La absurda censura en el anime: Sailor Moon

sailor-moon

Los fans del anime bien sabrán que el mundo de la animación japonesa lleva décadas batallando, con mejor o peor fortuna, con los terribles tijeretazos que puede sufrir una serie ante la censura. Sí, esa encabezada por asociaciones de padres, gente preocupada en exceso por lo que sus hijos pueden ver y que no saben que lo mejor que pueden hacer es enseñar a sus hijos a ser personas decentes y no quejarse de lo que puedan o no ver otros. Por eso mismo, durante los próximos días vamos a recordar algunos de los casos más flagrantes y patéticos que se han dado en el mundo del anime. Y qué mejor que empezar este reparso con todo un clásico en esto de los tijeretazos: Sailor Moon.

Sorprendentemente, la emisión española de Sailor Moon no sufrió demasiado los vaivenes de la censura a mediados de los noventa, eso es algo que le tocaría aguantar a Dragon Ball y Ranma 1/2. Aquí, al igual que en Estados Unidos y Latinoamérica, tuvimos que soportar la adaptación de muchos nombres: cómo olvidar a una Sailor Jupiter que pasa de llamarse “Makoto” en Japón a “Patricia” en España, así como la añeja inclusión de las pesetas en lugar de yenes en las primeras temporadas.

sailor-moon-1

No obstante, donde sí hubo realmente censura fue en países como Estados Unidos (aquí la serie fue vilmente mutilada), Tailandia, Rusia, Alemania, Francia, Corea del Sur y Brasil. La lista de cambios es tan drástica que básicamente la podemos condensar en lo siguiente: cada país de los anteriormente citados intentó eliminar (en la mayor medida posible) todas las referencias homosexuales y transexuales que hay en Sailor Moon, que no son pocas.

sailor-moon-2

Así tenemos un buen puñado de “primas” que se tienen mucho aprecio, personajes a los que de repente les es cambiado el género para que puedan tener una relación de pareja “sana” (hasta los gatos de la serie sufrieron problemas de género). Hay personajes que de repente se convierten en familia, otros que dejan de serlo, y por supuesto, todo posible atisbo de desnudez (aunque sea a través de un bañador o ropa interior) es, o bien eliminado del metraje, o difuminado de la forma más chabacana y cutre posible. ¡Todo sea por la pureza de nuestros niños!

Junto con las anteriores imágenes, os dejamos con una muestra de la versión tailandesa del mítico manga de Naoko Takeuchi. Sencillamente lamentable.


Categorías: Opinión Etiquetas: ,

2 comentarios

  1. Esteban

    Hola, interesante la idea del articulo, pero no comparto tu punto de vista.
    Por los canales que la pasaban eran canales para niños y aunque cada familia tiene el derecho de decidir que pueden ver y que no sus hijos, poner en un canal de chicos una serie con desnudos e insinuaciones sexuales o de promiscuidad no me parece. Si a uno, que es adulto le gusta eso, lo puede ver en cualquier canal de adultos o por internet.

  2. patilus

    yo diria que es al reves, si la serie no es para niños, que no la emitan en el canal de niños. Lo que no es normal es que le cambien todo el contenido y la pongan con borrones. Anda que no habrá series para niños para emitir sin tener que cortar nada…

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »