JoJo’s Bizarre Adventure: anime de los 80 en el s.XXI

jojos

Ya habéis visto lo quejicas que somos respecto a la situación actual del anime. Que si ausencia total de argumentos, personajes planos y sin carisma, así como una saturación de tetas y culos extrema (quien lo iba a decir, ¿verdad?) están haciendo que cada vez que se anuncian las novedades en el mundo de la animación japonesa me entre un sopor enorme ante lo que uno ve. Pocas cosas logran captar la atención de un servidor, pero entre ellas se encuentra el anime que hoy os traemos: JoJo’s Bizarre Adventure.

Puede que el nombre os suene a los más duchos esto de los “dibujitos japoneses”, y con razón. Se trata de uno de los mangas más longevos que existen ahora mismo, con 114 tomos a la espalda desde que comenzó su publicación en 1986… y sin visos de terminar en la actualidad.

El padre de la criatura es un señor japonés que recibe el nombre de Hirohiko Araki y que, a lo largo de los años ha creado un manga único: partiendo de la base del shonen de acción, especialmente de aquel parido en los años ochenta con El Puño de la Estrella del Norte como principal característica estética, ha creado un mundo totalmente bizarro (en el sentido anglosajón del término) en el que lo épico y lo absurdo se dan la mano, formando una simbiosis fantástica que os hará disfrutar de lo lindo.

Poco importa el peculiar aspecto de algunos de sus personajes (hay quienes no dudarían en tildarlos de “amanerados”), JoJo’s Bizarre Adventure es una historia que abarca generaciones de la familia Joestar y en la que nadie está nunca a salvo del todo. Pensad en ello como un cruce extraño entre “Cuéntame” y “Juego de Tronos” (aquí el que muere lo hace de verdad, sin resurrecciones tontas de por medio), con hostias a tutiplén, poderes absurdos y, lo mejor de todo, combates que no se hacen eternos como sí les ocurre a Dragon Ball y compañía. La Inglaterra Victoriana, Estados Unidos en los años veinte, el Japón de los 80, vampiros, nazis, expertos en artes marciales. Todo tiene cabida en JoJo.

Aunque la historia aún no está ni mucho menos terminada, no podemos sino agradecer al estudio de animación David Production por traernos una adaptación tan fidedigna como espectacular. De los ocho arcos argumentales que hay ahora mismo ya contamos con los tres primeros totalmente trasladados a la pequeña pantalla: Phantom Blood, Battle Tendency (estas dos en una única temporada) y Stardust Crusaders (esta última repartida en dos temporadas). ¿Lo mejor de todo? Que pese a haber una historia común de fondo, cada arco es totalmente autoconclusivo y perfectamente disfrutable por sí mismo. Os dejamos con los distintos openings de la serie mientras rezamos al maestro Araki para que la cuarta parte, Diamond is Unbreakeable llegue lo antes posible.


Categorías: Opinión Etiquetas: ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »