House of cards: el poder de Claire Underwood

claire-underwood-des

Si hay algo que me parece fascinante de Estados Unidos, sin duda, es la forma en la que viven el proceso electoral y la elección de un nuevo presidente: sus primarias llenas de eventos, colores, música y carteles; sus debates en televisión; sus entrevistas; y el fervor con el que demócratas y republicanos defienden y animan a sus candidatos. Un reflejo de todo ello podemos encontrarlo en House of Cards. ¿Le echamos un vistazo? A partir de aquí hay spoilers

House of Cards es la historia de una venganza, de una ambición desmedida. Muchas personas cuando piensan en esta serie la identifican con Frank Underwood, y no es para menos. Frank nos habla directamente a nosotros, nos hace partícipes de sus jugadas y sus pensamientos. Es el villano cruel y despiadado que quieres que triunfe. Lo vemos pasar de jefe de disciplina de la mayoría en el Congreso a Vicepresidente, ejecutar su jugada maestra y llegar a Presidente. Pero no sólo eso. Consigue ser el candidato demócrata a las siguientes elecciones y así tener más cerca su objetivo final: la notoriedad, el Olimpo, dejar un legado que las próximas generaciones recordarán.

Frank es carismático, es un poliedro que gira y nos va enseñando sus caras mientras sentimos asco, asombro, alegría y curiosidad. Pero House of Cards no puede reducirse a un solo personaje. En este castillo de naipes habita una reina que, temporada tras temporada, ha ido acumulando cada vez más poder para descubrirse como esa gran mujer que no se conforma con ser la sombra de un líder. Estoy hablando de Claire Underwood.

house

Para entender el hambre de poder, las ansias de dominio y supremacía de Claire Underwood vayamos un momento a la trilogía del señor de los anillos. En una escena reflejada en la comunidad del anillo, vemos como Frodo Bolson le ofrece el anillo a Galadriel, reina de los elfos del bosque. Para ella esto es una prueba, una tentación, pero la supera. Sin embargo, la videncia le permite saber lo que sería de ella si acepta semejante poder y exclama:

En el sitio del Señor Oscuro instalarás una reina. No oscura, pero hermosa y terrible como el alba, traicionera como el mar, más fuerte que los cimientos de la tierra. Todos me amarán, desesperados.

Así es Claire Underwood. Una reina de hielo. Una esposa, hija, amante que sólo se permite cinco segundos para llorar y luego, automáticamente, recobrar ese aspecto de frialdad y lejanía. Una mujer que viste en colores lisos y líneas rectas, que flota sobre tacones, que calla a hombres poderosos y seduce con sólo una mirada, un cruce de piernas o colocando un mechón de su pelo tras su oreja. Una compañera que fuma medio cigarro con Frank Underwood en la madrugada mientras planean y estudian su siguiente paso.

underwood

Conocimos a Claire en la primera temporada de House of Cards como la esposa de Frank Underwood. Fundadora y directora de la asociación sin ánimo de lucro Clean Water, a la que no le tiembla la mano al despedir a parte de su personal puesto que tiene la vista puesta en ampliar el campo de actuación de ésta. Tanto es así que no duda en traicionar a Frank en un proyecto que sustenta la candidatura del congresista Peter Russo para así obtener el apoyo de Sancorp, una compañía de gas natural a la que representa Remy Danton, exempleado de Frank Underwood.

Poco a poco vamos descubriendo que no se trata de un matrimonio tradicional. Podríamos definir su relación como abierta y poco convencional. Ambos son conocedores de sus infidelidades y éstas son de mutuo acuerdo. La escena en la que se presenta en el apartamento de Zoe Barnes para ponerla en su lugar nos da pistas acerca de su carácter, para luego conocer a la otra Claire, la que se descubre con su amante, el fotógrafo Adam Galloway, y a la Claire despiadada, la cual sufre su colaboradora Gillian Cole, o cuando va a visitar a su antiguo guardaespaldas enfermo de cáncer al hospital. Aunque he de confesar que, de este último momento, aún me estoy recuperando.

adam

Hubo varios que me propusieron matrimonio, pero él fue el único que supo entenderme bien. No me puso en un pedestal, sabía que no quería ser adorada.

En la segunda temporada veremos a una Claire adoptando el papel de esposa del vicepresidente de los Estados Unidos y afrontando el hecho de ser el centro de críticas, cotilleos y juicios de valor. Sabremos que fue violada en su juventud y cómo Frank ha de condecorar a su agresor mientras ella hace de tripas corazón para, capítulos después, desatar su venganza sobre éste aunque sea a costa de medias verdades. Conoceremos, igualmente, cómo Claire se ha practicado varios abortos aunque en una entrevista que concede a un canal de televisión sólo llega a reconocer uno. Y, por si no fuera bastante, se filtran una fotos que su amante ha tomado de ella en la intimidad.

Es aquí donde se vive una de las escenas más tensas de toda la temporada. Claire nos deja claro que ésta es una familia de dos en la que el nexo de unión no es el amor sino la ambición. Es una temporada llena de matices en la que tendremos hasta un trío, y es que no hay nada mejor que el sexo para relajarse.

season 2

Lamento haberte conocido
Adam Galloway

Llegamos a la tercera temporada con Claire ejerciendo como Primera Dama de los Estados Unidos. Pronto nos damos cuenta que esto no es suficiente para ella. Su objetivo es ser embajadora de la ONU, algo que traerá de cabeza a Frank y que comienza, poco a poco, a resquebrajar su relación. Claire considera que su apoyo ha sido fundamental para que Frank haya llegado a ser presidente de los Estados Unidos, pero que no es recíproco, que ella ha de conformase con ser una mujer florero, con sonreír, poner buena cara y acudir a recepciones y actos sin excesiva relevancia. Y eso no es lo que quiere, no es para lo que ha luchado, y se lo hace saber en cada encuentro, en cada reproche. Es aquí donde descubrimos que cada siete años evalúa su matrimonio y con ello decide si continuar o, por el contrario, ponerle fin.

A medida que van surgiendo las grietas ella se da cuenta de la notoriedad que han tenido sus acciones (el fallido viaje a Moscú para liberar al activista Michael Corrigan), de lo importante de su popularidad para que Frank pueda vencer a Heather Dunbar en las primarias del partido, y de cómo ha pasado de ser una aliada, una igual, a un títere más dentro de la función que dirige Frank Underwood. Es aquí cuando toma la decisión de dejar a Frank y nos deja a todos con la boca abierta. Eso y la cena con Petrov, beso incluido.

season 3

Te estoy dejando

La cuarta temporada comienza con tambores de guerra. Claire está dispuesta a labrar una carrera, a mirar por sus propios objetivos y para ello contrata los servicios de la asesora Leann Harvey. Su objetivo es ser elegida congresista por el Distrito 30 pero a cada paso que da parece que Frank vaya por delante por lo que sus intentos se ven frustrados afectando cada vez más a su matrimonio, tanto que Frank se imagina matándola y golpeándola. También conocemos a la madre de Claire, que está enferma de cáncer y nos permite conocer más datos sobre ella, cómo era antes de casarse y la relación con su padre.

El atentado que sufre Frank a manos de Lucas Goodwin marcará un antes y un después en esta guerra, con Claire reconociendo la nulidad de sentimientos ante la posible muerte de su marido y su papel activo en la resolución de la crisis con Rusia, en donde vuelve a encontrarse con Petrov en una escena que desprende erotismo por todos lados. Es aquí, con un Frank débil y acorralado por sus mentiras, donde descubrimos a una Claire fuerte, a una mujer que es capaz de recomponer su unión con Frank, hacer campaña como candidata a la vicepresidencia de los Estados Unidos e iniciar una relación con Thomas, y todo ello sin despeinarse. Dos momentos son clave para encontrarnos con las dos caras de Claire Underwood: la muerte de su madre y esa última escena, donde por fin Claire rompe la cuarta pared y nos mira directamente a los ojos mientras nosotros nos morimos de ganas porque nos hable directamente, por conocer sus pensamientos.

season 4

We don’t submit the terror. We make the terror

Nos quedan unos meses para volver a reencontrarnos con ella. Desde aquí os animo a volver a ver House of Cards -si no lo habéis hecho ya- y reencontraros con esta gran mujer, y también con Zoe Barnes, Catherine Durant, Linda Vasquez, Heather Dunbar, Jacqueline Sharp y todas esas poderosas mujeres que conforman el universo de House of Cards.


Categorías: House of Cards Opinión Etiquetas: , ,

3 comentarios

  1. CARLOS VARGAS BARRAGAN

    Porqué no hay Reviews mas constantes?? esta es una serie de primerísimo nivel, se que es de Netflix y que el formato se contrapone al tradicional semana a semana, pero pues creo que eso no impide que se puedan hacer reviews por episodio…
    Si el formato de hoy y de un posible futuro son como Netflix, pues tal vez sea tiempo de que todoseries se adapte, no creen???
    Saludos.

  2. sofi

    ¿Podrían por favor hacer una review de toda la quinta temporada?
    La serie es muy buena y se lo merece

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »