La vida después de Lost (I)

La vida después de Lost (I)

Jack cerró su ojo… y seis años de historia de la televisión. Nos vamos. Candado. Pero, a pesar de que el final de los sideways fue un mensaje, “se acabó, no habrá spin offs, ni otras realidades, ni más historias celestiales” (al menos hasta que se nos acabe la pasta), la historia de la Isla quedó abierta para un selecto grupo de personajes. En concreto, para una decena de valientes que sobrevivieron a Islas hundidas, a viajes en el tiempo, a ataques de Humo malhumorado, a vallas sónicas, al hambre de Hurley o a los vestidos negros de Kate. ¿Qué pasó con sus vidas después de que Jack cerrara el ojo? Vamos a intentar adivinarlo… o algo así.

¡Feliz Navidad!

Kate Austen
Suponiendo que el Ajira aterrizara en algún lugar seguro y los supervivientes fueran rescatados, Kate tendría que enfrentarse de nuevo a la justicia. Recordemos que se marchó del país pese a que arrastraba una condena de diez años. Austen es la única superviviente de los Oceanic Six que volvió al mundo real, así que también tendría que lidiar con la prensa, que la acribillaría a preguntas por haber participado en dos siniestros aéreos en menos de tres años. Kate mentiría, como hizo en la famosa rueda de prensa de Oceanic. Su historia estaría en los medios durante una temporada, pero luego dejaría de interesar. ¿Y qué hizo con Aaron? Devolvérselo a su madre, aunque seguro que participó de su educación. En la vida amorosa no le fue mal: recuperó a Kevin, pero nunca se olvidó de Jack. Mantuvo una bonita amistad hasta sus últimos días con Sawyer, Claire y el resto de supervivientes. Nunca habló de la Isla con nadie.

Desmond Hume
El escocés, con la ayuda de Hurley y Ben, abandonó la Isla que había marcado su vida para siempre. Regresó con Penny, que había heredado el imperio Widmore, y juntos vivieron en la abundancia. Nunca pudo acercarse a un microondas porque su mente viajaba a la Isla. Predijo la muerte de todos sus seres queridos, excepto Charlie, que quiso participar en una carrera en barco alrededor del mundo. Desapareció para siempre.

Frank Lapidus
Regresó a tierra firme, recibió una indemnización escandalosa de Ajira y se montó un negocio de camisas y paseos aéreos en Hawaii. Él mismo pilotaba los helicópteros. El negocio fracasó porque el público conocía su historia. Se dio a la bebida y se arruinó. Volvió a levantar la cabeza gracias a Oceanic y se hizo con un puesto de honor en la compañía, de la que llegó a ser presidente. Murió en su despacho rodeado de mapas, planos y coordenadas que hablaban de un lugar mágico.

Richard Alpert
Nunca se sintió cómodo en el continente. Nunca cobró la indemnización por el naufragio del Black Rock, del que recuperó el diario y otros objetos de valor. Recibió ayuda económica de sus compañeros en la Isla. Se lo gastó todo en una casa en las Islas Canarias, al lado del mar. Vivió hasta los 110 años. Tenía el pelo canoso y las manos arrugadas, pero conservaba esa línea negra alrededor de sus ojos, que nunca perdieron vitalidad.

Miles Straume
Miles vendió los diamantes de Nikki y Paulo y consiguió una fortuna, pero siguió haciendo dinero estafando a inocentes que creían hablar con los muertos. Se convirtió en uno de los hombres más ricos del mundo. Invirtió todo ese dinero en el desarrollo de los viajes en el tiempo iniciados por Faraday, que le habían permitido conocer a su padre. Los periódicos publicaron que había desaparecido sin dejar rastro, en una habitación donde sólo encontraron una rueda gigante, parecida a la de un carro.

Claire Littleton
Sí, lo primero que hizo al llegar a tierra firme fue lavarse el pelo. Y después abrazar a Aaron, y a su madre, Carole, con la que recuperó el tiempo perdido. Se pudo quitar de encima el peso de la culpa de haber provocado el accidente que la dejó en coma, y pudieron hablar de la rama Shephard de la familia. La australiana guardó un cachito de su corazón siempre para Charlie, el sacrificado Charlie, pero fue feliz junto a su marido (no, no era el padre de Aaron, del que nunca más se supo ni se quiso saber).

James 'Sawyer' Ford
Sawyer rompió toda relación con los supervivientes del 815 nada más volver a casa. Sabiendo que Kate nunca podría olvidar a Jack, pero sobre todo sabiendo que él nunca podría olvidar a Juliet, James jamás encontró una pareja estable. Tampoco la buscó. Pero dejó su apodo y su modo de vida atrás, y aunque no se metió a policía, sí supo dar con una ocupación a su medida: regentaba una pequeña librería a orillas del Pacífico, que le daba para vivir y enviar, cada año, un regalo a su pequeña Clementine.

Walt Lloyd
Se licenció en física y se especializó en electromagnetismo. Sus habilidades le permitieron lograr avances significativos en el mundo de la ciencia. Buscó la Isla durante toda su vida, sin suerte. Nunca se casó ni tuvo familia. Cuando su búsqueda ya había cesado, Benjamin Linus, que no había envejecido ni un año desde la última vez que se vieron, lo contrató para un puesto muy especial: guardián de la Isla. ¿Su mano derecha? Aaron Littleton.

Hugo 'Hurley' Reyes y Benjamin Linus
Los nuevos líderes de la isla cuando el Ajira partió estuvieron en el cargo durante unos pocos años, tiempo durante el que se construyó un majestuoso campo de golf en la explanada verde y se reparó la flota entera de furgonetas Dharma. Cuando llegó el momento de Walt y Aaron, Hurley y Ben les cedieron el testigo y decidieron volver a casa, separando sus caminos. Hugo reencontró a su familia, pero no a su fortuna, prácticamente dilapidada. Aún así, lo que le quedaba lo repartió a medias con Ben. Nunca más volvieron a verse hasta el momento de la iglesia.

Rose y Bernard Nadler
Respiraron tranquilos cuando vieron al Ajira sobrevolar la isla: sabían que sus problemas habían acabado, que nadie más iba a perturbar su tranquilo reposo isleño. Eso sí, nunca más volvieron a ver a Vincent… Siguieron en la isla hasta el fin de sus días. Bernard murió primero, pero solamente unos días más tarde Rose recogió las cosas y se fue directamente a la playa donde el 815 se había estrellado. Allí, sentada en la orilla, esperó su hora.

Vincent
Tras sentir que Jack había exhalado su último aliento, Vincent dejó el cadáver del doctor junto al bosque de bambús y se encaminó a la Fuente. Se tiró sin dudarlo y se convirtió en Humo Blanco, un sistema de defensa para cualquier ataque contra la isla…


Categorías: Lost Perdidos Series Etiquetas: , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »