La última pieza del puzzle de The Affair

the-affair

En su primer episodio post nominaciones a los Globos de Oro, The Affair le da la razón a la Hollywood Foreign Press Association, que son los profesionales del entretenimiento que han considerado que la serie de Showtime merece estar nominada a mejor drama del año y que sus dos protagonistas, Dominic West (Noah) y Ruth Wilson (Alison), también deben estar entre los finalistas. The Affair alcanza cotas de drama difíciles de digerir en su capítulo “9”, en el que vuelve a alejarse de sus episodios anteriores –un recurso que nos encanta– y en el que se separa definitivamente de su esencia, de ese romance veraniego con el que arrancó todo y que da nombre a la serie. The Affair es ya un drama sobre dos personas con las vidas en proceso de destrucción cuyo romance pronto tendrá consecuencias mucho más importantes (Scottie, prepárate) de lo que ambos imaginaban cuando se encontraron en aquella playa, meses atrás. Nos falta la última pieza del puzzle.

Llegará un día, en ese incesable proceso de mutación, que The Affair será una serie de superhéroes con poderes para la destrucción emocional de sus familiares o para la autodestrucción. Y a nadie le importará. Básicamente, porque seguiremos disfrutando de la fascinante introspección del dúo protagonista y de la desastrosa gestión de sus relaciones personales, especialmente de su matrimonio, que elevan a la serie a otro nivel de calidad. Son esas escenas íntimas, esos cara a cara -ombligo con ombligo- entre Alison y Noah, pero también los de Alison con la salvaje Cherry o los de Noah con Max, los que convierten a The Affair en una ficción de visionado obligatorio.

En el episodio 9, por ejemplo, hemos disfrutado de cinco o seis escenas muy bien dirigidas, estupendamente bien interpretadas y, como decía, con una carga dramática brutal: el cara a cara entre Alison y Cherry, la madre de Cole, que finalmente se ha deshecho de su piel de cordero y ha dejado ver la víbora que había detrás; la claustrofóbica crisis de ansiedad de Alison frente al doctor, cuando explotan todos los sentimientos de culpabilidad que arrastra por la muerte de su hijo; la violenta erupción de la paciente Helen al descubrir la asquerosa traición de Noah; la confesión adolescente de Noah a Max: “estoy locamente enamorado de ella”; la acojonante escena del suicidio, qué sencilla y qué impactante; o el hundimiento definitivo de Alison, también en sentido literal, que le empuja por fin a marcharse de su cárcel de Montauk. Un capítulo sobrecogedor.

Y eso que, por primera vez desde que empezamos, creo que la narración del episodio dividido en dos para cada uno de los protas perjudica más que beneficia al desarrollo de la acción. Sigue siendo muy interesante como espectadores ir detectando las diferencias entre ambas versiones, pero con las historias de Alison y Noah cada vez más superpuestas, creo que sería más natural que la narración fuese lineal. De hecho, ya no importa tanto cómo recuerdan los hechos uno y otra, aunque eso permita que los guionistas hagan juegos de manos (como la escena final del episodio o la de la tienda entre Helen y Alison, de la semana pasada) sino qué sienten uno y otro a medida que se desarrollan los acontecimientos y qué consecuencias sigue generando ese affair.

Ya no estamos decidiendo si ella llevaba el vestido más corto o más largo cuando se conocieron, si su romance responde a la frustración de sus fallidos matrimonios o a la pasión que hay entre ellos o si se están utilizando para cambiar de vida o escribir un libro: estamos en el momento en que Noah dinamita su matrimonio porque está convencido de que Alison es la mujer de su vida, y en el que Alison responde con una acción similar, aunque algo más cobarde (ella no le dice a Cole que se va con Noah). Y ahí, como decía, creo que sería más natural que la serie no rompiera la linealidad ni duplicara la historia, ya que de alguna forma nos aleja emocionalmente de los personajes.

Dicho esto, tengo la sensación que The Affair me hará caso en el último capítulo y que viviremos por primera vez una narración lineal -investigación policial aparte- de la temporada. Será la última pieza del puzzle y debería presentar la identidad del asesino (no es Noah, ¿verdad?), la escena del asesinato y la conclusión del policía que lleva el caso. Será un episodio importante porque también empezará a insinuar cómo será The Affair en su segunda temporada… aunque luego vuelva a mutar en una serie completamente distinta.

Promo

 

Sneak peeks


Categorías: Opinión The Affair Etiquetas:

6 comentarios

  1. saito

    creo que ya hubo un episodio lineal, donde termina la historia de uno empieza la otra parte, es el episodio cuando se van a una islita y se quedan en un hotel

  2. Laura L

    Estupenda serie, no imaginé que se podría hacer algo tan original con la crónica de una infidelidad…muy bueno tu análisis…ojalá que el capítulo final no nos defraude…

  3. Amber

    Que fantástico capítulo. Esta serie se ha ido creciendo con el tiempo y acabará siendo enorme, nada de un romance veraniego sino un montón de sensaciones y sentimientos perfectamente transmitidos que te hacen pensar. A mi tb en algún momento me ha molestado la doble linea temporal (y no sólo en este episodio), pero la química entre los personajes, las escenas super cuidadas, las actuaciones y el guión hacen que de momento haya disfrutado mucho de estos 9 capis. De las nuevas de este año, junto con Fargo, lo mejor.

  4. Que tal una review propiamente dicha del capitulo final hecha por usted? Esta serie lo vale.
    Recuerdan cuando todos pensabamos que este año no nos dejaria ninguna serie buena? que equivocados estábamos…

  5. Sergi

    El 1×09 de The Affair es el mejor de la temporada. Qué pasada de serie! La escena final Noah-Helen en su habitación.. buf.. pelos como escarpias. Terrible, genial.

  6. Indi

    Al principio me costó engancharme con esta serie, pero finalmente me pudo por completo. Muy buen guión, actuaciones estupendas, me encanta esa pareja, más allá de qué destino vayan a alcanzar. Trágico este capítulo. La escena de Alison con el médico me pareció descomunal. A la suegra (Cherry) y a la hija adolescente de Noah, me provoca pegarles una paliza. Muy bien logrado este producto. Me sorprendió para bien. Ojalá mantenga el nivel la próxima temporada.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »