra con tintes épicos sobre una familia mafiosa y que en principio estaba concebida por David Chase, su creador, como película. Los Soprano es la historia de una familia mafiosa ubicada en Nueva Jersey, pero sobre todo es la historia de un personaje: Tony Soprano (James Gandolfini). Un tipo cruel y despiadado. Un bruto de modales toscos pero que, a diferencia de otros mafiosos que ya habíamos visto más fríos y maquiavélicos, y, por tanto, distantes al espectador, nos mostraba esa cercanía gracias a estar dotado de una personalidad que se movía entre lo ambiguo y lo certero, entre lo cruel y lo entrañable. Un hombre que rompiendo todos los estereotipos de los personajes de su estilo y derribando los propios muros de su perfil mafioso y violento, acude abatido a una psiquiatra con el fin de obtener la cura para sus desatados y graves episodios de ansiedad que le hacen perder el conocimiento. Es allí, en esa consulta, donde a través de unos magníficos diálogos se desnudará emocionalmente y nos irá revelando todos los aspectos más íntimos de su personalidad. Gracias a esas confesiones iremos comprendiendo y conociendo detalles concretos sobre su actividad y sus sentimientos generando con ello una curiosa empatía por nuestra parte.

La serie, que se estrenó en Enero de 1999, se mantuvo viva durante seis temporadas alcanzando unos niveles de creatividad y calidad no conocidos hasta entonces. A lo largo de sus 91 capítulos vimos la evolución de aquel pequeño imperio que gobernaban con mano firme Tony Soprano y su “Familia”. Con tres periodos claros establecidos como en los libros de la Historia Clásica, con el Advenimiento al poder, la Consolidación y el Ocaso, fuimos subidos a una montaña rusa plagada de emociones donde la violencia, la muerte, la traición, la ambición, las intrigas y los celos, se turnaban en protagonismo con el amor, la fidelidad y la sensación de haber otorgado a los suyos un lugar con un orden establecido muy claro que les aseguraba trabajo y dinero.

Los Soprano supusieron un vuelco en la narrativa de televisión donde los guiones originaron frases y situaciones que han quedado en la memoria colectiva de todos aquellos aficionados a la ficción seriada en televisión, y que como en el mejor teatro griego tuvo su final trágico y no sólo para él, sino para nosotros también. La escena final, escrita y dirigida por David Chase, fue quizás una de las más comentadas entonces. Su originalidad generó multitud de comentarios sobre qué era lo que contó y qué pretendió al hacerlo así. Planos sin concesiones al adorno donde cada detalle nos cuenta algo de lo que fue su vida. Un final intenso donde el suspense recorre la escena mientras esperamos ansiosos el qué pasará. Un final digno de eso, de un emperador ya sin imperio y en el ocaso final de su vida. Un final soberbio para una Historia con mayúsculas y que a pesar de los años sigue en el imaginario de muchos de nosotros como la mejor serie de todas. (AntonioDV)

 

2. Six Feet Under

six-feet-under

La vida y la muerte. La familia Fisher. Y una funeral home, un concepto de funeraria extraño a nosotros pero habitual en Estados Unidos. Estos son los tres pilares de Six feet under, uno de los mayores regalos que HBO ha hecho a nuestras vidas. Durante cinco temporadas, con sus altibajos, nos mostró la vida de la disfuncional familia Fisher: el padre Nathaniel (Robert Jenkins) fallece en el primer capítulo pero se “aparece” a lo largo de toda la serie para dar consejos, probablemente esos que nunca quiso dar en vida; una madre, Ruth (Frances Conroy), que se resiste a poner punto y final a su vida por el fallecimiento de su marido; el primogénito Nate (Peter Krause), que vuelve a casa para hacerse cargo de la funeraria, un negocio que odia; el otro hijo, el buen hijo, David (Michael C. Hall), al que sí le gusta el negocio y que ve a Nate como una constante amenaza, es gay y no ha salido del armario; y, por último, Claire (Lauren Ambrose), la díscola adolescente que busca su camino en la vida y le gustaría huir de su familia montada en su coche funerario pintado de verde, una de las señas distintivas de la serie. Junto a ellos, Brenda (Rachel Griffiths), Keith (Mathew St Patrick) y Rico (Freddy Rodriguez) conforman uno de los repartos mas sólidos y solventes que ha habido en una serie: son una maquinaria perfectamente engrasada y muchos de ellos no han vuelto a tener ese estado de gracia en sus siguientes papeles.

Como recordaréis, los primeros minutos de cada capítulo estaban destinados a la muerte de alguien, no sabíamos quien, hombre, mujer, bebé… porque en este mundo tan imprevisible solo una cosa es segura: la muerte nos llega a todos, antes o después, de una forma o de otra, pero llega. Esta verdad tan evidente, pero que solemos olvidar, la tenían muy presente los Fisher y se aferraban a la vida por encima de todo. Nunca una serie que tenía tan presente la muerte ha hablado tanto de la vida y de los lazos que nos unen en las familias, pero que también a veces nos ahogan. Six Feet Under no es una serie para todo el mundo porque es dura, correosa, difícil de ver, martillea constantemente en tu conciencia, requiere un gran esfuerzo por parte del espectador y tiene momentos que se hacen muy cuesta arriba, que te roban la respiración y te dejan sin resuello, como la vida. Como ese final en el último capítulo que creo que es el mejor en toda la historia de la televisión. Me dais envidia todos los que no hayáis visto esta serie porque tenéis la oportunidad de hacerlo por primera vez y compartir la vida de la familia Fisher. Para los que la hayáis visto, sabéis bien de qué hablo, y sabéis que podemos volver a la vida de los Fisher cuando queramos, aunque nos duela. (Paloma Araujo)

 

1. Game of Thrones

got

No es de extrañar que tras la batalla de las series nuestra lista la encabece Juego de Tronos, que ocupa el Trono de Hierro de Todoseries. La joya de la corona de HBO no ha parado de decapitar récords en los últimos años: legiones de fans devoran cada capítulo con la avidez de Daenerys aquel corazón, siendo la serie más descargada de la historia y aún así batiendo récords de audiencia en su ya sexta temporada. Los showrunners, Benioff y Weiss, al contrario que los Greyjoy, han sembrado el éxito con uno de los mayores presupuestos por capítulo (que ni el oro Lannister) cosechando más Emmys que cualquier otra serie dramática hasta la fecha. Rebosa épica con sangre, sexo y traiciones que hacen que nuestra imaginación vuele como el mismo Drogon. Cuenta con un gran reparto, diálogos profundos y también afilados, y la magia del rodaje en exteriores (en lugares fascinantes de todo el mundo entre los que se incluye España) que se funden a la perfección con unos increíbles efectos digitales. Nadie puede negar la legitimidad de nuestro Rey, y solo los Dioses Antiguos y Nuevos saben cuánto durará su reinado. Pero toda serie le llega su invierno, y con solo dos temporadas en el horizonte, otros empiezan a afilar sus espadas…

Para hacer sangre, acompañando en su caminar a los muertos que llenan los minutos de esta serie (aquí también hay récords), la adaptación de la saga “Canción de Hielo y Fuego” ha sido la primera que ha sobrepasado su obra a adaptar. Multitudes armadas con las antorchas de las redes sociales han llenado más páginas que los siete abultados libros de George R.R. Martin (dos aún están por venir, una ya se ha tratado en la serie). Detractores y defensores que siempre se acaban uniendo para teorizar sobre el futuro de Poniente. Pero al igual que en este mundo fantástico tan peculiar, la magia de la serie va creciendo y creciendo con el tiempo. A pesar de cualquier polémica, al igual que los Starks, Juego de Tronos siempre se levanta victoriosa, habiéndonos regalado tantos y tantos momentos que ya son historia por sí misma, y no solo de la televisión. Juego de Tronos es un fenómeno mundial. Y por mí lo será durante esta noche y todas las que estén por venir. (Antonio Molina)

 

Datos y curiosidades del estudio

  • Han participado 16 personas que han repartido un total de 15 puntos (5, 4, 3, 2 y 1 puntos) a cinco series de HBO, a excepción de una de las participantes que sólo ha entregado 6 puntos (3, 2 y 1).
  • Game of Thrones fue la serie más votada y obtuvo 56 puntos, muy por encima de los 36 que se llevó Six Feet Under y los 26 de The Sopranos. La, para muchos, “mejor serie de la historia”, The Wire, se quedó a sólo dos puntos de entrar en el podio.
  • La primera comedia de la lista es Entourage, que se llevó 5 puntos.
  • También recibieron puntos otras comedias como Silicon Valley (3), Girls (3), Curb Your Enthusiasm (3), Veep (2) o Extras (1)
  • True Blood recibió 1 punto
  • Cuatro personas le dieron la máxima puntuación (5) a Game of Thrones, tres a The Wire, tres a The Sopranos y dos a Six Feet Under. Uno de nosotros votó como mejor serie a Boardwalk Empire, otro a Carnivàle, otro a The Leftovers y otro a Girls.
  • Westworld, Carnivàle y Band of Brothers empataron a votos y su desempate se ha decidido en función del número de personas que habían votado por ellas.
  • Nadie votó por Sexo en Nueva York, Oz o Treme, aunque todas ellas se mencionaron
  • Nadie echó de menos a The Pacific, Big Love o Eastbound & Down
  • Todos estamos eternamente agradecidos a HBO

Y ahora os toca a vosotros decir qué os parec… (agacha la cabeza esquivando una piedra)… ¡No, guardad las armas arrojadizas, por favor! Emplead únicamente la palabra para despedazar nuestro Top 10. Estamos preparados.


Categorías: Opinión Etiquetas:

16 comentarios

      • Yoo

        1-the wire
        2-the sopranos
        3-the corner
        4-six feet under
        5-band of brothers
        6-game of thrones y las demás….
        .
        .
        .
        26383729- oz y Boardwalk Empire porque son la definición de estropear una serie que empezaba bien

  1. Guille

    Hombre, dificil ponerse de acuerdo, pero es que es un duelo en la cumbre. Sinceramente creo que Juego de Tronos ha ganado porque es la más “popular” o “mainstream” y es la que más de los que votastéis habréis visto, lo cual no es algo malo, si la ve más gente es por algo. Aunque creo que se merece un puesto en el trono diría que no el primero, yo creo que The Wire, Six Feet Under y Carnivale son mi podio, en cualquier orden. Personalmente creo que Los Soprano, aunque una gran serie, está algo sobrevalorada y me alegra ver que no está en el primer puesto como en tooooodos lados. The Leftovers (Me fascina como una serie taaaan rara haya conseguido tres temporadas) y Westworld me parecen pequeñas joyitas que neganchan a saco. Me da pena que The Entourage no consiguiera entrar porque yo sí que la incluiría.

  2. Michel

    Puf, pedazo de series, pedazo de cadena. Cualquier aficionado al audiovisual debería verlo, da igual si tira mas por las películas.
    Sorprende la ausencia de “Deadwood” por cierto aunque comprensible dentro de este top apretadísimo. En otro orden de cosas, soy incapaz de meter a Game of Thrones en el Top3 (aunque quizás en el top5): The Wire, The Sopranos y Six Feet Under. Todos sus personajes son inolvidables y les cogí mucho cariño.

  3. YoMismo

    Multitud de rankings, no sólo de series en general, sino de la HBO en particular, se han hecho y se harán toda la vida. Pero es que elegir un top-10 de la HBO no es escoger a quién quieres más, si a mamá o papá, sino escoger entre mamá, papá, el hermano, la prima, el abuelo, la tía y hasta el cuñado al que no aguantas y con el que sólo coincides en Nochebuena.
    En frío, personalmente, me quedaría con Six Feet Under o Carnivàle. Pero todas las series citadas (y otras fuera del ranking) son capaces de provocarte tal cantidad de sentimientos, que en unos meses cuando esté llorando por el final de The Leftovers, la incluiría delante de las citadas. Lo mismo ocurrirá cuando GoT regrese, la inercia de ver un capitulo cada semana y teorizar y ver todo lo que mueve nos hará llevarla al altar. O cuando pienso en esa maravillosa cuarta temporada de The Wire, o en lo bestial que fue Band of Brothers, o en todas las teorías que está provocando Westworld sin ni siquiera haber acabado su primera temporada… Lo dicho, difícil elección, pero por suerte podemos disfrutar de todas ellas. Gran artículo y de paso enhorabuena a David y a todos los colaboradores por haber “reavivado” la página de esta manera.

      • Martí

        Es de agradecer, estaba bastante muerte pero ha vuelto en todo su esplendor. Una gran noticia, yo es la página que tengo de referencia para seguir las series.
        Por cierto. ¿que pasó con Dani, la otra gran D? O se fue sin despedirse o yo estuve un tiempo sin entrar y me lo perdí… Supongo que por motivos personales ya no puede estar habitualmente pero podría escribirse algún artículo suelto, que se le echa de menos. Como si una serie largo tiempo cancelada vuelve para un capítulo especial de Navidad… jajajaja

  4. Martí

    Buffff HBO tiene tantas series TAN BUENAS que es imposible para mi ordenarlas.

    Pero vamos a intentarlo. La Santísima Trinidad de este Olimpo son para mí The Wire, Six Feet Under y Los Soprano, pero otras series extraordinarias como Band of Brothers, Boardwalk Empire, Game of Thrones, True Detective 1 ( la echo de menos en el ranking) y The Leftovers les pisan los talones. Cerraría con The Night of y Treme.

    Mención especial para Oz, la precursora de todas. Westworld estoy seguro que pronto entraría en mi ranking pero para mi es demasiado pronto sin tener ni una temporada completa. Me dejo fuera las joyas incompletas ( Deadwood, Carnivale y Roma) porque al estarlo siempre me dio cosa verlas para luego quedarme frustrado con un mal final. Y si las críticas que leo son acertadas, quizás pronto The Young Pope podría entrar en la pugna,a ver cuando le hinco el diente.

  5. ob

    Muy de acuerdo con el listado de series y muy en desacuerdo con la primera posición! Con la de grandes series que habéis hablado en el artículo, no entiendo cómo GoT puede estar el primero.

    • Supongo que influyen dos factores: que TODOS vemos Game of Thrones y que estamos muy ‘hypeados’ ahora mismo con la serie. De todas formas, a mí no me daña la vista ver a Game of Thrones en primera posición… 🙂

  6. J24B

    Yo con ver a Game of Thrones en el primer puesto me doy por satisfecho, no he visto cosa mejor.

  7. Anónimo

    Faltan Treme y Pacific.
    Sobran dos series que no han terminado: Westworld y The Leftovers.
    GoT me parece mala, sin más.

  8. Arkid

    Me parece muy bien ese ranking, cambiando posiciones por mis gustos, pero Westworld aun no se merece estar ahi. Añadiria Entourage, no habeis puesto ni una sola comedia , y esta, sin serlo puramente, me hizo disfrutar durante 6 temporadas como un enano.

  9. Dema

    No vi todas pero mi ranking seria:
    1-Game of thrones
    2-Los sopranos
    3-The wire
    4-Boardwalk empire.
    5-Rome.
    6-Oz.
    7-The leftovers.
    8-Band of brothers.

    Six feet under no me llama para nada el argumento pero siempre tiene buenas criticas, y carnivale no la vi..

    Westworld no la pondria en ningun ranking , todavia no termino ni la primer temporada paren un poco con el hype…

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »