Historia de Grey, primera parte

En esta serie de posts iremos desgranando la trama de las temporadas ya emitidas de Anatomía de Grey. Para que los que sois fans refresquéis la memoria, y los aún no habéis visto nada os podáis enganchar, quién sabe…

Anatomía de Grey es una serie creada por Shonda Rhimes que vio la luz en marzo de 2005, convirtiéndose en uno de los éxitos de la temporada. Narra la alocada vida de cinco jóvenes que comienzan su periodo de pruebas en el área de cirugía del prestigioso Hospital Seattle Grace. Los cinco pasan de ser estudiantes a convertirse en médicos en un lugar donde la vida de la gente depende de ellos. Pero la serie va más allá, nos cuenta las vidas y los problemas amorosos que tienen los internos fuera y dentro del hospital.

Meredith Grey es una interna que ya gana fama desde su inicio ya que su madre, Ellis Grey, es una prestigiosa cirujana que en la actualidad tiene Alzheimer. Información que oculta a todas las personas del hospital ya que está ingresada en una clínica mientras que los demás piensan que se halla de vacaciones temporales. El día antes de comenzar su residencia de 7 años en el hospital se acostó con un tío que resulta ser Derek Sheperd, el neurocirujano del hospital… y por tanto su jefe. La relación está en un tira y afloja toda la temporada pero cuando van a conocerse mejor, darse una oportunidad y tener su primera cita aparece alguien inesperado: Adison Sheperd, la mujer de Derek… Imaginaros la cara de Meredith.

Izzie y George son otros dos internos que viven con Meredith en la casa de su madre. Izzie se pagó la carrera trabajando y posando como modelo, algo que le trae consecuencias en el hospital cuando un paciente la reconoce de las revistas y no quiere que ella le atienda. George se ha convertido en el mejor amigo de Izzie, y desde el primer momento se enamora de Meredith, a la que idolatra. Pero su aspecto tímido y su forma de actuar le hacen parecer homosexual, ante su negativa todos parecen sorprendidos. Además para acallar los rumores empezará a salir con Olivia, una enfermera que desgraciadamente le pegará una enfermedad de transmisión sexual: sífilis. Dado que ésta ya se había acostado antes con Alex, otro de los internos, la bronca está formada y calentita. Alex, que primero fue asignado a Jeremy, pasará a ser interno de Bailey. Es una persona arrogante y piensa que siempre tiene la razón, no cuida ni se interesa por los pacientes.

Y para completar el pentágono mágico tenemos a la última interna: Cristina. Es competitiva, fue la primera de su promoción y lo único que le interesa es operar. Ante sus ojos mantendrá una aventura fortuita con otro de los residentes: Preston Burke. Entre éste y Derek existirá una gran tensión ya que Preston piensa que el puesto de jefe será para él cuando Richard se jubile pero Derek, viejo alumno del Dr. Webber, llega para dar un cambio a su vida y querrá luchar también por ese mismo puesto.

A cargo de todos estos internos esta la Dra. Miranda Bailey, una residente a la que apodan la nazi por ser muy dura. La verdad es que los internos, aunque al principio la temen, después acabarán comprendiendo sus métodos y su forma de trabajar con los pacientes.

La segunda temporada se adivina muy entretenida: ¿qué pasará entre Derek y Meredith? ¿Qué viene a hacer Adison a Seattle desde Nueva York? ¿Seguirá Cristina con esa aventura sexual con Preston? ¿Habrá romance entre los dos mejores amigos Izzie y George? ¿Qué le depara el futuro al engreído Alex? Si quieres conocer todas estas respuestas tienes dos opciones: ver la temporada o esperar al siguiente resumen. O ambas cosas, claro…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »