HIMYM, las risas sin enlatar

Al final ni te das cuenta de que están ahí, pero están. Son las risas enlatadas. Buena parte de las sitcoms las usan como parte de un ejercicio de autoestima: aquí hemos hecho algo gracioso, ¡ríanse! Las carcajadas en lata son un poco lo peorcito, porque le restan naturalidad y frescura al asunto, y para muchos son casi un anticlímax. Al fin y al cabo, yo me río cuando quiero y donde quiero… Como parche a las risas enlatadas, hay comedias que graban con público real, de manera que sus reacciones son grabadas también y le ponen una banda sonora más natural al capítulo. Es el caso, en cierta manera, de , pero con una peculiaridad: el público no está en el set de grabación, sino que ve el episodio completo ya editado. ¿Por qué? Pues porque HIMYM es una sitcom de peculiar rodaje. La mayoría de sus hermanas tardan un día en rodar un capítulo, pero ella necesita tres. Muchas escenas en diferentes escenarios que luego además son editadas, usando frecuentemente recursos como el flashback o el flashforward. Es decir, que en algunas ocasiones la audiencia no entendería nada de lo que está pasando. Por no hablar de que parece bastante complicado encontrar a un cierto número de personas dispuestas a pasar tres días en un estudio de televisión… En palabras de Craig Thomas, grabar con gente en directo difuminaría demasiado la línea que separa público de rehenes. Sin embargo, en algún capítulo concreto en que se usan pocos saltos temporales y pocos decorados sí se ha probado a grabar con las risas en directo. Todo este rollo viene a colación porque hay algo aún más natural que las risas espontáneas del público: las de los actores. Damas y caballeros, con todos ustedes… todas las tomas falsas de HIMYM.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »